Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,25 / $83,25

Política
Política

Salud: Hacer daño hasta el último día

Si se realiza un análisis de la política de salud de Cambiemos, las voces de rechazo son muchas. Demoras en la provisión de vacunas, leche, drogas para VIH y oncológicas fueron un denominador común en el reclamo de los ministros que emitieron una declaración en contra de la política que lleva adelante la cartera en el ámbito sanitario, registró AIM.

Salud: Hacer daño hasta el último día
Salud: Hacer daño hasta el último día

Luego de reunirse en la Fundación Isalud con su titular Gines González Garcia, 14 ministros de provincias opositoras al gobierno emitieron una dura declaración donde denuncian el abandono del que son objeto por parte de la cartera nacional que conduce Adolfo Rubinstein.

Demoras en la provisión de vacunas, leche, drogas para VIH y oncológicas fueron un denominador común en el reclamo de los funcionarios, indicaron a AIM desde la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa).

“Mientras el actual titular de la cartera viaja a Naciones Unidas para hablar maravillas de la Cobertura Universal de Salud, aquí en el sector público falta de todo”, denunciaron desde Fesprosa en un documento al que tuvo acceso AIM.

Todo lo contrario, “hace cuatro meses que los residentes nacionales de primer año no cobran. Junto con ello, la dirección del Posadas que depende de la secretaria de Salud, produjo desplazamientos arbitrarios de jefes de servicio en los últimos días”, agregaron.

A pesar de que cada día aparece como más probable la derrota electoral del gobierno de Cambiemos, “sus funcionarios de salud insisten en hacer daño hasta el último día de su mandato”.

Un párrafo aparte merece el acuerdo sobre el menú de soluciones que habrían acordado los ministros provinciales y el titular de la fundación Isalud. Por ejemplo, en lugar de promover la producción pública de medicamentos como impulsa la multisectorial con sus 15 puntos, se habló de hacer compras centralizadas a los laboratorios privados nacionales, aun sabiendo que la producción pública abarata los costos y mejora la accesibilidad.

En lugar de promover incentivos para incorporar personal de salud en blanco, se habló de continuar con planes de precarización laboral como el de Médicos Comunitarios.

Desde Fesprosa y el Movimiento por el Derecho a la Salud, “sostenemos que los planes focales como Sumar, Nacer, Remediar y la CUS no fueron ni son respuesta a los graves problemas de nuestro sistema de salud”.

Desde la multisectorial por los 15 puntos, “proponemos derogar la CUS, promover el trabajo en blanco y, por supuesto, apostar a la producción pública de medicamentos. También terminar con los planes focales y promover la atención Universal y el Sistema único de salud”.

Por último, según pudo saber AIM, impulsan un gran debate sobre el sistema de salud que necesita la Argentina. Los planes focales y el apoyo al sector privado son parte de las recetas neoliberales que ya han fracasado y que el pueblo rechazó en las urnas.

Qué sabemos de la CUS

Desde la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa), afirmaron su rechazo a la Cobertura Universal de Salud, política que desea implementar el Gobierno y “no es otra cosa que el aseguramiento que viene impulsando el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, advirtió a AIM la representante del sector en Santa Fe, María Fernanda Boriotti.

En diálogo con esta Agencia, Boriotti ratificó el rechazo de la Federación a la Cobertura Universal de Salud (CUS), y se manifestó “en defensa del sistema público”, ya que la medida estatal “no es otra cosa que el aseguramiento que viene impulsando el Banco mundial y la OMS.

Desde la OMS, establecen que el acceso universal y la cobertura universal de salud implican que todas las personas y las comunidades tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios integrales de salud, adecuados, oportunos, de calidad, determinados a nivel nacional, de acuerdo con las necesidades, así como a medicamentos de calidad, seguros, eficaces y asequibles, a la vez que se asegura que el uso de esos servicios no expone a los usuarios a dificultades financieras, en particular los grupos en situación de vulnerabilidad.

Sin embargo, muchas polémicas y desacuerdos se ciñen detrás de esta política que apunta a aplicar el Gobierno.

Según denuncias del sector sanitario, el sistema de salud público gratuito y universal, ideado por Ramón Carrillo y ejecutado por el peronismo a partir de 1946, sufrirá cambios enormes y quedará apenas restringirá a una canasta básica de prestaciones médicas.

El CUS es impulsado por Cambiemos desde el inicio del mandato de Mauricio Macri. “Los médicos sanitarias y los trabajadores de los hospitales públicos rechazan la iniciativa y aseguran que tras esa sigla se esconde un ajuste que determinará restricciones severas en el acceso al sistema público de salud y profundizará la inequidad”, cuenta el advierten.

“Sucede que, a partir de la implementación del nuevo sistema de salud pública, las prestaciones que brindarán los hospitales, en principio, sólo se ceñirán al Programa Médico Obligatorio (PMO): cualquier afección que requiera un tratamiento por fuera de esa cobertura básica tendrá que ser autorizado especialmente o se deberá pagar”, sostienen desde el ámbito sanitario, al tiempo que agregan que “la puesta en marcha del CUS es un maquillaje del sistema de salud que terminará en la privatización de muchos servicios de los hospitales provinciales que no podrán financiar su funcionamiento”.

El programa es impulsado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, según los profesionales de la salud que observan con preocupación su puesta en marcha, afectará a los usuarios de los hospitales públicos, pero también a los afiliados de las obras sociales y las prepagas ya que, se sacarán prestaciones del PMO. De esta manera, tratamientos que hasta hoy financiaban las entidades de salud sindicales o privadas deberán ser abonadas por los usuarios.

Cambiemos salud

Artículos Relacionados

Teclas de acceso