Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$124,0 / $130,0

Internacionales
Internacionales

Así se deforestó los bosques en 2021

La superficie de bosque tropical destruida en 2021 fue suficiente para cubrir toda la isla de Cuba, y envió más dióxido de carbono a la atmósfera que la India en todo un año por la quema de combustibles fósiles, según un análisis publicado este jueves.

Unos 11,1 millones de hectáreas (alrededor de 43.000 millas cuadradas) de bosque fueron destruidas, predominantemente por la tala, así como por los incendios, según el análisis realizado por el Observatorio Forestal Mundial del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Maryland. Algunos de esos incendios se encendieron deliberadamente para despejar el terreno y muchos se vieron exacerbados por el cambio climático.

La pérdida fue menos grave que en 2020, pero la deforestación sigue produciéndose a un ritmo alarmante en los trópicos. De la superficie perdida, 3,75 millones de hectáreas eran bosques tropicales primarios —a veces llamados bosques tropicales vírgenes—, lo que equivale a 10 campos de fútbol cada minuto, informó el WRI.

Los bosques tropicales primarios, en particular, son cruciales para el equilibrio ecológico del planeta, ya que proporcionan el oxígeno que sustenta la vida y son focos de biodiversidad.

También son ricos en carbono almacenado, y cuando estos bosques son talados o quemados, liberan dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global. Solo la destrucción de los bosques tropicales primarios emitió 2,5 gigatoneladas de CO2 el año pasado, comparable a las emisiones de la quema de combustibles fósiles en la India, que es el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

"Lo importante es entender que los bosques, especialmente los tropicales, forman parte del sistema climático global", dijo a CNN Frances Seymour, miembro del WRI. "Así que no son dispositivos mecánicos de almacenamiento de carbono, en realidad influyen en la transferencia de energía y en el contenido de humedad de la atmósfera de manera que afectan a las precipitaciones, que afectan a los patrones de circulación global".

Los incendios también desempeñan un papel cada vez más importante en la pérdida de bosques tropicales. Seymour dijo que existe un efecto combinado entre la deforestación y el cambio climático.

"Cuando se produce la deforestación, cuando se pierden los bosques, no solo se aporta carbono a la atmósfera, sino que también se alteran los patrones de precipitación y se incrementan las temperaturas locales de manera que, por ejemplo, los bosques que quedan son más vulnerables a los incendios y a las condiciones más cálidas y secas que conlleva el cambio climático", dijo Seymour.

El análisis se centró principalmente en los bosques tropicales —que se encuentran en países como Brasil, Indonesia y la República Democrática del Congo (RDC)— porque más del 96 por ciento de la deforestación, o eliminación de la cubierta forestal provocada por el hombre, se produce allí.

Los resultados se basan en imágenes de satélite que evalúan la evolución de la cubierta forestal a lo largo del tiempo. La pérdida de la cubierta arbórea, o dosel, en los trópicos suele significar que el bosque ha sido destruido. En otros países, donde la tala es menos común, puede significar que las copas de los árboles han sido destruidas, como en el caso de un incendio, pero el bosque permanece intacto por lo demás.

No obstante, los bosques boreales -que se encuentran en climas especialmente fríos, como en Rusia, Canadá y Alaska- experimentaron el año pasado la mayor pérdida de cobertura arbórea registrada. Se perdieron más de 8 millones de hectáreas, lo que supone un aumento de casi un tercio respecto a 2020

Esto se debe, en gran medida, a que Rusia experimentó incendios especialmente graves, perdiendo 6,5 millones de hectáreas de cubierta arbórea.

Estos incendios pueden causar lo que los científicos llaman bucles de retroalimentación, "en los que el aumento de los incendios conduce a más emisiones de carbono, lo que lleva a un clima más cálido y seco, que conduce a más incendios, y así sucesivamente", dice el análisis.

En los trópicos, más del 40 por ciento de la pérdida de bosques del año pasado se produjo en Brasil. Alrededor de 1,5 millones de hectáreas de bosque en el país fueron borradas del mapa, sobre todo del Amazonas. Esta cifra es más de tres veces superior a la de la RDC, que perdió la segunda mayor cantidad de bosque.

