Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$98,75 / $104,7

Internacionales
Internacionales

La importancia de las frutas y verduras en la nutrición humana

La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el año 2021 como el Año Internacional de las Frutas y Verduras (AIFV), constató AIM. El AIFV?2021 ofrece la oportunidad única de sensibilizar sobre la importancia de las frutas y verduras para la nutrición humana, la seguridad alimentaria y la salud, y para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

La FAO es el organismo encargado de celebrar el año en colaboración con otras organizaciones y órganos competentes del sistema de las Naciones Unidas.

Líneas de acción del AIFV 2021
Promoción y sensibilización
Concienciar sobre la contribución de las frutas y verduras a la mejora de la nutrición, la diversidad alimentaria y la salud; sobre su efecto en la sociedad, la economía y el medio ambiente; y sobre su contribución al desarrollo sostenible.
Promover los objetivos del año y fomentar su integración en los programas de desarrollo nacionales, regionales y mundiales.
Impulsar un debate global sobre diferentes aspectos de las frutas y las verduras y sobre su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y otros convenios, convenciones y directrices mundiales pertinentes.

Creación y difusión de conocimientos
Conocer mejor cómo contribuyen los diferentes aspectos de los sistemas alimentarios de las frutas y verduras a la sociedad, la economía y la sostenibilidad ambiental en los países tanto desarrollados como en desarrollo, y crear mensajes de comunicación basados en hechos objetivos.
Fomentar las herramientas y los mecanismos para el seguimiento y la medición de los efectos positivos y negativos de los diferentes aspectos del AIFV?2021.

Formulación de políticas
Promover políticas, leyes y reglamentos basados en datos comprobados y el intercambio de buenas prácticas que fomentan y maximizan la contribución de las frutas y verduras al desarrollo sostenible, el crecimiento económico y los medios de vida rurales, la inocuidad alimentaria y la promoción de las dietas saludables, equilibradas y diversificadas.
Potenciar los enfoques integrados y holísticos para la gestión de los sistemas alimentarios de las frutas y verduras por medio de políticas nacionales transversales que contribuyen al logro de los ODS y las metas de los convenios, convenciones y directrices mundiales pertinentes.
Estimular la cooperación y las asociaciones del sector público y el sector privado en diferentes ámbitos del AIFV?2021, como la investigación.
Favorecer la inversión en innovación y desarrollo de infraestructuras a fin de fomentar el consumo y la producción sostenible de frutas y verduras y reducir su pérdida y desperdicio.

Fomento de la capacidad y educación
Respaldar la formulación y aplicación de políticas y programas educativos (como programas de alimentación escolar, huertos escolares, jardines urbanos y periurbanos y huertos de azotea, lugares de trabajo saludables, conocimientos sobre alimentación, programas educativos sobre la pérdida y el desperdicio comunitarios de alimentos) y material educativo conexo para dar a conocer los beneficios de la producción y el consumo de frutas y verduras, sus implicaciones para la salud y la nutrición y otros temas relacionados del AIFV?2021.
Aumentar la integración de la educación nutricional —con una atención especial a la importancia de las frutas y las verduras— en la elaboración de planes de estudio, de conformidad con la Agenda 2030 y los ODS.
Empoderar a las partes interesadas, y en especial a las mujeres y los jóvenes, mediante la creación de conocimientos y el desarrollo de competencias en el ámbito de la producción y la manipulación poscosecha, el procesamiento, la preparación, la comercialización y el consumo de frutas y verduras.

Qué son las frutas y las verduras
Se considera que las frutas y verduras son las partes comestibles de las plantas (por ejemplo, estructuras seminíferas, flores, yemas, hojas, tallos, brotes y raíces), tanto cultivadas como silvestres, en estado crudo o con un procesamiento mínimo.

Los productos siguientes quedan excluidos de esta definición:
Raíces feculentas y tubérculos como la yuca, la patata, la batata y el ñame (aunque las hojas de estas plantas se consumen como verduras).
Leguminosas de grano seco (legumbres), salvo que se recolecten sin estar maduras.
Cereales, incluido el maíz, salvo que se recolecten sin estar maduros.
Nueces, semillas y semillas oleaginosas, como el coco, la nuez de nogal y la semilla de girasol.
Plantas medicinales y especias, a menos que se utilicen como verdura.
Estimulantes, como el té, el cacao o el café.
Productos procesados y ultraprocesados elaborados a partir de frutas y verduras, como bebidas alcohólicas (por ejemplo, vino o bebidas espirituosas), sustitutos de la carne a base de plantas o productos de fruta y verdura con ingredientes añadidos (por ejemplo, zumos de fruta envasados o kétchup).

Las frutas y verduras mínimamente procesadas son aquellas que se han sometido a algún proceso que no altera su condición de fresco, como lavado, clasificación, recortado, pelado, cortado o troceado.
Los alimentos mínimamente procesados conservan la mayor parte de sus propiedades físicas, químicas, sensoriales y nutricionales intrínsecas, y muchos de ellos son tan nutritivos como los alimentos sin procesar. Algunos ejemplos son la fruta cortada, la fruta embolsada, las ensaladas de verduras y las frutas y verduras desecadas y congeladas.

Objetivos del AIFV 2021
Concienciar sobre los beneficios del consumo de frutas y verduras para la salud y la nutrición y orientar las políticas hacia dichos beneficios.
Promover dietas y estilos de vida saludables, equilibrados y diversificados mediante el consumo de frutas y verduras.
Reducir la pérdida y el desperdicio en los sistemas alimentarios de las frutas y verduras.
Difundir las mejores prácticas sobre:
fomento del consumo y la producción sostenible de frutas y verduras en apoyo de los sistemas alimentarios sostenibles;
mayor sostenibilidad en el almacenamiento, transporte, comercio, procesamiento, transformación, venta minorista, reducción del desperdicio y reciclaje, así como en las interacciones entre estos procesos;
integración de los pequeños agricultores, en especial los agricultores familiares, en las cadenas de producción, suministro y valor locales, regionales y mundiales en aras de la producción y el consumo sostenibles de frutas y verduras, reconocimiento de las contribuciones de las frutas y verduras, incluidas las razas no mejoradas y las variedades del agricultor, a su seguridad alimentaria, nutrición, medios de vida e ingresos;
fortalecimiento de la capacidad de todos los países, y en especial de los países en desarrollo, para adoptar enfoques y tecnologías innovadores de la lucha contra la pérdida y el desperdicio de frutas y verduras.

salud y bienestar

Artículos Relacionados

Teclas de acceso