Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$123,7 / $129,7

Economía
Economía

El trigo se disparó en Chicago y llegó a 460 dólares la tonelada

La suba segura ingreso de divisas (y suma presión a los precios internos); la decisión de India de cerrar las exportaciones del cereal, entre los principales motivos que impactaron en las subas del cereal

Luego de subir más del 6 por ciento durante la semana pasada, los precios del trigo volvieron a crecer con fuerza ayer en la Bolsa de Chicago y ganaron otro 6 por ciento tras la decisión del gobierno de la India de restringir las exportaciones del grano fino para preservar su oferta doméstica ante la ola de calor que está perjudicando los cultivos y que podría reducir el volumen de la nueva cosecha 2022/2023.

La siembra de trigo recién acaba de comenzar en la Argentina y las proyecciones parecen ser de lo más alentadoras en lo que respecta al ingreso de divisas que dejaría el cereal de invierno. Es que el precio internacional hoy subió más de u$s25 para cerrar la jornada a u$s458,38 para la posición julio y a u$s459,66 para septiembre.

Como hechos que siguen influyendo sobre la firmeza de los precios del trigo se destacan la continuidad de la guerra en Ucrania, que mantiene la incertidumbre sobre cómo y cuándo ese país podrá volver a comerciar su producción, y el muy mal estado de los trigos de invierno en Estados Unidos, de cara a una cosecha que comienza entre finales del presente mes e inicios del próximo.

Por otro lado, la soja y el maíz se contagiaron de estas subas al compás de que se espera que persista la demora en la siembra en los Estados Unidos. El contrato con vencimiento en julio próximo de la oleaginosa aumentó un 0,61 por ciento y cotizó a USD 608,69 la tonelada, y el cereal subió un 3,62 por ciento y la tonelada cotizó a USD 315,20.

En esta historia la producción Argentina de trigo toma mayor revalorización y según las primeras proyecciones se sembrarían un total de 6,35 millones de hectáreas con un potencial de rendimiento a cosecha de 19 millones de toneladas, pero eso es algo que está por verse.

Por lo pronto, las proyecciones más conservadoras de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indican que la cosecha fina (trigo y cebada) generaría al menos unos u$s6.000 millones a la economía argentina, pero esta cifra puede crecer bastante en caso de que los productores sumen más hectáreas de trigo a sus planteos productivos y logren aprovechar los máximos valores que hoy muestra el mercado.

Sin embargo, la cadena triguera se prepara el inicio de una nueva campaña, atravesada por la falta de humedad en los suelos de algunas regiones productivas, como es el caso de Córdoba, el aumento de los insumos, especialmente los fertilizantes, y la intervención del Gobierno limitando las exportaciones, con el objetivo de desacoplar los valores internacionales del cereal de los alimentos, algo que ya sucede en el mercado por el efecto de las retenciones del 12 por ciento y del desdoblamiento cambiario.

En ese sentido, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, advirtió que “los productores argentinos recibimos el precio del trigo más bajo del mundo. El valor está desacoplado de los precios internacionales ya que, a promedios de la primera semana de mayo de 2022, recibió solo el 42 por ciento del valor internacional”.

Lo cierto es que mientras suben los precios de los commodities del agro la Argentina se asegura este año un ingreso récord por parte de los principales complejos agroexportadores que superarían en total los u$s41.000 millones y si esta cuenta se le suman por ejemplo los envíos de carne vacuna, maní y otras economías regionales el campo en su conjunto aportaría más de u$s51.000 millones

No obstante, esto abre un frente de conflicto para nada menor. El alza de los commodities del agro, principalmente los cereales (trigo y maíz) también afecta el valor interno de los alimentos.

En este contexto, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, apura la puesta en marcha del denominado fideicomiso triguero con el que busca desacoplar el precio del trigo en el mercado interno que será destinado a la fabricación de harina mayorista. Es decir, el funcionario busca un acuerdo marco con los molinos harineros y las empresas fabricantes de pastas y galletitas para lograr la máxima trazabilidad en el sector y de esta manera destinar unos u$s400 millones a subvencionar las bolsas de harina de 25 kilos. El dinero, en su totalidad, proviene del incremento de las retenciones a los subproductos de la soja.

En un mercado de trigo intervenido por el Gobierno, con los denominados volúmenes de equilibrio para las exportaciones del cereal y la puesta en marcha de mecanismos con el objetivo de hacer frenar la suba del precio del pan, son medidas que generan incertidumbre entre los productores y demás integrantes de la cadena que luego derivan en decisiones de sembrar menos hectáreas del cereal y en aplicar inferior tecnología a la de campañas anteriores.

exportaciones agroindustriales

Artículos Relacionados

Teclas de acceso