Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$867,5 / $907,5

Economía
Economía

Negocian un desembolso presupuestario para compensar las pérdidas por la sequía

En los próximos días el equipo económico se trasladará a Washington para continuar las negociaciones con el staff del FMI con la intención de llegar a un acuerdo. El ministro de Economía, Sergio Massa estima viajar para el 18 de junio.

En los últimos días se lograron avances en la negociación con el Fondo Monetario Internacional, según señalaron fuentes del Palacio de Hacienda a Ámbito. La intención oficial es que antes de fin de mes se llegue a un acuerdo para recalibrar el programa en curso. Para cerrarlo, el ministro Sergio Massa viajaría el próximo 18 de junio a Washington.

Un paso considerado “muy importante” por las autoridades argentinas es que el Fondo “aceptó que el Banco Central intervenga en el mercado de cambios”, ante eventuales situaciones de stress. Lo que todavía no está resuelto es el monto que el FMI consentiría para estas intervenciones, según señalan en el Palacio de Hacienda.

Otra cuestión, no menos relevante, es que el ministro Sergio Massa está gestionando un desembolso presupuestario para compensar la pérdida de ingresos provocada por la sequía que, según reconoció el propio organismo, es la más grave de la historia argentina. Se trataría de fondos frescos cuyo monto también está en conversaciones.

Nuevas reglas de juego

Las desfavorables condiciones climáticas tuvieron un impacto que significó un cambio en las reglas de juego, según afirmó también el Fondo. En tal sentido, se prevé que el organismo dará un waiver (dispensa) por los incumplimientos de las metas estipuladas para el primer trimestre del año, cuando el organismo multilateral evaluaba un daño por la sequía menor al que realmente ocurrió (las últimas cifras calculan en más USD 20.000 millones a las pérdidas de exportaciones del agro).

Esto no quiere decir que el Fondo resigne su postura a favor de una mayor disciplina fiscal, según señalan noticias provenientes de Washington. Desde esta perspectiva, las autoridades argentinas señalan que presentarán “números consistentes”. Se trata de una tarea nada fácil tomando en consideración las dificultades que enfrenta la economía y las demandas de un año electoral.

Con todo, la aprobación del desempeño de la economía argentina en el primer trimestre del año (a pesar de los desvíos) posibilitará -según prevén en el Ministerio de Economía – un nuevo desembolso que se aplicará simultáneamente al próximo vencimiento con el organismo (unos USD 3.000 millones).

Con la aprobación del nuevo programa, el desembolso programado y la posibilidad de fondos extra, en el Palacio de Hacienda confían en enviar señales positivas a los mercados.

Al respecto agregan la ampliación en USD 5.000 millones de dólares en el swap otorgado por China, recursos que – señalan - se puede utilizar para intervenir en la plaza cambiaria y también para la recompra de deuda, aumentando el poder de fuego del Banco Central.

A los efectos de reformular el programa con el FMI, se prevé que el próximo jueves 15 de junio viajen altos funcionarios del Ministerio de Economía a Washington, misión a la que se sumaría Massa el domingo siguiente.

Como elemento a favor, en Economía señalan que “la administración de Joe Biden está empujando fuerte” dentro del Fondo para facilitar el acuerdo (Estados Unidos es el principal aportante del organismo). Cabe recordar que la semana pasada, Juan González, el principal asesor del del gobierno de Biden para América Latina, declaró que Estados Unidos respalda a la Argentina, aunque aclaró que cualquier desembolso estará sujeto a lo que el Gobierno acuerde con el staff del FMI.

El dilema de los técnicos del FMI es cómo logar una fórmula que evite un descontrol macroeconómico en el país, lo que implicaría adelantar fondos, pero sin poner en juego sus carreras. Es que, si los adelantos del Fondo no se utilizan para cumplir con los vencimientos con la entidad, más tarde o más temprano se entraría en default.

Otro de los problemas que enfrenta el staff es que seguir financiando a la Argentina a pesar de los incumplimientos, supone un costo en términos de la credibilidad del Fondo que, de esta forma, se ve expuesto a que los otros países que tienen programas semejantes reclamen un trato más benigno siguiendo el ejemplo argentino, como señalan analistas en los Estados Unidos.

Frente a estos estrechos márgenes, es que se supone que una de las pocas posibilidades podría ser que, amparados en la extraordinaria sequía que afectó a la Argentina, el FMI pueda disponer el giro de fondos frescos. Pero no tienen dudas de que la restricción externa seguirá siendo severa, que los controles a las importaciones continuarán y, posiblemente, se acentúen y la caída en la actividad es inevitable.

sequía

Artículos Relacionados

Teclas de acceso