Jugos para eliminar toxinas

Cada día exponemos nuestro cuerpo a sustancias nocivas y toxinas  que entran en nuestro organismo y perjudican tanto nuestra salud como el funcionamiento de los órganos, y es que aunque existan algunos de ellos que se encargan de limpiar y expulsar esas toxinas, una sobresaturación puede provocar que éstos no sean capaces de eliminarlas al 100 por ciento.

Los riñones son unos de esos órganos encargados de eliminar las sustancias tóxicas de nuestro cuerpo, por ello es muy importante que los mantengamos sanos y funcionales, tanto a través de una alimentación saludable como ayudándonos de remedios que nos ayuden a depurarlos en profundidad.

Entre las causas principales detrás de una acumulación excesiva de toxinas en nuestro cuerpo cabe destacar la alimentación poco saludable, el sedentarismo, la falta de hidratación y el consumo de alcohol o tabaco. Cambiar estos hábitos así como ayudarnos de remedios depurativos resultará muy positivo para nuestra salud en general.

Remedios naturales para limpiar los riñones

Jugo de remolacha y piña

La remolacha o betabel es uno de los alimentos más depurativos que existe, por lo que no suele faltar en ningún remedio desintoxicante. Si a ello le añadimos el poder digestivo y antiinflamatorio de la piña, así como el gran poder limpiador y desinfectante de los arándanos, obtenemos un remedio altamente beneficioso para nuestra salud y el funcionamiento de los riñones.

Pela una remolacha y un par de rodajas grandes de piña. Pásalas por la licuadora o extractora de jugos para extraer su zumo y añade a continuación un puñado de arándanos. Bátelo todo hasta que los ingredientes queden bien integrados y toma un vaso diario en ayunas.

Jugo de piña y perejil

El perejil es uno de los diuréticos naturales más efectivos que existen. Su combinación con piña da como resultado un zumo delicioso y altamente beneficioso tanto para nuestro sistema digestivo como para el hígado y especialmente los riñones.

Lo único que tienes que hacer es pasar 3 rodajas grandes piña por la licuadora o extractora de jugos y añadir a continuación un puñado de perejil. Bátelo durante unos segundos y toma un par de vasos diarios.

Nota importante: Evita este jugo si estás embarazada, ya que el perejil puede tener efectos abortivos.

Fuente: este post proviene de Soluciones Caseras