Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$99,75 / $105,7

Internacionales
Internacionales

La deforestación amazónica es la más alta en una década

La deforestación en la Amazonía brasileña ha alcanzado el nivel anual más alto en una década a pesar de la creciente preocupación mundial por la devastación acelerada desde que el presidente Jair Bolsonaro asumió el cargo en 2019.

Entre agosto de 2020 y julio de 2021, la selva tropical perdió 10.476 kilómetros cuadrados, un área casi trece veces el tamaño de la ciudad de Nueva York, según datos publicados por Imazon, un instituto de investigación brasileño que ha estado rastreando el Amazonas.

Así lo indica Carlos Souza, investigador de Imazon: “La deforestación aún está fuera de control. Brasil va en contra de la agenda climática global que busca reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Souza pidió la reanudación urgente de las acciones del gobierno para detener la destrucción, incluida la aplicación de la deforestación ilegal impulsada por la agricultura en la región, que se ha visto afectada por los recortes presupuestarios del Ministerio de Medio Ambiente y las agencias de protección ambiental.

Incluso mientras se enfrenta a las acusaciones de desmantelar sistemáticamente las protecciones ambientales, Bolsonaro ha desplegado miles de soldados para combatir la deforestación ilegal y los incendios.

Pero la política ha resultado ineficaz, dijo Marcio Astrini, secretario ejecutivo de la organización Climate Observatory.

“Los datos muestran que no funcionó. Ninguna operación del ejército podrá enmascarar o revertir los ataques del gobierno federal contra el bosque”.

Astrini dijo que se espera que las tasas de deforestación en 2021 sean casi un 50 por ciento más altas que en 2018, antes de que Bolsonaro asumiera el cargo.
En junio, el entonces ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, renunció en medio de una investigación criminal por acusaciones de que se bloqueó una investigación policial sobre la tala ilegal de la Amazonía.

Pero el liderazgo del ministerio «no ha mostrado ningún progreso», dijo Astrini.

“Las medidas que benefician la exportación de madera ilegal, razón por la que Salles tuvo que dejar el cargo, siguen vigentes”.
Las nuevas cifras se dieron a conocer cuando los legisladores celebraron una audiencia pública para impulsar cambios en las políticas ambientales de Brasil, dijo la senadora Eliziane Gama en la audiencia:

“Estamos atravesando un momento muy duro en la historia de Brasil. Hay mucho negacionismo y muchos intentos de debilitar nuestra política ambiental”.
Las carreteras de Amazonas impulsan la economía, pero amenazan el medio ambiente
Fuente: timis.es

Amazonia brasil deforestacion ecosistemas

Artículos Relacionados

Teclas de acceso