Violencia de género: Las mujeres indígenas, las más vulneradas

El feminismo comunitario indígena denuncia que el nivel de violencia contra la mujer perteneciente a pueblos originarios es el más alto de la población en general. El dato fue recopilado por el Enlace Continental de Mujeres Indígenas que nuclea a personas pertenecientes a todos los países que conforman América Latina.

Imagen: de unidiversidad.com.ar

En Latinoamérica enfrentan una doble discriminación histórica, no solo por ser mujeres sino también por su procedencia étnica.

Esta situación conlleva a que muchos derechos económicos, sociales y políticos sean vulnerados. Su autodeterminación como pertenecientes a una comunidad originaria genera mayor discriminación social.

“Las mujeres indígenas son víctimas del sistema patriarcal y víctimas del sistema capitalista que las desplaza de su territorio. Hoy muchas mujeres en el Abya Yala ponen en defensa a su territorio”, comentó a Unidiversidad Eugenia Figueroa, estudiante de Comunicación Social de la UNCuyo y feminista comunitaria indígena (perteneciente a la comunidad Colla Queyunp, Jujuy).

De acuerdo al Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, la violencia contra las mujeres y las niñas, adolescentes y jóvenes indígenas es política, social, económica, espiritual, física, sexual, psicológica y medioambiental.

“Las mujeres indígenas, particularmente las que habitan zonas rurales, situadas en un contexto de desigualdad, exclusión y pobreza extrema, requeridas para hacerse cargo de la subsistencia de sus familias, suman a esta situación violencia sexual y abusos similares a las  violencias vividas por sus antepasadas”, expresa uno de sus boletines informativos.

Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se expuso que en términos de asistencia social, las mujeres se enfrentan a menudo con barreras tangibles y socioculturales que obstruyen su participación como la falta de infraestructura, el analfabetismo y el limitado acceso a la información.

A partir de ello, las mujeres de Argentina, Chile, Bolivia y México embanderadas bajo el feminismo comunitario indígena realizan conferencias, debates y charlas en las que exponen muchas problemáticas con las que se encuentran día a día.

“Muchas no acceden a la educación porque viven en territorios muy alejados de la universidad. Es necesario generar políticas públicas efectivas sobre las comunidades originarias, y especialmente sobre las mujeres que son las más vulneradas en este contexto”, explicó Eugenia Figueroa a este portal.

Y agregó: “El feminismo comunitario es una teoría y acción política que hemos aprendido con el tiempo. Intenta disputar la hegemonía de los sentidos y significados del pensamiento eurocéntrico. Entendemos que hay que ser parte de las luchas que se viven en otros sectores. Es pensar desde nuestras categorías y nuestras luchas”.

Por Ángeles Balderrama para Unidiversidad (publicado el 05/04/19)