Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$72,00 / $77,00

Provinciales
Provinciales

Ilustración, masonería e iluminación

Los Illuminati, una secta surgida del clima del iluminismo europeo que viene del Renacimiento, pero que tomó forma con el filósofo inglés John Locke, se refiere ante todo a la secta de los Illuminati de Baviera.

Los Illuminati son acusados de conspirar con la intención de controlar el mundo, sobre todo económicamente.
Los Illuminati son acusados de conspirar con la intención de controlar el mundo, sobre todo económicamente.

La secta fue fundada por un jesuita alemán, Adán Waishaupt, el primero de Mayo de 1776, posiblemente no por casualidad el mismo año de la revolución norteamericana.

Sus fines declarados eran, como los de la ilustración misma, oponerse a la superstición, a los mitos, a los prejuicios, a la influencia religiosa en la vida pública, a los abusos de poder del Estado y favorecer la instrucción general y la igualdad de derechos de los sexos

A poco andar, en 1785, el gobierno de Baviera prohibió la secta de acuerdo con la iglesia católica.

Sin embargo, los illuminati no desaparecieron aunque sus prolongaciones son dudosas. Nunca abandonaron su condición de sociedad secreta y quizá por eso fueron depositarios, merecidos o no, de cierta cantidad de acusaciones que por lo general suscita lo desconocido y temido.

Eran y son acusados de conspirar con la intención de controlar el mundo, sobre todo económicamente. La evolución que a la vista, casi sin secreto alguno, vienen experimentando las finanzas en la actualidad, hace fácil ver en ella una obra de un grupo mínimo de personas, las célebres "200 familias" que habrían conservado los propósitos y las ideas de Waishaupt para hacerlas realidad.

Pero una cosa es una sociedad secreta y otra el establecimiento de un nuevo orden mundial fundado en el monopolio del poder, primero económico y financiero, luego político.

Vemos el establecimiento de un imperio global, que suele presentarse como inevitable, natural, inscripto en la naturaleza de las cosas, como gustaban presentarlo dos de sus principales mentores conocidos del siglo pasado: Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Como sea, ambos habían dejado por el camino muchos de los ideales "progresistas" y antiautotarios de los primeros illuminati, para conservar el núcleo de poder que ya estaba en los orígenes. Y eso a pesar de que Adam Weishaupt aparece mencionado en la historia del anarquismo.

Weishaupt era profesor de derecho eclesiástico y filosofía práctica de la universidad de Ingolstadt, Baviera. En 1776 fundó con dos alumnos suyos la Asociación de los perfectibilistas ("Bund der Perfektibilisten"), o "perfeccionables", palabra que envolvía las intenciones de la organización dentro de sus ideales de progreso.

El símbolo de la asociación era el búho de Atenea, el pájaro simbólico de la sabiduría. El grupo se reorganizó en 1778, cuando el propio Weishaput le impuso otro nombre Bund der Illuminaten y luego Illuminatenorden ('Orden de los Iluminados').

La primitiva asociación dirigida a acumular conocimientos era ahora una sociedad secreta neta, que por su organización y métodos era deudora de la Compañía de Jesús.

En 1787 la secta se prohibió en Baviera junto con los masones, debido a que estaba en el aire el clima que ya anunciaba la revolución francesa

Cuando ésta se produjo, la reacción europea contra los jacobinos, que metían mucho miedo, se extendió sin discriminación a los illuminati, confundidos todos, quizá no enteramente sin razón, en las mismas condenaciones

El modelo ilustrado, las ideas políticas y filosóficas que sostenía la ilustración, eran propias de los illuminati. Según Weishapt, en el «tiempo de la madurez» (tomado de las ideas del abad italiano medieval Joaquín de Fiore) el género humano superará el despotismo sin violencia a través de la provocación de la nostalgia, de la libertad, mediante la ilustración y mediante el autodominio.

Entonces, la propuesta "exotérica" de la sociedad secreta era devolver a los hombres a la tierra prometida de libertad y progreso, de igualdad, fraternidad y solidaridad

Los Iluminati, según el filósofo Jürgen Habermas, se caracterizaban como muchas otras organizaciones similares, por el intento de formar la opinión pública mediante la ilustración, la fe en la educación de las masas.

Por eso, cada cofrade debía dar explicaciones a los otros de su nivel y recibir de los superiores en la orden una cuota mensual de instrucción, mediante obras ilustradas cada vez más exigentes

La iglesia católica, paradójicamente, ayudaba a eliminar la influencia católica. El individuo debía emancipar su mente, lograr el "pensamiento autónomo" como se definió luego, y para eso debía practicar el examen de conciencia de los jesuitas.

El triunfo de la ilustración y de la razón como la había establecido Descartes venía acompañado de ritos y ceremonias que terminaron en el absurdo del endiosamiento y de los templos a la diosa razón durante el Terror revolucionario.

Como en cualquier secta de esa índole, los miembros eran obligados a comulgar los principios de libertad, tolerancia y autonomía sufriendo un avasallamiento sin contemplaciones, un control mental mediante técnicas psicológicas totalitarias.

ciencia control Economía Illuminatti Mundo sociedad secreta

Artículos Relacionados

Teclas de acceso