Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$117,2 / $123,2

Nacionales
Nacionales

Miles de animales son atropellados en rutas correntinas

Proteccionistas advierten que la problemática se relaciona a la fragmentación de ambientes naturales. Las serpientes son las más afectadas: encuentran entre 20 y 30 por noche.

Aproximadamente 8.000 animales silvestres mueren por atropellamiento en rutas correntinas. Las serpientes son la especie más afectada: los proteccionistas encuentran entre 20 y 30 ejemplares muertos por noche.

Dentro de los animales muertos se encuentran desde lagartos, aves y pequeños mamíferos, hasta ejemplares de mayor tamaño, como zorros y carpinchos.

Nora Celeste Frank, una proteccionista que se especializa en serpientes, indicó en diálogo con El Litoral que la problemática se corresponde en gran parte con la fragmentación del hábitat: significa que un ambiente natural es transformado de manera tal que queda dividido en partes, aisladas entre sí. De tal forma, las rutas obligan a la fauna silvestre a atravesarlas en busca de agua, alimento, pareja, refugio o simplemente trasladarse de un fragmento a otro.

Según detalló Frank, no hay un relevamiento oficial sobre la cantidad de animales muertos por atropellamiento en toda la provincia, pero estimó que, solo en la Ruta Provincial 5 y la Nacional 12, el número asciende a más de 8.000.

“Cada noche, vemos entre 20 y 30 serpientes muertas, sin contar a otras especies como sapos, zorros o carpinchos”, expresó Frank.

Al respecto, explicó que la población más afectada es la de las serpientes porque, al igual que el resto de los reptiles, son ectotérmicas: no pueden regular su propio calor. “A la mañana y al atardecer, las serpientes buscan posarse en el asfalto y capturar la mayor cantidad del calor del sol posible, lo que les permite desplazarse, cazar, hacer la digestión y reproducirse”, detalló la especialista. La referente consideró que se trata de “una problemática oculta que a nadie le importa”. Explicó, además, que la mayor cantidad de atropellamientos se ve sobre la Ruta 5, ya que está construidas sobre un humedal, en el que viven múltiples especies nativas.

Frank y otros de sus compañeros, se acercan durante las noches o las mañanas a ambas rutas, para localizar a la mayor cantidad de serpientes posibles y retirarlas del asfalto. “Vamos en esos horarios a salvar a las que podemos y, a las que no, las recolectamos en frascos, las ponemos en formol y las usamos como material educativo”, indicó.

Proyecto

“Muchas veces al estar en el auto en ruta, los conductores no vemos a los animales y los atropellamos, porque no hay carteles en la zona”, se lamentó la joven e indicó que, desde la Fundación Protección Ñacaniná, se encuentran trabajando en un proyecto para intentar colaborar con la problemática.

“Es importante que haya una planificación y esquema de señalización urgentemente en ciertos sectores de ambas rutas, para evitar los atropellamientos”, explicó Frank. Consideró que, en las zonas donde se agudiza la presencia de animales, los conductores deberían tener un límite de velocidad que permita maniobrar en caso de cruzarse con un ejemplar de la fauna silvestre.

“Es una cuestión de hábitos”, sentenció la joven y agregó que “así, los conductores generan conciencia y se colabora con el respeto a todas las especies por igual”.

Tienen previsto presentar el proyecto a la Municipalidad de Corrientes.

Otra solución aún más superadora es la de crear pasos de fauna o ecoductos, también llamados puentes verdes. Se trata de estructuras que permiten a los animales cruzar autopistas, rutas y caminos. Están acondicionados con vegetación, lo que permite conectar hábitats adyacentes a la vía.

Por el momento, el único paso verde de la Argentina se encuentra en la provincia de Misiones.

Amenazados por el fuego

Sumado a la fragmentación de los hábitats naturales, los múltiples focos de incendios en toda la provincia son un factor más de peligro para la fauna silvestre local.

Los animales se trasladan para huir del fuego y, en tal sentido, el Centro de Conservación Aguará indicó que “a causa de los incendios y la extrema sequía en nuestros ambientes naturales, la fauna se encuentra buscando refugio y cuerpos de agua”.

En ese contexto, las serpientes vuelven a ser las más afectadas y las primeras en morir, ya que son ápodos, es decir que no tienen patas.

Fuente: El Litoral

biodiversidad Corrientes

Artículos Relacionados

Teclas de acceso