Resisten una nueva amenaza de desalojo en el Bauen, el emblema de las empresas recuperadas

La jornada pacífica cuenta con importante acompañamiento de referentes y militantes sociales, sindicales y políticos, en la sede de la avenida Callao al 300 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La orden fue emitida por la jueza Paula Hualde.

Los trabajadores de la cooperativa del Hotel Bauen prosiguen con una jornada cultural como una forma de resistencia ante la nueva orden de desalojo del edificio de Callao 360, que mantienen en funciones desde 2003. La orden fue emitida por la jueza Paula Hualde. En el mismo edificio, además, funcionan otras cuatro cooperativas que también corren serio peligro ante el eventual desalojo.

La jornada contó con la incesante presencia y apoyo de una importante cantidad de referentes sociales, sindicales y políticos. Entre muchos otros referentes que acercaron su solidaridad se puede mencionar a Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), Gisela Cardozo (Apdh), Sergio Palazzo (Secretario General de la Asociación Bancaria), Hugo Yasky (Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina Y Diputado Nacional por el Frente de Todos), Roberto Baradell (Secretario General Suteba y Secretario General de la CTA provincia de Buenos Aires), Eduardo López (Secretario General de UTE y de CTA Ciudad), Daniel Tano Catalano (Secretario General ATE Capital), Héctor Amichetti (Secretario General Federación Gráfica Bonaerense), Rafael Klejzer (Secretario General de CTEP Capital), Roberto Beto Pianelli y Virgina Bouvet (Agtsyp – Metrodelegados), Diego Pietrafesa (Sipreba), Edgardo Llano (Secretario General de APA, Asociación del Personal Aeronáutico), Christian Miño y Joaquín Fernández (CNCT), Juan Carlos Junio (Partido Solidario), Gabriel Solano (Legislador porteño del FIT), Vilma Ripoll y Celeste Fierro (MST) y Juan Marino (Partido Piquetero).

En 2007, 2012, 2014 y 2017 los trabajadores de la cooperativa pasaron por situaciones similares, que lograron revertir. Esta nueva orden de desalojo emitida por la jueza Paula Hualde representa una amenaza para los cerca de 100 cooperativistas que trabajan en el hotel pero también para los 70 integrantes de las otras cuatro cooperativas que allí funcionan, que conforman el Espacio Cooperativo Bauen: las redacciones de La Garganta Poderosa y Revista Cítrica, la cooperativa de artistas El Descubridor y el almacén del Movimiento Popular La Dignidad. La jornada cultural forma parte de una vigilia permanente que comenzó el viernes pasado con una cena solidaria de la que participaron más de 600 personas, y que incluirá espectáculos (música y teatro), mesas debate y proyección de documentales.

La orden de desalojo deviene de un reclamo generado por Mercoteles S.A, empresa perteneciente al grupo Bauen, que construyó el edificio con un crédito impago a la ex Banade, otorgado por la dictadura cívico-militar para ampliar la oferta hotelera del Mundial 78, dinero público que nunca fue devuelto al Estado Nacional. En diciembre de 2001, los mismos empresarios que recibieron esos fondos provocaron el cierre del hotel, dejando a todos los trabajadores en la calle y abandonando las instalaciones.

En 2003 el hotel fue recuperado por los ex empleados y desde ese momento es una empresa gestionada por sus trabajadores. Esta nueva embestida contra los trabajadores del Bauen se da luego del veto del presidente Mauricio Macri a la ley de expropiación votada por amplia mayoría por el Congreso nacional en 2016.

Fuente: Tiempo Argentino.