Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$103,5 / $109,5

Nacionales
Nacionales

Claroscuros de Argentina en la cumbre COP26

Su participación inició con un “encendido” discurso presidencial, pero el país mostró poco compromiso para frenar el calentamiento global, aunque se mostró más constructivo que en otras ediciones.

La cumbre sobre cambio climático de la ONU en Glasgow, Escocia (COP26) llegó a su fin. La participación argentina estuvo marcada por un encendido discurso del presidente Alberto Fernández en el tercer día.

Sin embargo, para algunos expertos esa potencia discursiva no se traduce en acciones concretas. Esto se debe a las indefiniciones en el interior de gabinete con sectores como la energía y el agro, en puja con el área de ambiente.

La tensión es tal que el país falló en presentar sus metas de largo plazo para lograr la neutralidad de carbono en 2050, como se había comprometido. La propuesta de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2030 es buena, pero no está claro cómo se materializará en acciones.

“Decepcionó que el país no presentara su estrategia de descarbonización de largo plazo. Pero Argentina es un país constructivo en la negociación climática. Logró incorporar a Paraguay en un bloque de negociación de todo el Mercosur”, asegura Enrique Maurtua Konstantinidis, experto en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn).

En cambio, Juan Carlos Villalonga, histórico referente del ambientalismo argentino y exdiputado por Cambiemos, cree que en la COP26 el país llevó la “delegación más deslucida de la historia″.

Y agrega: “No se ve clara la postura. Hubo un discurso altisonante pero cero acción y con indefiniciones sobre qué hacer con los bosques, el metano y los océanos. Esto se debe a la interna que hay dentro del gabinete”.

Konstantinidis asegura que la delegación nacional se mostró activa en los temas que históricamente trabaja Argentina. Aunque distingue este trabajo de diplomacia internacional con las acciones que debe hacer puertas adentro para enfrentar la cambio climático. Allí sí observa tensiones entre los diferentes ministerios.

En su discurso, el Presidente propuso que los países puedan cambiar deuda externa por acción climática. La iniciativa fue valorada como factible por los expertos, pero coincidieron en que la COP26 y el Acuerdo de París no eran el marco para llevar adelante esa negociación.

Los expertos creen que el compromiso de reducción de emisiones de nuestro país es bueno, ya que implica una estabilización de la contaminación. Sin embargo, no han aparecido los lineamientos y acciones que puede asegurar ese logro.

“Hay que construir una política integral y coherente con ese compromiso. Sabemos que luego deberemos avanzar en la neutralidad de carbono para 2050 y que seguramente antes de 2025 tengamos que reducir nuestra meta 2030″, sostiene.

Por qué es importante. El Acuerdo de París firmado por todos los países en 2015 plantea que la temperatura media global no debe aumentar por encima de los 1,5 grados a fin siglo respecto de los valores preindustriales.

Superar ese límite puede intensificar una serie de eventos climáticos como inundaciones, sequías, olas de calor y subida del nivel del mar que pondrían en riesgo la vida de las personas, la accesibilidad al agua y la producción de alimentos.

Acuerdos sectoriales

Las negociaciones oficiales de la COP26 no auguraban un buen resultado. No obstante, en los primeros días se cerraron varios acuerdos que marcaron compromisos voluntarios de las naciones para mejorar las propuestas de mitigación del calentamiento global. ¿Qué papel tuvo Argentina?

Bosques. Los líderes de países que representan más del 85por ciento de los bosques del mundo se comprometieron a detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030. Argentina firmó este acuerdo. El contraste: por 13º año consecutivo el presupuesto nacional para bosques nativos estará por debajo del 5 por ciento de lo que prevé la ley.

Metano. Argentina también firmó el compromiso para reducir las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 28 veces más poderoso que el dióxido de carbono de los autos. Se genera en la cadena de producción de combustibles, por la ganadería y otras industrias. La meta es bajar las emisiones un 30 por ciento para 2030 respecto de 2020. La decisión de sumarse a este compromiso fue criticada por el sector agropecuario nacional, el principal emisor de este gas.

Automóviles. Varios países, automotrices y otras empresas se comprometieron a terminar con los vehículos a combustible fósil para el 2040. Argentina no firmó este acuerdo, pero sí lo hicieron la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) y la provincia de Catamarca. En Argentina es el segundo rubro con más emisiones, detrás de la ganadería.

Alianza “más allá del petróleo y el gas” (Boga). Esta alianza de solo diez países y sin el aval argentino da en el eje de la discusión. Liderada por Costa Rica y Dinamarca, se plantea eliminar estos dos combustibles, que en Argentina son el 85 por ciento de la energía que se consume. Argentina también tiene millones de toneladas enterradas en el yacimiento de Vaca Muerta, sobre el que no hay señales de que vaya a frenarse su producción.

Carbón. La Declaración de Transición del Carbón hacia Energías Limpias fue firmada por unos 50 países, pero no incluye a Argentina. El objetivo es que las grandes economías dejen de utilizar carbón para producir energía en 2030. Se trata del combustible fósil más contaminante. En el país solo representa el dos por ciento de su matriz energética. Sin embargo, en el presupuesto de este año por cada peso destinado a la protección de bosques nativos se asignaron ocho pesos a Yacimientos Carboníferos Río Turbio (Ycrt).

Buenos Aires. Autoridades de Caba presentaron su propio plan de acción climática en un evento de la COP26. “Nuestro objetivo es reducir el 53 por ciento de nuestras emisiones para 2030 y más del 84 por ciento para 2050″, indicó Clara Muzzio, ministra de Espacio Público e Higiene Urbana de Caba.

Fuente: La Voz del Interior

cambio climático nacional política ambiental

Artículos Relacionados

Teclas de acceso