La gripe en invierno

Mientras el invierno se aproxima el peligro de contraer gripe aumenta y es un mal particularmente peligroso en los mayores de  65 años.

La gripe, sobre todo cuando se convierte  en pandemia,   puede ser más seria en los países pobres.

La gripe, sobre todo cuando se convierte  en pandemia,   puede ser más seria en los países pobres, que no tienen reserva de vacunas sino para atender los casos normales cada año, pero no un  número excepcional.

La gripe o  «influenza» llamada así porque antaño se la atribuía a la influencia de la luna,  es una enfermedad viral que tiene tres tipos de antígenos.

Cada dos o tres años las cepas vitales mutan, lo que hace necesario producir nuevas vacunas adecuadas a ella, y deja son tanto eficacia a las vacunas que se aplicaban a las cepas anteriores del virus.

Cada año hay  decenas de miles de enfermos, lo que deriva  en la necesidad de disponer camas en hospitales para las complicaciones, particularmente las neumonías.

Es diferente del resfrío  porque éste es producido fundamentalmente por rinovirus que atacan las vías respiratorias superiores sin producir síntomas como fiebre, dolores musculares y decaimiento  propios de la gripe

La gripe tiene su grupo de riesgo en los mayores de 65 años y en los inmunodeprimidos, portadores del Sida, enfermos oncológicos o asmáticos, pacientes de diabetes y en los niños más pequeños, que  pueden complicarse con neumonía, causada por el mismo virus o por bacterias.

Se debe evitar la automedicación y consultar al médico, sobre todo porque el mal que se advierte puede no ser gripe, sino otra enfermedad; hay que evitar ambientes cerrados y poco ventilados y el contacto con los enfermos.

No se recomienda cerrar las escuelas durante una epidemia, porque se ha demostrado que no es una procedimiento efectivo.