El Senado reconsideró la emisión de letras y el Ejecutivo logró un Presupuesto con superpoderes

El Senado aprobó el presupuesto 2019 con fuertes críticas de la oposición.

La Cámara de Senadores dio sanción en general y particular al Presupuesto 2019, que quedó a disposición del Ejecutivo para su promulgación. Desde Cambiemos se advirtió que los números son falsos, ya que se parte de un proyecto ficticio que realmente tiene un déficit de 1.000 millones de pesos. Además, la oposición intentó encorsetar el gasto del  Gobierno pero, tras intensas negociaciones, el oficialismo logró facultar a Gustavo Bordet para que emita letras del Tesoro. Por otro lado, se delegan facultades de la Legislatura y se facultó al Gobierno a endeudar más a la provincia para pagar deuda, registró AIM. También, se cuestionó la falta de obras. 

Tras un largo cuarto intermedio y una moción de reconsideración, Bordet logró que la Cámara Alta apruebe el artículo seis del proyecto de Presupuesto por el que se dispone la emisión de letras del Tesoro, que  generó tensión en la sesión, ya la oposición no lo votó en la primera instancia.

Tras intensas negociaciones, la sesión pasó a un cuarto intermedio, ya que el oficialismo no había logrado los diez votos para aumentar la capacidad de deuda pública de la gestión en un año electoral, pero cuatro horas más tarde el Frente para la Victoria con sus aliados del vecinalismo y todos por Tala lograron la votación en particular del artículo seis.

La iniciativa, aprobada en general, que fijó en 129.343.997.000 de pesos las erogaciones del presupuesto de la administración provincial, supone “un resultado financiero previo positivo de 420.175.000 pesos”, según el Gobierno, números que fueron fuertemente criticados por los senadores de la oposición, que los consideró falsos.

Más allá de las críticas , el Ejecutivo logró la autorización para “concretar operaciones de crédito público con o a través del Gobierno Nacional, Entes del sector público Nacional, Entidades Financieras u otras entidades nacionales o internacionales, mediante la obtención de préstamos, colocación de títulos o bajo cualquier otra modalidad de financiación, en pesos o su equivalente en moneda extranjera, con destino a la refinanciación o reestructuración de los servicios de la Deuda Pública o al financiamiento del déficit acumulado y consolidado de las Rentas Generales, por hasta 3.570.280.000 de pesos”.

En ese marco, para asegurar el cumplimiento del pago de los créditos, Gustavo Bordet quedó autorizado “a afectar en garantía o ceder los derechos de la provincia sobre las sumas a percibir por el Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos Nacionales”.

Como todos los años, el Ejecutivo logró que los diputados y senadores deleguen sus facultades, más allá de las críticas de la oposición. Precisamente, se autoriza al Poder Ejecutivo, al presidente de cada una de las Cámaras del Poder Legislativo, al presidente del Superior Tribunal de Justicia, al Procurador General de la Provincia y al Defensor General de la Provincia, “a modificar los totales” fijados a sus respectivos ámbitos, mediante transferencias compensatorias de créditos “que aseguren en todo momento el equilibrio preventivo que se proyecta en el balance presupuestario”.

 

«Papel pintado”

El senador por Paraná, Raymundo Kisser, cuestionó duramente el proyecto que envió el Ejecutivo, ya que aseguró que es una farsa, ya que indicó que “este presupuesto no tiene superávit, sino que ya tiene un déficit anunciado de 1.000 millones de pesos”.

“Esto parece papel pintado, no puede ser. Es un presupuesto deficitario, por donde se lo mire”, criticó el legislador radical, quien puso como ejemplo que “cuando se hizo el Presupuesto no se previó el adelantamiento de las elecciones, que tendrá un costo de entre 300 y 500 millones más y ese montó no está previsto”. También, apuntó que no están previsto el pago de cuotas de deuda pública y cuestionó que no existe obra pública proyectada.