Denuncia penal por quemas en las islas

La Municipalidad realizó la primera denuncia penal contra los responsables de los incendios hace casi tres meses. El miércoles pasado volvió a presentarse ante la Fiscalía federal de Victoria.

El secretario de Gobierno del municipio de Rosario, Gustavo Zignago, reclamó que la Justicia entrerriana agilice la causa penal iniciada por los incendios que se desatan en las islas, inundando de humo la ciudad de Rosario. «En esta circunstancia en que claramente estas prácticas continúan y, además, está acreditado que la contaminación ambiental colabora con la propagación del virus, creo que es necesario acelerar y profundizar las investigaciones», advirtió el funcionario.

La Municipalidad realizó la primera denuncia penal contra los responsables de los incendios hace casi tres meses. El miércoles pasado volvió a presentarse ante la Fiscalía federal de Victoria para advertirle sobre el crecimiento que tuvieron las quemas en las últimas semanas y, sobre todo, señalando sus consecuencias en el marco de la pandemia por coronavirus.

Citando estudios realizados en Italia, Estados Unidos y Alemania, en la presentación se indica que «la exposición a la polución perjudica el sistema respiratorio y cardiovascular, y aumenta el riesgo de mortalidad, también afecta negativamente a la gravedad de los síntomas de infección por Covid-19, y empeora el pronóstico de esos pacientes.

Según explicó Zignago, durante los primeros días de marzo, la Fiscalía inició algunas acciones, pidiendo algunas medidas al gobierno de Entre Ríos, a la Prefectura y Gendarmería. Sin embargo, el inicio del aislamiento social puso la causa en stand by.

Ayer, desde la intendencia volvieron a advertir a la fiscalía sobre las columnas de humo visualizadas durante este fin de semana, en la zona sur de la ciudad, justo en coincidencia con la habilitación de las salidas recreativas.

Según advertían, en lo que va del año, se detectaron unos 1.700 incendios en la zona de islas frente a Rosario, lo que da cuenta de que se trata de una actividad sistemática, programada y que persigue una utilidad económica (la renovación de pasturas para ganadería) y «no son producto de turistas desaprensivos que visitan las islas y hacen un asado», como el gobierno de Entre Ríos quiso explicar las quemas ocurridas desde febrero.

No fue la Municipalidad la única en denunciar las quemas en la Justicia penal entrerriana. La agrupación El Paraná No Se Toca, junto a otras entidades ambientalistas, también llevaron el problema a Tribunales. La abogada de estos grupos, Romina Araguas, también cuestionó la falta de acción de la Justicia entrerriana. «La denuncia que hicimos no tuvo ningún avance», se quejó.

Según apuntó, la fiscalía se excusa de impulsar la causa «porque nos dicen que no tienen medios para constatar, que no pueden probar donde se realizan los incendios y quiénes son los responsables». Un argumento que considera inaceptable, ya que «existen muchas formas de probar los incendios», por ejemplo «hay páginas de la Nasa que demuestran los focos de incendios con imágenes accesibles a todos».

En esos datos, justamente, se basan los informes que elabora el Museo de Ciencias Naturales Antonio Scasso, de la ciudad de San Nicolás. De acuerdo al último informe del monitoreo de incendios, en lo que va de 2020, en el delta del Paraná se registraron 2.086 focos de calor, un número que supera el total de los incendios desatados en todo el año pasado, y también de los contabilizados durante las cuatro temporadas anteriores.

El trabajo incluye un vasto territorio de unos 17 mil kilómetros cuadrados que se extiende del otro lado del río, entre las localidades entrerrianas de Gualeguay, Victoria y Paraná. Toda esta zona se encuentra bajo un régimen especial, el denominado plan integral estratégico para la conservación y el aprovechamiento sostenible de la región delta del Paraná, más conocido como Piecas, por sus siglas.

Se trata de un acuerdo interjurisdiccional consensuado por las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires para «establecer pautas de sustentabilidad en las intervenciones territoriales, asegurando su integridad sistémica, no sólo en el presente sino también en el mediano y largo plazo», según se definió hace seis años.

En ese lugar, entre el 11 y el 17 de mayo pasados, «la cantidad de focos observados continuó aumentando, llegando a sumar 362 quemas, contra las 68 de la semana anterior; cinco veces más. El trabajo advierte que muchos de estos focos se detectaron al sur del puente Rosario Victoria, y en la zona frente a la localidad de Villa Constitución.

Fuente: El Once