Si la Amazonía alcanza el punto de inflexión, los objetivos climáticos "saltan por los aires"

En Brasil, uno de los principales motores de la deforestación es la expansión agrícola, que aumentó un nueve por ciento entre 2020 y 2021.

El análisis del WRI advierte que la pérdida de bosques está empujando a la Amazonía hacia un punto de inflexión, en el que ya no podrá servir como uno de los sumideros de carbono más importantes del mundo y podría incluso convertirse en un emisor neto de CO2. La Amazonía es la mayor selva tropical del mundo y desempeña un papel crucial en la biodiversidad, la regulación del clima y la prestación de servicios ecosistémicos a millones de personas que viven en ella.

Si se supera ese punto de inflexión, los intentos del mundo de contener el calentamiento global a 1,5-2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales —como se estableció en el Acuerdo de París de 2015— quedarían "fuera de juego", dijo Seymour.

En medio de sus aleccionadoras conclusiones, el análisis daba algunos motivos para el optimismo. Indonesia y Malasia, que durante décadas han luchado contra la deforestación desenfrenada, han visto reducirse la cantidad de cubierta forestal que pierden anualmente durante cinco años consecutivos. En Indonesia, la cantidad de bosque perdido se redujo un 25 por ciento el año pasado.

Esto es una señal de que los compromisos empresariales y las acciones del gobierno están funcionando, según Hidayah Hamzah, Director Senior de Monitoreo de Bosques y Turberas del WRI en Indonesia.

"Esto indica que los compromisos de las empresas y las acciones del gobierno están funcionando claramente", dijo a los periodistas en una sesión informativa. "Indonesia va en la dirección correcta para cumplir algunos de sus compromisos climáticos".

Sin embargo, Malasia ya ha perdido una quinta parte de su bosque tropical primario desde 2001 y hasta un tercio desde la década de 1970.

Hamzah añadió que el éxito de Indonesia se debe en parte a la moratoria gubernamental sobre las licencias de tala de bosques primarios y turberas, así como a la mejora de la vigilancia de los incendios. La política denominada Ndpe (No Deforestation, No Peatland, No Exploitation) cubre ahora más del 80 por ciento de la capacidad de refinado de aceite de palma en Indonesia y Malasia, que son los mayores exportadores mundiales de este aceite, y más del 80 por ciento de la industria de la pulpa y el papel en Indonesia.

Pero el WRI advierte también que, al alcanzar los precios del aceite de palma el nivel más alto de los últimos 40 años, los bosques de estos países podrían verse sometidos a una presión cada vez mayor. Indonesia también levantó el congelamiento temporal de los nuevos permisos para las plantaciones de aceite de palma.

Aunque el año pasado se produjo una reducción general de la pérdida de cobertura arbórea, la mejora anual no es lo suficientemente consistente como para cumplir los compromisos mundiales, incluida la declaración firmada por más de 140 países en las conversaciones sobre el clima celebradas en Glasgow el año pasado para "detener e invertir la pérdida de bosques para 2030".

Seymour también advirtió del peligro de depender demasiado de los bosques para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, y dijo que las empresas y los países deberían utilizarlos para ir más allá de los esfuerzos de descarbonización —reduciendo drásticamente el uso de combustibles fósiles— o para compensar las emisiones que son imposibles de reducir con la tecnología actual.

El sector de las aerolíneas es un ejemplo, ya que la tecnología para volar sin emisiones de carbono aún no existe a escala.

"Así que, sí, queremos que reduzcan esas emisiones lo más rápido posible y que inviertan en nuevas tecnologías que permitan volar sin carbono, pero mientras tanto, son emisiones 'no reducidas'", dijo. "Y compensarlas con la compra de créditos de carbono puede proporcionar una fuente de financiación que necesitamos desesperadamente para incentivar la protección de los bosques del mundo".

Fuente: CNN

deforestacion ecosistemas

Artículos Relacionados

Teclas de acceso