Reforma a la Ley de Pesca, una deuda con Argentina

El Poder Ejecutivo nacional propuso la sanción de nuevas leyes que permitan endurecer las multas para penalizar la pesca furtiva en el Mar Argentino. Sin embargo, “no alcanza solo con actualizar las multas, sino que deben alentarse otras medidas para desalentar la pesca ilegal”, advirtió a AIM el referente del Círculo de Políticas Ambientales, Milko Schwarzman.

Reforma a la Ley de Pesca, una deuda con el ambiente

Desde el Círculo de Políticas Ambientales, “escribimos un documento como aporte al tratamiento del proyecto de ley oficial, que modificará la Ley Federal 24.922, de Pesca, el cual, según lo anunciado por el Gobierno, buscará endurecer las multas a la pesca ilegal, actualizar los montos de las mismas, y cobrar el acarreo y la captura que hay en bodega del barco”, expresó Schwarzman.

Sin embargo, el especialista alertó a AIM: “No alcanza sólo con actualizar las multas, sino que deben alentarse otras medidas para desalentar la pesca ilegal”.

En ese sentido, especificó que “el problema más grave que sufre el mar argentino y el Atlántico sur occidental es la pesca ilegal y la furtiva. En el pico de temporada al borde de la zona económica exclusiva, se llegan a contar más de 500 barcos pesqueros, que corresponden a más de cinco nacionalidades (entre las que se encuentran China, Taiwán, Corea del Sur y España)”.

Estas embarcaciones “generan un daño terrible, porque pescan sin ningún tipo de control fuera de temporada sin observadores a bordo ni control de sus estados de bandera. A su vez, tiran basura al mar en toneladas. No discriminan especies, hay captura incidental y lo más grave de esto es que nadie puede estar allí para documentar el impacto que, sabemos, es altísimo”, denunció a este Medio.

Qué entendemos por pesca ilegal

Es cuando una de las embarcaciones ingresa y realiza actividades de pesca sin ningún tipo de permiso del estado ribereño o cuando pescan especies amenazadas o ingresan en áreas marinas protegidas.

Asimismo, se refiere cuando están fuera de la milla 200, denominándose pesca furtiva, porque son barcos que no están controlados por nadie y operan de una forma anárquica.

“El impacto ambiental que genera esta flota es terrible, ya que, por más que esté en la milla 201, fuera del mar argentino, el daño es el mismo, porque son las mismas especies, a saber, el calamar, la merluza, las mantarrayas o los delfines, entre otros”, explicó a AIM.

Desde el Círculo, “proponemos varias medidas que podrían ser tenidas en cuenta en caso de contar con una nueva ley”. En ese sentido, “creemos que la incautación de la embarcación debe ser una de las medidas a tener en cuenta, porque todas las que se capturaron en los últimos años están nuevamente pescando en el borde de la milla 200 del mar argentino, generando un daño altísimo, con posibilidad de reincidencia en pesca ilegal”, aseveró.

“Capturamos un barco, pagan la multa y siguen depredando el Atlántico sur. Consideramos que la incautación de la embarcación debería ser parte de las sanciones”, dijo y agregó que “se debería hacer más a nivel diplomático. Es lo que hace falta desde hace mucho tiempo”.

El especialista indicó a AIM que debe haber mayor transparencia y libertad de información. “Todos los datos que se recaben cuando se capturan estos barcos deben ser de publico conocimiento. También se deben sancionar las condiciones de vida abordo y los casos de esclavitud que estan ocurriendo. Los capitanes y oficiales de las embarcaciones deben ser encarlcelados y pasar por el proceso penal correspondiente. Hasta ahora, son causas civiles y no tienen costo para los oficiales de los barcos”.

“Tomar estas medidas desalentará la pesca ilegal, ya que, hasta el momento, los capitanes y oficiales se ríen de las medidas argentinas”, lamentó.