Llegó el otoño pero los mosquitos no se van de Paraná

Pese a la llegada del otoño, las altas temperaturas hacen que los mosquitos no se vayan. La gran humedad que se registra tampoco contribuye y los paranaenses siguen sufriendo con la presencia de los molestos insectos. Ante este escenario, la municipalidad debe continuar con tareas de fumigación, constató AIM.

Los mosquitos no se van de Paraná.

Que haya mosquitos en estos tiempos no es habitual, pero debido a que las temperaturas siguen siendo altas y la humedad no se va todavía hay una gran explosión de mosquitos.

El problema para los vecinos es que por más que intenten combatirlos con fumigaciones caseras, cuando llueve se “lava” el veneno y no alcanza a hacer los efectos esperados.

Ante esta situación, la municipalidad sigue con operativos de fumigación, sobre todo en la zona del borde costero ya que la invasión de mosquitos preocupa y además “molesta”, sostienen vecinos de la ciudad.

Estos insectos no tienen sangre caliente y necesitan del calor para sobrevivir bien. El ciclo reproductivo, el aumento de la temperatura y otros factores hacen que en este momento las poblaciones de los mosquitos piquen más que nunca.

La primera: una vez que las hembras de mosquito son fecundadas, necesitan sangre para poner los huevos.

Entonces las hembras salen a buscar sangre y la encuentran en mamíferos, aves y en los seres humanos. Precisamente, en este momento del año, la gente que anda con la piel más expuesta pasa a ser el blanco de los mosquitos hembra (sí, sólo ellas pican).

Otra razón del desarrollo larvario (el estadío posterior al del huevo) suele durar una semana en verano, mientras que en invierno es de dos meses.

Repelentes: Prevención, comodidad, tranquilidad

Calor, humedad, lluvias, el río, son condiciones que se dan en el territorio provincial, favorecen el crecimiento de las poblaciones del mosquito aedes aegypti, vector transmisor tanto del dengue, como de la fiebre chikunguña. Por ello, todas las medidas que se puedan tomar para evitar su proliferación y evitar brotes de estas enfermedades, son válidas. Formas naturales de espantar el mosquito también contribuyen y son ideales para las familias con bebés, pieles sensibles, o quienes simplemente no quieren exponerse a químicos, registró AIM.

Recordemos que para evitar que se prolifere el mosquito del dengue que es vital que la población vacíe todos aquellos recipientes que puedan cargar agua estacionada y mantenga limpios los patios.

Los criaderos están adentro de la casa por ello la fumigación no es la herramienta de eleccion ya que solo mata mosquitos adultos, sino que deben realizarse descacharrizaciones y repetir el mensaje respecto a la eliminación de criaderos una y otra vez. Para prevenir enfermedades, sobre todo las de índole infecciosa, es necesaria la participación de toda la comunidad, generar conciencia en sus habitantes, adoptar nuevos hábitos y costumbres más saludables y de orden.

Ejes para contribuir a la prevención

Educación a la población: Es uno de los pilares en la prevención, donde equipos conformados por agentes sanitarios, promotores de la salud e integrantes de la comunidad con interés en participar, capacitados en lo referente a la enfermedad recorren las viviendas explicando a los vecinos cómo se contagian estas enfermedades, ante qué síntomas hay que consultar al médico y cómo prevenirlas.

Descacharrización activa de los domicilios: En la visita a los domicilios no sólo se educa con la charla, sino que también se inspeccionan las viviendas en compañía de sus propietarios enseñándole cuáles son los recipientes propicios para criar mosquitos y cuáles serían las medidas a tomar para evitarlo.

Saneamiento ambiental: Tiene por objetivo mantener la “ciudad limpia”. Esto implica el tratamiento de los basurales; el desmalezamiento de zonas puntuales; mantener en condiciones el césped de las plazas y jardines; una correcta recolección y eliminación de residuos; limpieza de cursos de agua.

Consejos para controlar el mosquito en el hogar

Si controlamos la proliferación de los mosquitos, evitaremos la transmisión de la infección así que:

– Entierre o elimine todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, neumáticos y demás recipientes u objetos que puedan almacenar agua.

– Ordene los recipientes útiles que puedan acumular agua, colóquelos boca abajo o colóqueles una tapa.

– Mantenga tapados los tanques y recipientes que colectan agua o pueden recolectarla si llueve.

– Cambie el agua de los floreros, platos bajo macetas, colectores de desagües de aire acondicionado, o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días y frote las paredes del mismo.

– Cambie el agua todos los días y lave con esponja los bebederos de animales.

– Mantenga limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.

