En un congreso dividido, el oficialismo impuso el acatamiento de la conciliación y Agmer levantó el paro

El congreso extraordinario de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), realizado este lunes en Villaguay, resolvió por mayoría acatar la conciliación obligatoria impuesta por la Justicia a pedido del Gobierno provincial. Fue tras una votación muy dividida (65 a 60) que implica, además, el levantamiento del paro de 48 horas y la participación de los paritarios del sindicato a la audiencia prevista para este martes en la secretaría de Trabajo, supo AIM.

Foto: archivo

El 181 congreso extraordinario de Agmer resolvió, en una nueva sesión en Villaguay, acatar la conciliación obligatoria por 20 días resuelta por el juez laboral de Paraná, Pedro Reviriego.

De esta manera, no se hará efectivo el paro de 48 horas previsto para este martes y miércoles y el sindicato concurrirá a la audiencia que se realizará este martes a las 17 en la secretaría de Trabajo.

En un congreso muy debatido, con posturas encontradas, se llegó a una definición más de 12 horas después del inicio con una votación muy ajustada, donde el oficialismo logró imponer por escaso margen (65 a 60) su mayoría.

Cabe señalar que, tras el dictado de la conciliación obligatoria, dispuesta por Reviriego por pedido del Ejecutivo provincial, desde la agrupación Rojo y Negro de Agmer responsabilizaron al Gobierno por el fracaso de la paritaria, al señlalar que “desoyó cada uno de los reclamos de convocatoria a discutir salario antes del inicio de clases, convocó a destiempo y desaprovechó cada instancia de negociación con propuestas distorsivas” y, en ese marco, hizo “naufragar el diálogo” y “olvidó su vieja consigna de no judicializar el conflicto”.

La crítica recayó también en la convocatoria de la conducción provincial de Agmer, bajo esas condiciones, de “un congreso a las apuradas para levantar los carteles sin los necesarios consensos que nos da el debate de las asambleas” y advirtieron que “a una orden judicial ilegítima por el proceso en que fue dictada, pretenden responder sin la legitimidad de la decisión de los trabajadores”.

Así, agregaron, “legitiman inclusive, el incumplimiento de los acuerdos paritarios. Con la vieja y antidemocrática costumbre de cerrar listas de oradores cuando es vital poner esfuerzo en los consensos, refuerzan los vicios antidemocráticos. No se protege ninguna institucionalidad haciéndole los mandados al autoritarismo de Macri y Bordet”.