Muntes: “Si el gobierno no paga la deuda con ATE peligra la continuidad del jardín”

Durante 2019 el gobierno provincial “no pagó los subsidios pactados para Acunate, lo que hace peligrar la continuidad de la institución”, afirmó a AIM el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos, Oscar Muntes, quien advirtió que el sindicato no bajará sus banderas para que el Estado pague lo que debe. 

Foto: AIM.

La situación del jardín “es difícil, compleja y crítica y llevó al sindicato a no poder funcionar porque lo está ahogando financieramente, ya que el último subsidio que se cobró fue en diciembre de 2018 y a diez meses de 2019 no se destrabaron las partidas comprometidas por el Estado para mantener el jardín, por lo que el gremio debió cubrir esos 9 millones de pesos para el personal y funcionamiento”, dijo a esta Agencia Muntes.

En ese sentido, subrayó que la falta de recursos “hace que la situación sea insostenible; o se paga la luz  para el funcionamiento de la sede del sindicato o se paga la del jardín, es decir, como dijo un referente de Paraná ‘vamos a tener que cerrar el gremio  y entregar la llave al jardín para que siga funcionando, porque todo lo que se recauda por la cuota sindical para hacer acciones políticas, gremiales o acción social se destina al personal del jardín y es imposible sostener esta situación’”.

Al respecto, Muntes lamentó que el gobierno se desligó de la responsabilidad de generar las condiciones de posibilidad para que los empelados públicos puedan desarrollar su labor, “ya que es el Estado el que debería tener los jardines maternales para que los trabajadores puedan en el horario laboral desempeñar sus funciones, según lo establece el Artículo 14 bis de la Constitución nacional”.

El  Jardín Acunate “lamentablemente hoy es un privilegio para unos pocos que genera grandes pérdidas al sindicato, atándonos de manos y pies bajo la extorsión del gobierno de Gustavo Bordet. Hemos realizado gestiones para que el gobierno de Entre Ríos asuma su deber de cuidar a los hijos de los trabajadores del Estado, pero el gobernador se niega a dar respuestas y los subsidios al gremio para sostener el jardín son una pesada espada de Damocles que prende sobre nuestra autonomía y libertad sindical”.

“Acunate, es un bello espacio que fue vaciado y mal planificado. Se fundó en marzo de 1995 a partir de un convenio que rubricó el secretario General en ese entonces, Edgardo Masarotti, con el exgobernador Mario Moine (autor de la célebre Ley 8.706, que despidió miles de trabajadores del Estado provincial). Está destinado a los hijos de trabajadores del Estado, desde los 45 días a los 4 años, y la inversión por cada chico es de 11.200 pesos”, precisó.

Precisamente, el Gobierno se hace cargo de los salarios del personal (bajo el convenio de Utedic), así viene funcionando desde su creación, sin embargo, actualmente la provincia debe al gremio más de 9 millones de pesos para pagar sueldos que se ha tenido que hacer cargo ATE, que ha sido sostenido con la ayuda del Consejo Directivo Nacional.

A eso se suma que el jardín funcionó hasta el 2010 en una casa en calle Santa Fe, donde hoy funciona el Juzgado de Paz, ya que el ex secretario General, Miguel Ángel Pelandino, cedió el inmueble del jardín a la justicia a partir de un convenio que firmó con el Superior Tribunal de Justicia (STJ), donde se fijaba el compromiso de abonar el alquiler de la nueva sede para que funcione el jardín (en La Paz 167) pero a fin de 2017 el STJ dejó de pagar el alquiler de la propiedad, por lo que aumentó el costo para el funcionamiento, que está a cargo del gremio.

Asimismo,  ATE se hace cargo de las cargas sociales de 14 trabajadores, que implican un desfinanciamiento troncal del sindicato, ya que demanda el 70 por ciento de los recursos del gremio.

“Este panorama nos lleva a pensar que ese hermoso lugar para unos pocos niños es insostenible por parte del sindicato, porque no nos dan los números y nos imposibilita la capacidad de movilización y organización de otros espacios”, apuntó Muntes, quien aclaró que el gremio no bajará sus banderas para recibir el dinero que se comprometió el gobierno a pagar.

Además, adelantó que evalúan no asumir la conducción de ATE, ya que el estado actual del gremio corre riesgo por el jardín.