– Mantenga los patios desmalezados y destapados los desagües de lluvia de los techos.

Tenga en cuenta que durante los meses de temperatura muy baja los mosquitos adultos que transmiten el dengue mueren, pero sus larvas permanecen en los recipientes que contienen agua, por lo que la eliminación de estos recipientes o el tratamiento del agua que contienen, es indispensable.

Repelentes

Repelente para evitar las picaduras.

¿Cómo funcionan?

Los repelentes alejan a los mosquitos, por eso, los mosquitos evitan acercarse a las áreas rociadas o pasadas por un repelente. No las matan pero proveen protección por largas horas de aplicación. Los investigadores de la Universidad de Florida realizan pruebas de efectividad de los repelentes según el tiempo de efectividad o duración sobre la piel, este período se conoce como el Tiempo de Protección Completa o TPC.

Tipos de repelentes contra mosquitos

Los repelentes que contienen el Deet, el cual es el ingrediente más potente y habitual de los repelentes de mosquitos y se usa aplicándolo sobre la piel o la ropa para evitar picaduras; o productos naturales extraídos de las plantas como la Citronela. También se usa el compuesto llamado Permetrina sobre la ropa. La única restricción es no usar Permetrina sobre la piel porque es un repelente potente. Estos productos están disponibles en forma de aerosoles, lociones, cremas o espumas, entre otras. También existen aparatos que emiten ultrasonidos en un espacio determinado para lograr alejar a los mosquitos.

El Deet

La EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estado Unidos) ha aclarado que el uso moderado de Deet no causa alteraciones sobre la salud de las personas en general, y que su aplicación no produce cáncer a la larga. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los repelentes para niños no contengan más del 10 por ciento de este compuesto químico puesto que su piel es sensible y no debe ser aplicado a menos de dos años. Al regresar a casa, asegúrese de lavarse y lavar las manos del niño.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) ha decidido permitir el registro de productos que contienen la combinación del ingrediente activo Deet con los protectores solares. El único incoveniente es que su aplicación constante implica un alto contenido de Deet a la piel, la cual no es necesaria. Para ello se debe usar un protector solar con bajo contenido de Deet.

Elija el mejor repelente

Es recomendable leer la etiqueta o tabla de ingredientes del producto para saber su composición ya que algunos productos protegen por largas horas, y otros son de muy corta duración. La efectividad de los repelentes dependerá de la especie del mosquito, y de la persona que usará el repelente, edad, sexo y tipo de piel. Hágase las siguientes interrogantes al momento de elegir un repelente contra mosquitos:

¿En qué área se encuentra: campo, casa, patio de la casa?

¿Estará en la intemperie por varias horas?

¿Los mosquitos se producen en el día o en la noche?

¿Qué tipo de actividad hará? ¿Hará ejercicios, deportes, o no hará ninguna actividad?

¿El lugar donde irá, habrá humedad o altas temperaturas?

Estas preguntas son importantes para llevar el repelente adecuado, asimismo, averiguar qué tipo de mosquito le molesta, quizás las picazones sean benignas y no necesiten grandes concentrados de Deet.

Repelentes de mosquitos naturales

Existen varios productos con componentes químicos que se pueden comprar en cualquier supermercado para evitar que estos insectos nos molesten. Pero también se pueden utilizar formas naturales para espantarlos, más económicas y saludables que los repelentes tradicionales.

Aceite de eucalipto limón

Cómo usar aceite de hierba limón para repeler los insectos. Con su agradable aroma y su efectividad general, el aceite de hierba limón se ha convertido en uno de los repelentes naturales de insectos más populares. El aceite de hierba limón, que está relacionado íntimamente con la citronella, repele una variedad mayor de plagas que las mezclas de aceite de “una esencia” más naturales.

Aceite de geranio

Cómo usar el aceite de geranio como un repelente de insectos. El aceite de geranio, tomado de la flor del mismo nombre, es parte de una familia de repelentes de insectos eficaces y naturales que incluyen aceites de limoncillo y de citronela. Al combinar y agregar aceite de geranio con una gran variedad de productos, puedes crear un repelente de insectos seguro y fácil de usar que será eficaz contra la mayoría de los tipos de mosquitos, pulgas e insectos voladores.

Citronela

Un geranio citronela, también llamado geranio mosquito, es una especie de planta que produce un aceite usado en los productos de citronela. Al aplastar o frotar sus hojas, se libera una fragancia. Un geranio citronela contiene menos de un uno por ciento de aceite de citronela. Puede que esta planta no repela los mosquitos suficientes como para plantarla sólo para eso. Además, es sensible a las heladas y requiere ser protegida del clima frío.

