El FMI prevé menos crecimiento para la Argentina como «reflejo de la necesidad de ajustes»

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó la perspectiva de crecimiento para la Argentina por la crisis financiera, al tiempo que mantuvo su previsión sobre el crecimiento de la economía mundial este año en 3,9 por ciento. Además, alertó sobre los efectos de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, informó AIM.

En su actualización de las previsiones económicas de abril publicado este lunes, el FMI mantuvo igualmente sin cambios la expectativa para el año próximo, cuando el Producto Bruto Interno (PBI) mundial debería aumentar también un 3,9 por ciento.

«El riesgo de que las tensiones comerciales actuales se intensifiquen y que impacten negativamente en la confianza y en la inversión representa la mayor amenaza para el crecimiento mundial en el corto plazo», dijo Maurice Obstfeld, economista jefe del FMI.

Latinoamérica

La entidad revisó a la baja de 0,4 punto porcentual (de 2 por ciento a 1,6 por ciento), su previsión de crecimiento de la economía de América Latina y el Caribe para este año.

El Fondo apuntó que esa reducción es reflejo de la necesidad de ajustes en Argentina, escenario de incertidumbres políticas en Brasil y las tensiones comerciales aún sin resolver entre México y Estados Unidos.

Argentina fue sacudida por una aguda crisis financiera en el primer semestre de este año que llevó al gobierno a recurrir al FMI para obtener un crédito de 50 mil millones de dólares. Sin embargo, el país continúa con una elevada inflación y una tasa básica de interés de 40 por ciento, una de las más elevadas del mundo.

En el caso de Brasil, se señaló que las perspectivas de crecimiento son «poco inspiradoras»: «La economía tiene un desempeño por debajo de su potencial, la deuda pública es alta y en aumento, y, aún más importante, las perspectivas de crecimiento de medio plazo permanecen poco inspiradoras», apuntó el FMI.

Para 2018, el FMI espera en Brasil un crecimiento de 1,8 por ciento; un recorte de medio punto porcentual respecto a lo estimado en abril.

Con relación a México, el FMI mantuvo sin cambios su expectativa de crecimiento con relación a abril, 2,3 por ciento, aunque recortó la previsión para 2019, de 3,0 por ciento a 2,7 por ciento.

El FMI apuntó que la expectativa en Venezuela deberá rebajarse aún ante la caída del volumen de producción de petróleo. Sin embargo, esta entidad aún no divulgó los números de ese país cuya economía está ganada por la hiperinflación y lleva años en recesión.

Estados Unidos y China

La proyección para las dos principales economías del mundo (Estados Unidos y China) se mantuvo sin cambios para este año pese a la guerra comercial que las enfrenta.

Para el FMI el crecimiento de los países desarrollados se ubicará en 2,4 por ciento (-0,1 punto porcentual) en 2018, con Estados Unidos a la cabeza (+2,9 por ciento), gracias al impulso de la rebaja de impuestos implementada a fines de 2017.

Eurozona

El Fondo redujo también la expansión prevista para la Eurozona (-0,2 puntos porcentuales, a 2,2 por ciento), debido a los pronósticos más bajos para Alemania (-O,3 puntos porcentuales a 2,2 por ciento), Francia (-0,3 pp a 1,8 por ciento) e Italia (-0,3 pp a 1,2 por ciento).