Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$122,7 / $128,7

Nacionales
Nacionales

Baja la tasa de deforestación, pero no es suficiente

La pérdida de cobertura boscosa en el mundo ha disminuido en los recientes años, pero aún no es suficiente para asegurar la salud de los bosques y de toda la vida que depende de ellos, según un reciente informe.

¿A qué ritmo avanza la tala de árboles en todo el mundo? Cada año el planeta pierde unas 10 millones de hectáreas de bosque, un promedio menor a los registrados en quinquenios y décadas pasadas, pero que sigue siendo insuficiente para mantener el equilibrio de los ecosistemas.

Entre 2010 y 2015, el promedio global de árboles derribados rondaba las 12 millones de hectáreas anuales, mientras que en el periodo de 1990 a 2000, la cifra alcanzaba las 16 millones de hectáreas por año.

El impacto ha disminuido, pero no es suficiente para asegurar la salud de los bosques del mundo y, por tanto, de sus ecosistemas y de la humanidad, destacó un reciente reporte de Naciones Unidas, preparado a propósito del Día Internacional de los Bosques.

Si se mantiene este ritmo de consumo de recursos naturales, en menos de 30 años (2050) se necesitará el equivalente a tres planetas Tierra para satisfacer las necesidades de las 9,600 millones de personas que vivirán para entonces, según las estimaciones de crecimiento demográfico, destaca el reporte.

En el caso específico de Panamá, la pérdida de cobertura boscosa también ha registrado un descenso, con unas 8,000 hectáreas deforestadas al año en la actualidad y 10,500 hectáreas hace una década, según registros del Ministerio de Ambiente. El 90 por ciento de la cobertura de bosque perdida en el país se debe a la tala ilegal.

Evaluación mundial Visto de forma global, los bosques del mundo ocupan unas 4,060 millones de hectáreas o el 31 por ciento de la superficie del planeta y 726 millones de esas hectáreas se encuentran en áreas protegidas, de acuerdo con la Evaluación de los recursos forestales mundiales 2020, publicada en 2020 por la FAO.

La región tropical del planeta es la que cuenta con la mayor proporción de selva, con alrededor del 45 por ciento. El 27 por ciento se encuentra en las regiones boreales, 16 por ciento en las templadas y 11 por ciento en las zonas subtropicales.

Según el estudio de la FAO, desde 1990, el mundo ha perdido 420 millones de hectáreas de bosque, el equivalente a poco más del doble de la superficie de Libia, país africano de la región septentrional.

De hecho, el continente africano fue el que registró el mayor déficit de bosques en el tramo entre 2010 y 2020, con 3.9 millones de hectáreas que desaparecieron, seguido de América del Sur, con 2.6 millones de hectáreas deforestadas mayormente en la selva del Amazonas.

Como dato llamativo, el estudio destaca que más de la mitad de los bosques del planeta, 54 por ciento, se ubican en solo cinco países: Rusia (815 millones de hectáreas o el 20 por ciento), Brasil (497 millones de hectáreas o 12 por ciento), Canadá (347 millones de hectáreas o 9 por ciento), Estados Unidos (310 millones de hectáreas o 8 por ciento) y China (220 millones de hectáreas o 5 por ciento).

El resto de hectáreas, 1,870 millones (46 por ciento), se reparten entre el resto de países. En Panamá, la cobertura de bosque es de cuatro millones 925 mil hectáreas.

El documento recogió la información de 236 países y territorios entre 1990 y 2020 y definió deforestación, para efectos del estudio, como el cambio o conversión de bosques a otro tipo de uso del suelo, ya sea por la acción (legal o no) de los humanos o por el discurrir de la propia naturaleza.

Además, si se continúa explotando la naturaleza de forma no sostenible y sin las respectivas medidas preventivas, la humanidad seguirá expuesta a los aproximadamente 850 mil virus que viven en los animales salvajes y que podrían ser capaces de contagiar a las personas, como ocurrió con el Sars-CoV-2 que causa la Covid-19, o con casos recientes como el ébola, el zika, la influenza o el VIH/Sida, todas zoonóticas o de origen animal, detalla un informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas o Ipbes, publicado un año después del estallido de la pandemia.

Fuente: TVN Noticias

deforestacion internacional

Artículos Relacionados

Teclas de acceso