Hinojo

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la universidad nacional de Seul en Corea, determinó que tanto el rociador como la loción con un pequeño porcentaje de aceite de hinojo era efectiva para repeler a los mosquitos, haciendo que el efecto dure por más de 90 minutos. Una mezcla del 5 por ciento de aceite de hinojo combinada con una crema o loción sin perfumar debería ser suficiente para detener a los mosquitos.

Romero y tomillo

Comúnmente utilizados como condimentos para las comidas, los aceites extraídos tanto del romero como del tomillo tienen propiedades repelentes para los mosquitos. El tomillo, sin embargo, no debería ser utilizado en concentraciones altas, ya que cualquier concentración superior al 25 podría ser demasiado fuerte al olfato e irritante para la piel.

Aceite de clavo

Repelente natural.

Dos estudios han encontrado que el aceite de clavo aplicado de forma tópica sin diluir es activo contra mosquitos. Sin embargo, como ocurre con el aceite de tomillo, el aceite de clavo no debe aplicarse sin diluir sobre la piel.

Extracto de apio

Un estudio tailandés comparó 15 repelentes de mosquitos que contenían un extracto de apio. Los investigadores encontraron que el extracto no irritaba la piel o causaba sensación de ardor. Se encontró que era activo contra una amplia gama de especies de mosquitos, comparable a un repelente con 25 por ciento de Deet.

Aceite de Neem

La Azadiractina es un compuesto químico que pertenece a los limonoides. Es un metabolito secundario presente en las semillas del árbol de Nim o margosa. Actualmente se sabe que afecta a más de 200 especies de insectos, actuando principalmente como un disruptor en la alimentación y crecimiento, y como tal posee considerable toxicidad hacia los insectos.

Con el verano llegan los mosquitos. En las tardecitas de calor su presencia se siente molesta en todas partes, y para muchos son una pesadilla porque prefieren algunas pieles, quizá por su grado de acidez, a otras a que solo acuden en último término.

Lavanda: mezclar aceite de lavanda con una crema cualquiera para cuerpo y aplicarla directamente sobre la piel sirve de protección frente a la presencia de los mosquitos.

Menta: colocar plantas de menta dentro de la casa o en el patio mantiene a los mosquitos alejados. Si machacas algunas hojas con un poco de agua libera más olor.

Albahaca: a los mosquitos les desagrada el olor de esta planta así que tener ejemplares de esta limitará su presencia.

Ajo: poner dientes de ajo en agua y dejar reposar unas hora, luego utilizar ese líquido para rociar las entradas de la casa. El ajo contiene azufre que repele no sólo a los mosquitos sino que también a pulgas, moscas y garrapatas.

Eucalipto: hervir algunas hojas para que desprendan toda la esencia, luego poner en frascos el líquido obtenido y colocar en distintos puntos de la casa.

Manzanilla: lavar la manzanilla con agua tibia y frotarla levemente por la piel. Se recomienda hacer repeticiones cada dos horas.

Sobre el dengue

El dengue es una enfermedad producida por un virus y transmitida por el mosquito aedes aegyptii, que se cría en recipientes que acumulan agua limpia, no en charcos ni lagunas.

Por lo tanto, la enfermedad se previene eliminando los criaderos del mosquito. El aedes es un mosquito gris y pequeño que se distingue por presentar bandas blancas en su abdomen y patas y vive en el interior de las viviendas. Desarrolla su mayor actividad durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Para combatirlo es necesario deshacerse de todos los objetos inservibles que estén al aire libre y que puedan retener agua como por ejemplo botellas, depósitos plásticos y baldes sanitarios y electrodomésticos en desuso, neumáticos, maquinarias y autos viejos (chatarras).

Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso.

Tapar todos aquellos recipientes que se mantengan con agua (tapar con media sombra o alambre mosquitero).

Cambiar el agua de floreros, bebederos de animales y peceras, al menos cada tres días. Una buena medida en el caso de los floreros sería reemplazar el agua por arena húmeda (domicilios y cementerio).

Despejar canaletas y recodos para que corra bien el agua.

Vaciar tinajas y cacharros.

El uso de insecticida es aconsejable sólo si se detectara la presencia de mosquitos adultos y deben aplicarse en los lugares donde éstos se esconden (detrás de cortinas y mueble, zonas oscuras de la casa o con vegetación). No es recomendable pulverizar todos los ambientes de la casa porque solo se lograría contaminar el lugar.

Se recuerda que el mosquito aedes aegypti se encuentra presente en Entre Ríos desde hace tiempo, pero no así el dengue todavía.