Fracasaría la sesión del Senado para tratar asignaciones familiares 

Si bien este miércoles, el Senado nacional preveía dar luz verde a varios proyectos en carpeta sobre asignaciones familiares que habían sido recortadas por el Gobierno, dada la escasa presencia de legisladores en Buenos Aires, no se lograría el quórum necesario, según pudo saber AIM. Cabe destacar que la sesión especial fue pedida por la oposición.

Senado quería tratar recortes en asignaciones.

La sesión especial pedida por senadores de la oposición para tratar este miércoles cuatro proyectos relativos al tema de las asignaciones familiares, no tendría éxito, ya que no se llegaría al quórum necesario. Al parecer, muchos de los legisladores no estarían en Capital Federal.

El pedido de sesión se dio luego de que el Gobierno intentara recortar los beneficios para provincias de la Patagonia y el Norte.

En ese marco, cuando el ministerio de Trabajo suspendió por 30 días la eliminación de beneficios por zona en asignaciones familiares, contemplada en el decreto 702/2018, la senadora Magdalena Odarda (Río Negro) pidió una sesión para colocar el tema en debate. Esa solicitud fue acompañada por el bloque FPV y José “Nato” Ojeda, del bloque Justicialista.

El primer proyecto es de autoría de la senadora Odarda y apunta a establecer por ley el coeficiente de bonificación 1,40 para los beneficiarios de jubilaciones, pensiones y asignaciones que residen en Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, La Pampa y Tierra del Fuego.

También se incluye una iniciativa de Mario Pais (Chubut) sobre regímenes de asignaciones familiares y universales; otra de Ojeda (Tierra del Fuego) para derogar el polémico decreto 702/2018; y otra de Silvina García Larraburu (Río Negro) para que el Poder Ejecutivo no se exceda en sus facultades y no pueda producir una disminución del valor nominal de las asignaciones.

Antecedentes

En julio pasado, el gobierno nacional emitió un decreto que apuntó a las asignaciones familiares que se cobran a través del Anses. Los destinatarios serían los trabajadores en relación de dependencia. Por un lado, subía el piso salarial para percibirla (a $2186) y también el techo ($41900).

Pero el conflicto suscitó cuando decidió recortar el beneficio que tenía en cuenta a las familias que vivían en “zonas desfavorables”. Entre ellos el sur (Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego), y algunas localidades del Noroeste. Antes cobraban $3.155 y ahora pasarían a cobrar $1578 como el resto del país.

El argumento del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, es que “había una distorsión. Es lo mismo un chico de La Matanza que uno de Tucumán o del Sur. La mayor pobreza la tenemos en el conurbano bonaerense y en el norte”.