Empatía y planificación urbana son claves para hacer las ciudades accesibles

// AIM.

El bastón blanco “es una herramienta de movilidad que le permite a la persona ciega desplazarse en la vía pública con mayor autonomía e independencia, sobre todo en las ciudades que vivimos que no son inclusivas y con una sociedad que no es empática”, afirmó a AIM la directora de la escuela Helen Keller, Judit Ramírez.

Este 15 de octubre se celebra el día internacional del bastón blanco. La idea en la jornada “es concientizar y apelar a la empatía, es decir, instar a la gente que se pregunte qué  haría si se perdería el sentido de la visión, es decir, cómo nos desplazaríamos en una vereda (que a veces están rotas, dejan bolsas de basura o estacionan sobre ella)”, indicó a esta Agencia la docente, quien remarcó que se busca “sensibilizar a la sociedad acerca de los obstáculos que las personas no videntes enfrentan para su libre circulación, representando una contribución a la inclusión”.

En ese sentido, la directora explicó que el bastón blanco “es un dispositivo que le permite a la persona ciega desplazarse en la vía pública con mayor autonomía e independencia, le sirve para detectar obstáculos, mediante las técnicas de rastreo, es decir, es una herramienta muy importante, más considerando que vivimos en una sociedad con poca empatía y en ciudades que no están pensadas o diseñadas para  que toda persona pueda desplazarse libremente”.

“Nuestra sociedad está pensada desde lo visual y hay cosas que no se tienen en cuenta”, precisó la profesora, quien ejemplificó: “A veces es la misma gente la que pone obstáculos y lo hacen porque no tienen consciencia, por eso acudimos a la empatía, porque quizás alguien saca la bolsa de basura y no la pone en el contenedor y no se pone a pensar que puede pasar una persona con baja visión y puede chocarla”.

Además, “los diseños de los edificios y las ciudades no se piensan en función de la accesibilidad de todas las personas”, por lo que “hay que avanzar en ciudades más amigables y accesibles en base a lo que dice la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que Argentina adhirió en su Constitución pero muchas veces no se cumple porque se sancionan Leyes u ordenanzas que omiten estos principios o, a veces, legislan en ese sentido pero queda todo como letra muerta, porque muchas veces no se destinan los recursos que se corresponden ”.

“Tiene que haber un cambio en quienes ejecutan las Leyes, porque las normas están pero los gobernantes no destinan los recursos y herramientas para que se cumplan. Además, a eso hay que sumarle la educación de todas las personas, para que aprendan cuáles son los derechos de las personas con discapacidad para ser respetuosos de los demás y no constituirse como un obstáculo para otros”, aseguró.

Actividades en Paraná

Este martes, por la mañana,  en la escuela Helen Keller habrá una volanteada y se acercará información a los negocios y vecinos y, por la tarde se realizará una jornada recreativa en la plaza Mujeres entrerrianas, donde habrá circuitos, deportes adaptados y se utilizará la bicicleta tándem.