Secar la ropa en días de lluvia y humedad

La lluvia no para, el mal tiempo podría seguir en Paraná y esto pone en jaque nuestros placares. La ropa de trabajo, los uniformes de la escuela, cada día se transforman en algo más difícil de tener limpio y (sobre todo) seco. En esta nota de AIM, algunos puntos que podemos tener en cuenta y practicar en casa, para no quedar sin nada para usar. El objetivo: no llegar a gastar las sumas abultadas que se pagan en los lavaderos.

Por estos días, la lluvia se convirtió en el enemigo de muchos y por eso es necesario tener en cuenta posibilidades para secar la ropa sin necesidad de gastar mucho.

El ventilador que tenemos en casa

Cuelga la ropa en un tendedero para interiores y coloca un ventilador para mover el aire entre las prendas. La circulación del aire es fundamental para que tu ropa se seque rápido y quede sin olor a humedad.

Deshumidificador

Un deshumidificador cerca de la ropa absorberá la humedad del ambiente, lo cual ayudará a que tus prendas se sequen con rapidez.

Centrifugadora

Un ciclo de centrifugado extra en tu lavadora reducirá considerablemente el tiempo de secado una vez que está colgada. Para hacerlo solo deberás esperar a que termine todo el ciclo de lavado y volver a repetir el centrifugado. Tu ropa saldrá casi seca.

Tendedero

Coloca un tendedero plegable arriba del calefactor o radiador (bastante más arriba para que tu ropa no se queme) en el que puedes colgar tu ropa centrifugada. Al recibir el calor se secará en un abrir y cerrar de ojos. Este método por supuesto, es para los días de frío invernal, pero es un buen consejo de lavandería.

Sogas en el garaje

No quedan muy estéticas, pero nadie va a verlas. Lo mejor es que estén bien altas y que pongas muchas, así podrás colgar toda tu ropa bien estirada. Coloca por debajo un ventilador, como se aconseja en el primer punto.

Cuelga la ropa lo más rápido posible

Una vez que termine el ciclo de lavado, lo correcto es colgarla al instante, pues si la dejas dentro de la lavadora comenzará a tomar mal olor.

Da vuelta la ropa colgada

Igualmente, los días de humedad, la ropa colgada adentro tarda mucho en secar, es por eso que tal vez la dejas un par de días colgada en tu tendedero interior sin siquiera prestarle atención. Si queres que tu ropa se seque más rápido deberás colgarla y luego de medio día, colgarla al revés, porque hay zonas que se secan y otras que no. Un ejemplo: primero cuelgas una camiseta por su parte de abajo (queda “de cabeza”) y al cabo de unas horas, la das vuelta y la cuelgas de los hombros.

Más trucos

Si nada de esto alcanza, aunque suene increíble, la heladera absorbe la humedad de los productos, como por ejemplo lo hace con las fetas de queso de máquina. Para secar la ropa es necesario doblar la prenda húmeda dentro de una bolsa y dejarla durante la noche. Eso sí, cuidado con la limpieza del refrigerador, porque la ropa absorberá el olor.

Pero incluso para ello, hay solución. Un uso poco común que se le da al vodka es para quitarle el olor feo a la ropa. Para esto hay que rociar vodka con un pulverizador sobre la prenda y dejarla secar unos minutos. Eso sí, no seques la ropa con calor, podría quemarse.

El truco de la toalla

Las toallas son un artículo imprescindible en el listado de triquiñuelas para conseguir un secado exprés. Abre bien una grande de baño y colócala sobre una superficie plana, estira esa camisa que necesitas con urgencia encima y enróllala. Poco a poco, como si estuvieras haciendo un churro gigante. No tengas miedo de darle vueltas y apretar: la toalla atraerá la humedad.

Otra idea es incluir una toalla grande en la secadora junto a tu ropa mojada. Absorberá el agua del resto de la colada. Esta vez en lugar de a mano, a máquina.

Pequeñas prendas en el escurridor de verduras

Bombachas, medias, boxers, slips, es de lo que más suele faltar en los cajones cuando estamos en crisis de ropa. Parece que nunca se van a acabar, pero sí, llega ese fatídico momento en el que vamos al armario y no queda ni un par limpio y emparejado. Es el momento de lavar a mano. Además de escurrir bien toda la ropa interior, pásala por un centrifugador de alimentos. El 50 por ciento de la humedad se escapará por sus rendijas.

Lavadero de ropa

Si nada de esto sirve, siempre podemos tener a mano un lavadero de ropa comercial. Si bien el canasto para lavar actualmente puede resultar caro y al tener mucha ropa sucia, el presupuesto sería muy alto, una posibilidad es lavar en cara y solo llevar a secar.

El secado de un canasto de ropa en un lavadero de Paraná cuesta 100 pesos y si bien en algunos comercios hay demoras, hay bastante oferta de lugares como para poder elegir y tener la ropa impecable, en poco tiempo.