Zaratustra

Zaratustra ¿fue real o imaginario? ¿Fue zaratustra un legislador con un libro y un código para los iranios y arios o más bien una especie de mago adorador del fuego?

Foto ilustrativa.

El personaje ha causado enorme fascinación en occidente y causado cierta incertidumbre sobre la época en que vivió, tal vez porque este tipo de seres atemporales se perpetúan en el espacio-tiempo como si se tratara de una onda de radio o un simple eco que como siempre el sedimento de la historia se encarga de devolvernos deformado.

Tal es el caso de Zaratustra. ¿Adorador del fuego?.¿Dualidad en el mismo plano de los espiritus del bien y el mal, algo inadmisible en el monoteismo?.

Lo cierto es que Zaratustra reprobó el sacrificio de víctimas (osea la cultura del sacrificio humano) y el encantamiento del haoma, que algunos autores han asociado simplemente al vino.

Algunos otros autores argumentan que en el Avesta no se menciona el culto al fuego y que en época sasánida ya aparecía una clara jerarquia de fuegos rituales, guerreros, de agricultores.

 

Zaratustra atestiguó, tras su viaje en busca de la sabiduria, que Ahura Mazda, el Dios Único supremo estaba acompañado de 7 ángeles, los Amesha Spenta, que pudieran ser abstracciones éticas divinizadas.

El caso es que el gran Zaratustra recibe la revelación del mismisimo Ser Supremo, Sabio, llamado Ahura Mazda cuya traducción podría ser la de «sabio señor», basado en su poder soberano y suprema justicia.

El Avesta nos lo han legado fragmentado y descabalado cuyo núcleo los Gathas constituyen los cantos a Ahura Mazda, la referencia total de Ser Supremo.

Según Eliade la teología de Zaratustra no era dualista sino un resumen de la lucha eterna entre el bien y el mal , del poder constructor y destructor, los cuales proceden de Ahura Mazda.

Según el autor Ahura Mazda sabía de la elección de Angra Mainyu por el mal y la destrucción pero no hizo nada por impedirla. Esto, según Eliade, da lugar a la trascendencia de Dios sobre toda clase de contradicciones. La vida después de la muerte forma parte del mazdeismo que es concebido como una cuenta exacta donde todas las acciones buenas o malas quedan registradas, las buenas acciones y los justos quedarán bajo los dominios de Ahura Mazda.

El legado en la cultura judaica de Zaratustra es innegable en el monoteismo, donde los judios de Babilonia fueron impactados por su doctrina y que según Masson Oursel éstos le deben una angelología calcada de la primera mención del maligno que aparece en el libro de Job, de influencia babilónica.

Pero la más importante influencia fue en la escatología judía. Los judíos pensaban que tanto los buenos como los malos eran confinados en el Sheol, un lugar lúgubre y sin esperanza.

Esta idea del juicio final así como la resurreción de los cuerpos y el envío de los justos al cielo fue la que influyó de manera decisiva en los fariseos en confrontación con los saduceos, los cúales no creían en la resurreción de los cuerpos pues no aparece en la Torah.

El desenlace final de los saduceos en la guerra romano-judía del 66 d.c. culmina con la primacía de los fariseos incorporando con ello la imagen zoroástrica de «las últimas cosas» (Toynbee).

Ahura Mazda es en definitiva para Zoroastro el señor de todas las cosas que hay en el cosmos, el cual le reveló su doctrina y le encargó que enseñe a los pueblos la luz que está oculta bajo todo resplandor

Zaratustra el creyente

Autor: Javier S. Martín

Publicado en España