La dispersión histórica del virus del herpes

Un equipo de investigación italiano ha perfilado mejor la historia y los orígenes de dos patógenos extremadamente comunes en las poblaciones humanas, el virus del herpes simple tipo 1 y tipo 2.

Como muchos de nosotros podemos experimentar, el virus del herpes simple tipo 1 es una causa primaria de lesiones orofaciales. La forma menos prevalente, el virus del herpes simple tipo 2, suele ser responsable del herpes genital. Ambos virus también pueden causar enfermedades muy graves, como la encefalitis no epidémica y la infección de herpes neonatal. En este último caso, el virus suele ser transmitido por la madre durante el parto y las consecuencias pueden ser extremadamente graves para el bebé.

Para comprender mejor los orígenes del virus, el equipo de investigación ha demostrado que la historia evolutiva de estos dos virus es diferente y más compleja de lo que se pensaba.

«Analizamos la diversidad de los dos virus en relación con su origen geográfico», explica el investigador Diego Forni, «y lo que notamos es que los virus procedentes de distintos continentes no eran particularmente diferentes, observación que no es coherente con la hipótesis de una migración antigua». Sin embargo, nuestros datos indicaban claramente que los dos virus se originaron en África. Por lo tanto, pensamos que era necesario estimar cuándo salieron del continente africano las cepas virales que circulan hoy en día entre las poblaciones humanas».

El estudio, realizado en el Irccs Medea en colaboración con la Universidad de Milán, fue publicado en la revista Molecular Biology and Evolution.

Al igual que en el caso de otros virus pertenecientes a la familia Herpesviridae (por ejemplo, los virus que causan la varicela y la mononucleosis), los virus del herpes simple tipo 1 y 2 son muy similares a los virus que infectan a los grandes simios africanos. En muchos casos, estos virus han evolucionado junto con sus huéspedes y han infectado a nuestra especie desde que se originó en África. Hasta la fecha, África sigue siendo el continente en el que los virus del herpes simple de tipo 1 y 2 son más prevalentes. Esto dio lugar a la hipótesis de que las cepas virales que nos infectan hoy en día salieron de África en tiempos muy antiguos. Se pensaba que esto coincidía con el gran evento migratorio «Fuera de África» que, hace unos 60.000 años, llevó a los humanos a poblar todos los demás continentes.

«Recientemente, gracias al estudio de virus encontrados en restos arqueológicos, la comunidad científica tiene un mejor conocimiento de la velocidad de evolución de las especies virales», dijo la coautora del estudio, Manuela Sironi. «Por lo tanto, podemos utilizar métodos bastante precisos que permiten la datación del origen y la dispersión de los virus. Aplicando estos métodos, estimamos que las cepas circulantes del virus del herpes simple tipo 1 migraron de África hace unos 5.000 años. La salida de África del virus del herpes simple tipo 2 fue aún más reciente y probablemente ocurrió en el siglo XVIII».

El resultado del herpes tipo 2 establece un vínculo entre los datos epidemiológicos y un acontecimiento histórico importante: el apogeo de la trata transatlántica de esclavos. En este siglo, millones de personas fueron deportadas de África a las Américas. Lo más probable es que esta atroz migración humana forzada también condujera a la propagación inicial del virus del herpes simple tipo 2 en las Américas. De hecho, la prevalencia del virus es mayor en este continente que en otros y es la segunda después de África.

El virus del herpes simple tipo 2 probablemente no sea el único patógeno que se haya introducido en el continente americano como resultado de la trata de esclavos. Estudios anteriores han demostrado que lo mismo ocurrió con el virus de la fiebre amarilla y con un gusano parásito (Schsitosoma mansoni). Por razones ecológicas, estos patógenos permanecieron confinados a las zonas tropicales o subtropicales. El virus del herpes simple tipo 2, en cambio, no encontró barreras a la propagación planetaria actual.

Fuente: Ncyt Amazings