Las Gemínidas llegan en diciembre

Del 11 al 19 de diciembre, el cielo brinda un espectáculo único que se puede apreciar desde el hemisferio sur: La lluvia de estrellas de las Gemínidas. La misma está asociada al asteroide 3200 Phaeton. Del 13 al 15 de diciembre se registrará el pico de actividad, con unos 120 meteoros por hora, supo AIM.

La última lluvia de estrellas que se registró este año, en noviembre, es la de las Leónidas. La misma tiene una tasa de 10 a 15 meteoros por hora. Esta lluvia proviene del cometa Tempel-Tuttle y no se trata de una lluvia de meteoros muy favorable para el hemisferio sur, pero con aceptables condiciones de observación es posible ver varios meteoros.

Durante el año también otras lluvias importantes, como la de las Tauridas, que tiene actividad de septiembre a noviembre y está asociada al cometa Encke.

Pero en diciembre, del 11 al 19, se pueden ver las Gemínidas. La misma está asociada al asteroide 3200 Phaeton. Este fenómeno es visible desde el hemisferio sur. Entre el 13 y el 15 de diciembre se registrará el pico de actividad, con unos 120 meteoros por hora cayendo, todos de diferentes colores, según constató AIM. La lluvia de meteoros de las Gemínidas es ampliamente considerada como la mejor para observar.

Para observar las Gemínidas no es necesario ningún instrumento, sólo nuestros ojos y una reposera para que el campo visual se halle totalmente en el cielo, ya que pueden aparecer en cualquier sector del cielo.

Las Gemínidas se descubrieron en 1862, bien entrada la Edad Contemporánea; junto con las Cuadrántidas, son las únicas lluvias que provienen de un asteroide y no de un cometa. Están causadas por el asteroide 3200 Faetón.

Consejos para ver la lluvia de meteoritos

Aléjate de la luz. Eso significa alejarse de las grandes ciudades y zonas de contaminación lumínica. Cuanta menos luz, mejor.

Si hay nubes o mal tiempo, no verás nada. Si el cielo está parcialmente despejado, localiza una zona sin nubes para intentar ver la lluvia de estrellas.

Nada de prismáticos o telescopios, la velocidad a la que van las estrellas y el escaso espacio visible que atraviesan hacen que lo mejor sea observarlas a simple vista.

Acuérdate de que tus ojos tardan unos minutos en acostumbrarse a la oscuridad. Acuéstate y disfruta del espectáculo.

Qué es una lluvia de estrellas

Una lluvia de estrellas se produce cuando la órbita de la Tierra pasa a través de restos dejados por la disgregación de los cometas. Los núcleos de los cometas están formados por una combinación de materiales helados y suciedad, que se calientan al pasar cerca del Sol. Entonces se deshacen parcialmente formando la cola de los cometas. Estos “restos rocosos” que dejan a su paso, se distribuyen sobre una órbita elíptica alrededor del Sol y son los que nos encontramos.

Curiosidades

  • La mayoría de los meteoritos que vemos son partículas del tamaño de un grano de arena que, al desintegrarse en la atmósfera parecen rayas de luz.
  • Los meteoros de las Gemínidas tienen un movimiento lento y pueden ser observados durante la mayor parte del mes de diciembre.
  • El “responsable” de las Gemínidas es el asteroide Faetón, y la lluvia aparece en el cielo nocturno cuando Tierra choca contra el “polvo” de su órbita a una velocidad relativa de 35 km/s.
  • El asteroide Faetón tiene la trayectoria de un cometa, pero nunca se le ha visto ninguna cola. Fue visible por última vez en diciembre de 2017 y no volverá a aparecer por nuestros cielos hasta el 2050. Y esto es importante, porque las lluvias de meteoros incrementan su intensidad tras el paso del “asteroide padre”.

Más datos

Considerado como una de las lluvias de estrellas fugaces más bellas y anticipadas del año posterior a las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, las Geminidas ocurren cada diciembre durante el período señalado y, según los expertos, el fenómeno se intensifica cada año.

Estos meteoros son muy brillantes y lentos: de modo que desde la Tierra se pueden ver, si hay cielo despejado y la falta de luna llena lo permiten, cruzando el cielo a una velocidad de 120 estrellas por hora, prácticamente una estrella fugaz por minuto.

El nombre deriva de la constelación de Géminis porque la mayoría de las partículas rocosas parecen provenir de las dos estrellas más brillantes de la constelación, Polluce y Castore hacia donde las que te recomendemos que mires, en la noche del pico de las Gemínidas para poder ver los meteoros sin problema.

La primera lluvia de estrellas de Gemínidas en la historia fue observada en 1833 por un bote en el río Mississippi, y desde entonces cada mediados de diciembre admira el espectáculo y espera pedir un deseo. Además la lluvia de meteoritos de las Gemínidas se está volviendo cada vez más intensa, en realidad. Esto se debe a que la gravedad de Júpiter, a lo largo de los siglos, ha arrastrado el flujo de partículas desde el asteroide 3200 Faetón más cerca de la Tierra.

Por otro lado, aquellos que se pierdan la oportunidad de poder disfrutar del espectáculo de las Gemínidas, podrán ver también otra lluvia de estrellas antes de que llegue el final del 2019, aunque de menor intensidad. Se trata de la lluvia de meteoros de las Úrsidas que se produce cada año entre el 17 y el 26 de diciembre y que es causada por el cruce de la Tierra con la órbita del cometa Tuttle, dejando a su paso una media de entre 5 y 10 meteoros por hora.