Estatales prevén una inflación del 35 por ciento y más despidos para este año

Desde la línea Verde y Blanca de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) mostraron su preocupación respecto al “contexto de despidos y represión que atraviesa el país tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”. Antonio Borro, paritario del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), previó ante AIM «la eliminación de más organismos estatales, como lo sucedido esta semana con Télam”. Asimismo, manifestó su preocupación sobre “un posible escenario de conflictividad social y el crecimiento de la violencia”.

“Es muy angustiante la realidad laboral de los empleados públicos nacionales, tanto dentro del Senasa como en las demás dependencias del Estado, porque se sabe que el acuerdo con el FMI generará más ajustes”, detalló Borro.

Según sus previsiones, “la inflación para este año superará el 35 por ciento”. Por este motivo, entendió que el FMI (al que considera “el verdadero gobernante de la Argentina”), “aplicará un ajuste muy duro que recaerá sobre los sectores más débiles del país”.

“La angustia crece al ritmo de las políticas de ajuste que apuntan a la desaparición del Estado”, detalló el paritario y agregó que en Senasa “hay mucho temor por futuros despidos, como lo sucedido esta semana con Télam”.

Sin paritarias

Borro sostuvo además como “muy poco probable” la posibilidad de la reapertura de paritarias para el empleo público porque “la pauta salarial está fijada por el FMI”. Dijo que “solo se abrirá en algunos sectores de la producción privada, como la metalurgia, la agroexportación o la minería, donde se comercializa con el dólar”.

“Si bien la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, propuso ayer la reapertura de la paritaria docente a nivel provincial, no se ve como una medida trasladable al interior del país tras los hechos de represión en Chubut, Corrientes o Tierra del Fuego”, señaló Borro.

Sobre este punto, el paritario previó “un escenario de conflictividad social, donde el aumento de la gente con hambre y en la calle haga crecer el contexto de violencia”. Sobre este punto, recordó que “el presidente Mauricio Macri se reunió con los tres comandantes en jefe del Ejército con la excusa de enviarlos a la frontera del país, pero se especula con que las fuerzas de seguridad serán enviadas a las calles para reprimir las manifestaciones populares”.

“No hay posibilidad de que el Gobierno frene la escalada del dólar y la inflación, por eso se teme que se agudice la represión”, resumió.