Italia se relanza para superar la crisis por la pandemia con ayuda estatal y regularización de migrantes

El Gobierno dará un bono de hasta 500 euros para gastar en vacaciones dentro del territorio nacional.

Finalmente ha sido aprobado. Después de muchos días de retrasos e importantes desacuerdos en la coalición de Gobierno, Italia ha aprobado este miércoles un enorme plan de 55.000 millones de euros para ayudar a las familias y empresas golpeadas por la emergencia sanitaria. Un texto muy complejo, de casi 500 páginas, “parecido a dos leyes de presupuestos”, según ha dicho el primer ministro, Giuseppe Conte.

La mayor parte del paquete son más de 25.000 millones destinados directamente los trabajadores, por ejemplo, con la renovación de los 600 euros que ya recibieron los autónomos en marzo. “Hay personas que se han quedado sin trabajo y sin rentas, comerciantes que se arriesgan a cerrar, empresarios en absoluta incertidumbre sobre su futuro: un grito de alarma que nunca hemos olvidado. Una fotografía dolorosa del país que conocemos”, ha declarado Conte en el inicio de su rueda de prensa.

Además de las ayudas a las familias –también han extendido el bono para la contratación de niñeras– el Gobierno ha anunciado que serán recortados 4.000 millones en impuestos para todas las empresas que facturen hasta 250 millones.

Compra de bicicletas

Entre las ayudas más sorprendentes del Gobierno italiano se encuentran las que apoyan al turismo. Conte prometió a los italianos que no deberán tomar el sol este verano desde el balcón y que podrán pasar las vacaciones en las playas y montañas del país, y por eso el Ejecutivo ha dado el visto bueno a una ayuda para precisamente esto, las vacaciones, un bono de hasta 500 euros por cada núcleo familiar para gastar en estructuras turísticas del territorio nacional. Las empresas son las que en un principio deberán adelantar a los clientes este descuento, pero después serán reembolsadas. Las ayudas se reducirán a 300 euros para las parejas sin hijos y a los 150 para quienes viajen en solitario.

Dentro del decreto aprobado, bautizado “relanzamiento Italia”, se encuentra otro bono para reembolsar hasta entre el 60 porciento de su precio a quien compre una bicicleta, un patinete eléctrico o un abono para alquilar estos medios de hasta 500 euros. En definitiva, un incentivo del Gobierno para financiar una alternativa al transporte público para las capitales de provincia que tengan más de 50.000 habitantes. Otra receta italiana para apoyar la sostenibilidad en el mundo post-covid son las obras en los inmuebles que estén destinadas a una mayor eficiencia energética, que tendrán una deducción del 110%.

Blanqueo de migrantes

La medida más controvertida del decreto, sin embargo, es la que tiene que ver con la regularización de cientos de miles de inmigrantes presentes en Italia con el objetivo de suplir la falta de mano de obra en el campo. Hubo muchas polémicas entre los miembros de la mayoría gubernamental, sobre todo por las reticencias del Movimiento 5 Estrellas.

La regularización era una apuesta personal de la ministra de Agricultura, Teresa Bellanova, que ella misma comenzó a trabajar en los campos cuando tenía 14 años. Bellanova se emocionó en su discurso. “Para muchos puede ser considerado un punto accesorio, para mí y mi historia es un punto fundamental”, dijo Bellanova entre lágrimas. “Desde hoy los invisibles serán menos invisibles, quienes fueron brutalmente explotados en los campos podrán acceder a un permiso de residen”, celebró.

Fuente: La Vanguardia.