Cooperativas entrerrianas listas para el mercado internacional

La granja del Sistema de Producción Integrada de Carne Porcina Reynafé. // AIM

La granja del Sistema de Producción Integrada de Carne Porcina Reynafé de las Cooperativas Agrícola, Ganadera y de Servicios Públicos Aranguren Limitada (Coopar) y de Servicios Públicos Gral. José de San Martín (de Seguí), está en condiciones de exportar a China y Rusia. Actualmente, el proyecto tiene una facturación de 13 millones mensuales, informaron a AIM

Las cooperativas Coopar y General San Martín miran al exterior. Mientras el Semillero Santa Rosa proyecta afianzar su presencia en Sudáfrica para entrar en el continente, el Sistema de Producción Integrada de Carne Porcina Reynafé SA proyecta exportar sus primeras jaulas a Asia, más precisamente a China y Rusia.

“Hace un par de meses que trabajamos con el consorcio Argenpork para meter un par de jaulas en la exportación a China”, contó Nelsón Reula, encargado de Reynafé, quien aclaró que lo que se podrá enviar “será un porcentaje (no mayor a un ocho o 10 por ciento) del total de la producción propia”.

En ese marco, precisó que “esta proyección es muy importante; la idea es tener una pata en el mercado de exportación y, así, abrir el abanico de producción en distintos mercados”.

Actualmente, el proyecto tiene una facturación de 13 millones mensuales. // AIM.

Actualmente, Reynafé “factura 13 millones mensuales, ya que se está en el pico mayor de crecimiento, lo que representa entre 660 y 750 cerdos por semana, es decir, 2.600 capones mensual que se están comercializando a tres mercados: dos frigoríficos de Buenos Aires y Pontesur”, precisó.

En un contexto económico y político adverso del país, la situación de Reynafé “es estable, ya que un año atrás se había encarado la ampliación de la granja y esto significó llevarla a 1.200 madres productivas, incorporando dentro de esta ampliación abuelas y bisabuelas, lo que significa tener nuestras propias madres, lo cual es muy importante por cuestiones sanitarias y de disponibilidad de las mismas”.

Precisamente, la mejora “llevó a ampliar las lagunas de afluentes; se construyeron lagunas de homogenización, dos de impermeabilizadas  y dos de decantación”, dijo y precisó que las impermeabilizadas se usarán como biodigestores, a corto plazo.

Sin embargo, precisó que el balance del año pasado fue muy ajustado debido a tres variables: “el aumento del cereal,  el mercado de la carne demoró en reflejar el aumento y la diferencia de IVA (compra de insumos contra la venta de los cerdos)”, por lo que la proyección de la empresa para estos tiempos “es esperar que se normalice la situación del consumo, ya que este primer bimestre marca una mejoría en la rentabilidad”.