Debate presidencial: La UBA medirá el impacto de los discursos de los candidatos en tiempo real

Un grupo de investigadores evaluará si hay cambios en la intención de voto después de las discusiones y analizará específicamente aquellas frases que son bien recibidas entre todos los segmentos de votantes, indiferentemente de su preferencia política. También intentará determinar cuáles son las que generan una mayor polarización. 

La Universidad de Buenos Aires (UBA) monitoreará en tiempo real las reacciones de 135 electores argentinos durante el debate presidencial obligatorio que se realizará este domingo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. A partir de una aplicación que permite recopilar cerca de 700 mil registros, el Observatorio Pulsar analizará segundo a segundo el efecto de los discursos políticos de los candidatos en la audiencia.

El objetivo de fondo es conocer la variación en la intención de voto que puede haber entre los participantes tras el debate pero también saber si los electores adquieren o no mayor información sobre los candidatos o sus posturas políticas durante las discusiones. Por otro lado, tienen interés en identificar cuáles son aquellos mensajes políticos que generan una mayor polarización o “grieta” en la sociedad. Otra hipótesis que intentan probar es si es cierto que los debates ayudan a las terceras fuerzas a aumentar su visibilidad y su nivel de conocimiento.

Durante el último debate en la Universidad del Litoral, los organizadores probaron el sistema en 40 alumnos con muy buenos resultados. Esperan que los primeros resultados del análisis estén disponibles alrededor de las doce de la madrugada del mismo 20 de octubre. “Los datos van a ser públicos, pero decidimos que no vamos a ir liberandolos en tiempo real para no contaminar el debate en sí”, explicó Agusto Reina, politólogo e investigador de la universidad y coordinador de Pulsar UBA.

Pulsar es parte de una iniciativa conjunta del instituto de investigaciones económicas, el insitituto de investigaciones en administracion de la facultad de económicas y la carrera de Ciencia Politica de Sociales. Juntos se propusieron generar conocimiento empírico sobre el impacto de los debates a partir de una “metodología innovadora a nivel regional” nunca antes utilizada por la universidad para este tipo de estudios.

Dispositivo

El estudio se realizará a partir de nueve focus grup y estará divido en dos momentos. En el primero, cada uno de sus integrantes contará con una tablet con una app instalada para que realicen su evaluación personal ante los discursos en tiempo real. Podrán deslizar con un slider hacia arriba arriba o hacia abajo ccuando lo que les dice un candidato les gusta o les disgusta.

Toda esa información integrará una base de registro que se sistematizará en un gráfico que mostrará a los analistas contínuamente las reacciones de la audiencia a cada segundo. “Lo que permite al investigador determinar exactamente qué palabras, frases o conceptos mejoran o empeoran el esfuerzo de comunicación del candidato”, según aseguraron.

Reina explicó que prestarán especial atención a “los picos”, aquellos mensajes que reúnen un alto rechazo positivo y negativo en los segmentos de votantes, teniendo en cuenta que los nueve focus group fueron específicamente organizados a partir de sus preferencias políticas y franja etárea para poder estudiar específicamente sus respuestas a estos discursos.

Así, un focus lo integrarán 15 jovenes de 18 a 29 años, votantes de Alberto Fernández; otro, 15 mayores de 50 años que quieran votar a Mauricio Macri y otro, entre 15 jóvenes de 30 a 49 años que prefieran otro espacio político, tienen pensado votar en blanco o impugnar. “Nos interesan ciertos mensajes transversales, que performan bien en todos los segmentos de votantes, y otros que segmentan, que amplían y generan una grieta”, detalló el politólogo de la UBA.

El segundo paso estará enfocado en “comprender las actitudes” que llevaron a los participantes del estudio a tener esa reacción. “Luego de la evaluación del debate en tiempo real, se indagará en los grupos focales sobre los motivos de las diferentes reacciones, los efectos de sentido y elementos explicativos de los valores plasmados”, explicaron los investigadores al destacar la importancia de la combinación de los “enfoques cuantitativos y cualitativos para evaluar diferentes estímulos audiovisuales”.

Allí tendrán que completar un cuestionario idéntico al que respondieron al principio del estudio. Se les preguntará el nivel de conocimiento sobre los candidatos, sus políticas y su intención de voto.

Además, se armará una mesa de discusión entre los participantes, aunque separarán a los votantes del Frente de Todos y de Juntos para el Cambio para «garantizar una mayor coherencia interna en la dinámica grupal de conversación». «A su vez, resulta útil analizar los segmentos por separado ante la posibilidad de que las opiniones de unos contrasten fuertemente con la de los otros y lleven a silenciar voces», ampliaron.

Los resultados de esta parte del estudio se publicarán a mitad de la próxima semana, pero antes de las elecciones generales, según estiman los investigadores.

Fuente: Página/12.