Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$98,50 / $104,5

Política
Política

A cuatro años del Ni Una Menos

La marcha Ni Una Menos se realizó por primera vez el 3 de junio de 2015 en ochenta ciudades de Argentina. Las manifestaciones se repitieron en 2016, cuando en el país, se cometía un femicidio cada 30 horas. En 2017, este promedio se elevó a uno cada 18 horas. Hoy, a cuatro años del movimiento, fueron 278 las mujeres asesinadas en 2018. La cifra representa un aumento del 10,7 por ciento. En ese marco, este lunes, a las 17 horas, distintas agrupaciones marcharán al Congreso de la nación para pedir “Basta de femicidios y travesticidios, por el Aborto Legal, seguro y gratuito, por la declaración del Estado Nacional en emergencia por Violencia de género", entre otros reclamos.

A cuatro años del Ni Una Menos
A cuatro años del Ni Una Menos

“En el momento de mayor precarización de nuestras vidas, por quinta vez, volvemos a gritar Ni Una Menos. Porque todos los días vemos cómo la violencia económica hace implosión en las casas y en los barrios, sobre nuestros cuerpos. Se repite que aún en esta crisis no hay estallido. ¿Quién hace ese diagnóstico? No es así: la asfixia estalla como violencia machista, estalla la crueldad contra las niñas obligadas a gestar, en los femicidios, en los lesbicidios, los travesticidios, estalla como ajuste y fragilización de nuestros vínculos, estalla como enfermedad en cuerpos agotados, estalla en la indigencia y en los desalojos, estalla en la violencia correctiva contra cuerpos trans. Nuestro diagnóstico feminista de la crisis no puede despreciar estas formas de la violencia. Porque es la crisis también la que no nos deja decir No, cuando queremos decir No, y condiciona todas nuestras decisiones vitales. Las redes feministas son las que están haciéndose cargo de estos cuerpos y territorios implosionados. Nosotras sí contamos muertes, a diario. Estos cuerpos nos importan. Ni una menos”, reza la convocatoria a la movilización de este lunes, a las 17, en el Congreso de la Nación.

El documento al que tuvo acceso AIM subraya: “La inflación constante nos obliga a endeudarnos para sobrevivir, para comprar comida y medicamentos. Al hambre se responde con más ofertas de endeudamiento, la especulación financiera se alimenta de nuestra desesperación y los mismos caballeros que acumulan en los mercados se jactan de su pacto patriarcal que entrega como dádiva una lista de 60 alimentos básicos. La violencia machista se consagra con un pacto de caballeros que nos quiere obedientes y sumisas, cada día más empobrecidas y violentadas. En esta crisis, se imponen los sectores fundamentalistas que disciplinan con crueldad. Las iglesias organizan su economía de la obediencia, avanzando en el sometimiento de nuestras libertades con su sistema de culpa y castigo. Se proponen como refugio de la intemperie neoliberal pero sólo ofrecen cárcel a nuestro deseo y nos quieren imponer la maternidad obligatoria. El 3 de junio volvemos a las calles, ahí donde ya experimentamos la potencia de estar juntes transformando nuestros cuerpos ahora mismo, a la vez que inventamos formas de vida feministas a la altura de nuestro deseo de cambiarlo todo”.

En distintas ciudades del país, miles de mujeres volverán a gritar por cuatro año consecutivo: “Vivas, libres y desendeudadas nos queremos. Basta de femicidios y travesticidios. Por el Aborto Legal, seguro y gratuito. Por la declaración del Estado Nacional en emergencia por Violencia de género. Por el cupo laboral nacional travesti/trans”.

Algunos datos

En total, 278 víctimas letales de crímenes de violencia de género. 255, víctimas directas de femicidios -de las cuales cuatro fueron transfemicidios- y 23 femicidios vinculados. El 83 por ciento de las víctimas tenía un vínculo previo con los varones indicados, imputados, procesados o condenados, con condena firme o no, en los expedientes. El 56 por ciento de los femicidios fueron cometidos por parejas o ex parejas. El 15 por familiares y el 12 por ciento por personas con otros tipos de vínculos. El resto, por hombres que las víctimas no conocían.

Los datos corresponden al 2018 y son alarmantes. Aún más si se los compara con el mismo informe que elabora año tras año la Oficina de la Mujer, basado por los Poderes Judiciales: en 2017 se relevaron 251 víctimas directas de femicidios y 22 de femicidios vinculados en todo el país. A cuatro años de la primera marcha del Ni Una Menos, el drama que se desprende de las cifras no sólo indica que los números se mantienen, sino que están aumentando.

El 3 de junio de 2015 una multitudinaria movilización copó las calles de todo el país con un lema espontáneo, agudo y contundente: "Ni Una Menos", la misma que comenzará esta tarde a partir de las 17 frente al Congreso de la Nación y en diferentes puntos de la Argentina. La que reúne familias, amigas y compañeras. La que expresa el júbilo a través de la unión. La caminata angustiante, con velas encendidas, repleta de carteles con rostros y nombres de mujeres que fueron asesinadas.

La actualización anual del Informe de Femicidios en Argentina, publicado por la Corte Suprema de Justicia, detalló que "las principales víctimas directas de femicidios fueron mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años. Luego, sigue el grupo de entre 35 y 44 años y, en tercer lugar, aquellas de 45 y 59 años.

Del total mencionado, 76 mujeres fueron asesinadas mediante el uso de armas blancas. Otras 73 murieron mediante el empleo de la fuerza física. A 61 las mataron con armas de fuego. 18, a través del fuego y otros medios combustibles. El informe reveló que otros 36 casos se incorporaron mediante el término "otros medios". Con relación a las cuatro víctimas trans no se obtuvo información.

Ni una menos

Artículos Relacionados

Teclas de acceso