El robo de motos aumentó en Paraná

En los últimos meses, se registró un aumento del robo de motos en Paraná, y si bien no llega a ser ni lejos la situación desmadrada que se vivió hace cinco o seis años, tanto en la Justicia como en la Policía confirmaron que este delito se ha incrementado lo suficiente como para advertir y mejorar la prevención.

El robo de motos aumentó en Paraná

Desde Tribunales consignaron que el período en el cual se notó este aumento coincide con el de la cuarentena por la emergencia sanitaria. Algunos estiman que la mayor demanda del servicio de cadetes o motomandados fue de la mano con el aumento de circulación y uso de motos, y por lo tanto la exposición de quienes las usan a los hechos delictivos. Asimismo, esto implica una mayor demanda de repuestos, lo cual se da tanto en el ámbito del comercio legal como del ilegal. Para este último se requiere de motos robadas que se desguazan para tal mercado, por lo que resulta en otro motivo para el aumento de este tipo de delito.

Si bien es difícil calcular una cifra exacta, ya que se llevan estadísticas por tipos de delitos más que por elementos robados, en la Fiscalía de Paraná consideran que se sustraen entre una y dos motos por día. Para esto se tienen en cuenta los casos que se denuncian y demandan una intervención e investigación policial, así como aquellos que la recuperan por sus propios medios (como el pago de rescate) y los que no se denuncian porque no tienen su vehículo regularizado. En este sentido, se puede aproximar la cifra de unas 60 motos por mes como máximo, robadas en la capital provincial.

En cuanto a la modalidad de robo, se informó que se constatan tanto los asaltos a mano armada en la vía pública, como las que “levantan” estando estacionadas en la calle o una vereda.

Respecto de la primera forma delictiva, principalmente sucede cuando los ladrones buscan motos de alta cilindrada, sobre las que generalmente se efectúan seguimientos y averiguaciones previo a dar el golpe. Por ejemplo, el mes pasado sustrajeron una Honda XR 250 que actualmente, usada, tiene un costo de 250.000 pesos como mínimo. En ese caso se hicieron procedimientos y se secuestró en una vivienda una moto Yamaha XTZ 250 robada, de similar costo en el mercado.

En cuanto a los casos en que se sustraen motos estacionadas, las fuentes policiales consultadas indicaron que observaron escasas medidas de seguridad de sus dueños al momento de dejarlas en la vía pública. En este sentido, consideran que la disminución del delito que se ha registrado en los últimos años ha llevado a generar una excesiva confianza, pese a que siempre hay quienes están atentos a estas circunstancias para robar un vehículo.

Lo que casi no se ha registrado en este período es la modalidad de robo de motos con el pedido de rescate, aunque sí hubo casos. Por ejemplo, en un hecho la víctima denunció ante la Policía la sustracción de su moto, y luego recibió el pedido de dinero para poder recuperarla; esa noche, en un procedimiento de la División Robos y Hurtos se logró detener a los autores del robo y la extorsión cerca del centro de la ciudad, y se recuperó el vehículo. También hubo allanamientos el mes pasado por el personal de esta área de Investigaciones en la zona de los barrios Paraná XX y Lomas del Mirador, donde se secuestraron otros vehículos robados por los que se pedía dinero a las víctimas.

Por otra parte, las fuentes consultadas informaron que paralelamente al robo de motos ha incrementado la sustracción de bicicletas. También se produce tanto bajo la modalidad de asaltos como de hurtos. También se suma que hubo muchos robos en viviendas, lo cual también engrosa la cifra de bicis robadas, ya que los delincuentes que entran a asaltar una casa o se meten a un patio se llevan este tipo de rodados, entre otros elementos que puedan encontrar.

Fuente: Uno