Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$168,0 / $176,0

Política
Política

“Bajá la moneda y lo cagamos a tiros”: escándalo en Camioneros por un audio de un presunto sicario

En la comunicación aparece Juan Mateo Chulich, que responde a Hugo Moyano; el arreglo sería para atacar a Serio Aladio, titular del gremio a nivel provincial y opositor a la conducción nacional

Un nuevo hecho de violencia vuelve a salpicar al gremio de Camioneros, esta vez, en la seccional de la provincia de Santa Fe. En las últimas horas, la Justicia logró captar una escalofriante llamada telefónica entre presos de la cárcel de Piñero con el hombre fuerte de Hugo Moyano en la pelea por el control sindical provincial. En la conversación le propusieron asesinar a Sergio Aladio, opositor a líder gremial y titular de la Confederación local.

En el mensaje, surgido de una escucha judicial legal, un preso de la cárcel de Piñero se comunica con Juan Mateo Chulich para ofrecerle atentar contra Aladio. “Hola, tu número me lo pasó el Seba Camaño. Nosotros somos los que prendimos fuego al sindicato de Aladio. ¿Ahora vos querés que lo caguemos a tiros? Tenés que bajar la moneda amigo, bajá la moneda y lo cagamos a tiros al toque”, afirma el preso, que no fue identificado. La Justicia citó a Sebastián Camaño pero su declaración no aportó avances en la causa.

Juan Mateo Chulich es el referente de Moyano en Santa Fe y habría contratado gente para atentar contra la vida del secretario general del Sindicato, Sergio Aladio, según la investigación judicial. Ellos, desde la cárcel, lo volvieron a contactar para culminar el trabajo.

La transcripción de la escucha telefónica registrada por la Fiscalía Regional 3 de Venado Tuerto grafica la gravedad de los hechos. La comunicación fue detectada por la Agencia de Investigación Criminal y el fiscal Iván Raposo de Venado Tuerto, quien había pedido intervenir el teléfono del dirigente cercano a Moyano. El origen de la causa fue una denuncia que radicó el 29 de junio del año pasado un afiliado de esa ciudad del sur santafesino, quien aseguró que había sido amenazado para desafiliarse de la obra social de Camioneros a nivel provincial para ser traspasado a la nacional.

“Cuchame (sic). Nosotros somos los que prendimos fuego al sindicato de Aladio. ¿Ahora vos querés que lo caguemos a tiros? Tenés que bajar la moneda amigo, bajá la moneda y lo cagamos a tiros al toque, como la vez pasada. Vos sabés que bajás la moneda y lo hacemos al toque”, señala uno de los presos.

“Después hablá… Nos comunicamos bien, bajá la moneda y le hacemos lo que vos quieras, como siempre”, agrega el presidiario, a lo que Chulich le responde: “Listo, listo”.

El conflicto entre Aladio y el clan Moyano viene de larga data, desde que los seguidores del primero decidieron, asamblea mediante, desafiliarse y retirarse de la Federación de Camioneros acusando manejos espurios. En el medio, hubo varios episodios de aprietes y extorsiones hacia La Confederación santafecina.

Aliado de los Moyano, Chulich creó un sindicato alternativo al de Aladio con la venia del Ministerio de Trabajo. En medio de esa disputa, la sede de Camioneros de Aladio sufrió un atentado y el dirigente denunció amenazas. El preso se presentó ante Chulich como el autor de un incendio en esa sede gremial, aunque las fechas no coincidirían. El aliado de los Moyano apenas interviene durante la llamada, aunque al final afirma: “Listo, listo”.

Aladio denunció que los Moyano presionan y amenazan a los afiliados de Camioneros para pasarse al gremio que conduce Chulich. En el marco de la denuncia de uno de los afiliados del sindicato de Aladio fue que la Justicia decidió intervenir el teléfono de Chulich: allí se descubrió la llamada del preso.

En su disputa con los Moyano, Aladio se mostró con Héctor Daer (Sanidad) referente de los “Gordos” en la conducción de la CGT, que comparte con Pablo Moyano y Carlos Acuña.

Historia violenta
Por si fuera poco, hubo otro impactante antecedente: el exsecretario general de la seccional santafesina de Camioneros, Abel Beroiz, fue asesinado por encargo y sus autores tanto materiales como ideológicos se encuentran hoy condenados.

El cargo fue ocupado entonces por el dirigente Marcelo Dainotto, un gremialista muy cercano a Moyano, quien -sin embargo- debió dejar el cargo en 2014 denunciado por irregularidades en el manejo de fondos del sindicato. Además, su desplazamiento fue votado por una asamblea en la que se enfrentaron dos sectores del gremio y terminó con un muerto y cuatro heridos de bala.

Moyano entonces buscó designar a un nuevo jefe sindical, pero un sector interno se opuso y después de una extensa disputa judicial, en 2016 Aladio ganó la conducción gremial pese a la resistencia de la cúpula nacional de Camioneros que reaccionó disponiendo primero la desafiliación de la delegación provincial de la Federación y luego avanzó con la creación de un gremio propio, al frente del cual fue designado Chulich.

santa fe

Artículos Relacionados

Teclas de acceso