Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$868,0 / $908,0

Internacionales
Internacionales

La degradación en la Amazonia supera en tres veces la deforestación

Incluso con la reanudación de las políticas públicas ambientales, que han dado lugar a sucesivas reducciones de la deforestación en la Amazonía, la degradación avanza y ya ha acumulado advertencias para casi 163 mil kilómetros cuadrados (km²) del bioma.

La cifra triplica los casi 58,5 km² alcanzados por las alertas de deforestación registradas por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) en la plataforma Terra Brasilis hasta marzo de este año.

En el período comprendido entre marzo de 2023 y marzo de 2024, hubo alertas de deforestación para otros 20,4 mil km² y, contrariamente a la reducción de alertas de deforestación, los números crecieron respecto a los casi 18 mil km² del período anterior.

Según el secretario extraordinario para el Control de la Deforestación y Planificación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático (MMA), André Lima, la degradación forestal es un problema que viene siendo monitoreado por el gobierno federal y recibe atención de las políticas públicas. "El combate a la ilegalidad genera la sensación de que la impunidad terminó y eso desalienta el proceso de degradación, especialmente el vinculado a la tala selectiva", explica.

David Lapola, investigador de la Universidad de Campinas (Unicamp), dice que la degradación forestal es más compleja que la propia deforestación y representa una grave amenaza para el cumplimiento de los objetivos que Brasil firmó en los acuerdos internacionales para mantener la estabilidad climática. Camufladas por una vegetación más frágil, las alteraciones medioambientales provocadas por el hombre avanzan sobre la biodiversidad, lejos del alcance de las imágenes de satélite y de la vigilancia gubernamental.


La diferencia

El investigador explica que la deforestación y la degradación son fenómenos diferentes, resultado de perturbaciones que pueden ser causadas tanto por la acción humana – como el fuego, el efecto de borde (bosques que bordean zonas degradadas) y la tala selectiva – como por perturbaciones como la sequía, que puede ser natural o, más a menudo, resultado del cambio climático provocado por el hombre.

Lapola, quien coordinó el estudio The drivers and impacts of Amazon forest degradation, publicado en la revista Science en 2023, afirma que, a diferencia de la deforestación, que hace que el bosque deje de existir y dé paso a otros paisajes como los pastos, la degradación afecta a los servicios ecosistémicos de forma más sutil y durante un periodo de tiempo más largo. En la práctica, transforma el bosque desde dentro, sustituyendo especies de flora y fauna. Los árboles más grandes dan paso a árboles con estructuras más pequeñas, menos biomasa y menos capacidad para cumplir los servicios ecosistémicos.

En la publicación, Lapola analiza datos de 2001 a 2018 y predice que la degradación avanza más rápido y ya supera a la deforestación en la selva amazónica. "El problema es que los efectos de la degradación son los mismos que los de la deforestación. En algunos estudios, algunos autores apuntan incluso a daños mayores", afirma. Las consecuencias incluyen una menor capacidad para retener CO2, interferencias en el ciclo hidrológico con menos precipitaciones y un aumento de la temperatura, por ejemplo.


Monitorización

Además del diagnóstico, la investigación también indicó la necesidad de un monitoreo más profundo del bosque. Actualmente, el gobierno federal basa sus políticas públicas principalmente en los datos generados por dos herramientas: el Proyecto de Monitoreo de la Deforestación en la Amazonía Legal por Satélite (Prodes), que reúne informaciones anuales sobre lo que ya fue deforestado, y el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter), con alertas diarias, pero con menor precisión.

Apoyado en imágenes de satélite, el Deter es capaz de generar alertas de degradación basadas en sucesos asociados principalmente a incendios y talas ilegales. "Estos dos fenómenos principales modifican el dosel. Cuando se observa el satélite, se ve que las copas de los árboles tienen una firma espectral diferente a la del bosque inalterado, pero la zona no se convierte en suelo expuesto", explica Luiz Aragão, investigador del Inpe especializado en ecosistemas tropicales con énfasis en teledetección.

Para Lapola, aunque este apoyo es eficaz para hacer frente a la deforestación, es ineficaz para llegar a todos los factores que causan la degradación, lo que puede indicar que los datos actuales están infravalorados.

“Es muy posible que el año pasado haya habido un aumento significativo de la degradación, principalmente debido a la sequía, porque tuvimos un El Niño relativamente severo y una reducción muy drástica de los niveles de los ríos, especialmente en la Amazonía Central. Así que es de esperar que la sequía también haya provocado degradación, pero todavía no tenemos cifras, y lo correcto sería que tuviéramos un sistema continuo para controlar esto.”

El investigador también afirma que perturbaciones como el fuego y la tala selectiva son más observables a través de imágenes de satélite, pero el efecto de borde – que también genera degradación en zonas cercanas a los bosques – es más complejo y necesitaría otras metodologías de seguimiento.

"Podemos mirar los cálculos y entender que una determinada zona es un borde, pero tenemos que calcular cuántos años tiene ese borde, porque cuanto más viejo es, más carbono pierde. Los árboles mueren lentamente, no es un proceso instantáneo", afirma.


Políticas públicas

André Lima dice que el ministerio reconoce la necesidad de mejorar los métodos oficiales de seguimiento de la degradación y que la cuestión ha sido objeto de debate tanto para las políticas de control como para la contabilización de las emisiones de carbono en el sistema de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal (Redd).

"Podríamos tener tasas anuales, con un sistema más preciso. Esto se está discutiendo con el INPE, incluyendo la posibilidad de un nuevo proyecto para el Fondo Amazonía que avance en el desarrollo de metodologías y del sistema de contabilización de las tasas de degradación."

De acuerdo con Luiz Aragão, estas limitaciones se tuvieron en cuenta a la hora de elaborar la última actualización del Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Deforestación en la Amazonía (Ppcdam), lanzado en junio de 2023, pero hay que ir más allá.

"Es necesario elaborar nuevas políticas y acciones dirigidas directamente a la degradación de los bosques, además de las que ya existen respecto a la deforestación", afirma.

Según André Lima, este trabajo viene avanzando, pero es necesario considerar que la interrupción de las políticas públicas ambientales durante un período en Brasil ha generado un retroceso que es necesario abordar en primer lugar. "Antes del año 2023, tuvimos cuatro años de muy baja calidad e intensidad de fiscalización. Esto ha generado una sensación muy alta de impunidad y degradación, especialmente en forma de tala irregular."

El secretario señala que la degradación ambiental está contemplada en los programas de lucha contra la deforestación, como los municipios que recibirán recursos del Fondo Amazonía para esfuerzos locales de control y seguimiento, la regularización de la tierra y el medio ambiente, la recuperación de la vegetación nativa y el apoyo a la producción sostenible.

"Hay varios municipios que entraron en la lista este año, pero no por la deforestación. Entraron en la lista por degradación, por lo que serán objeto de una inspección más intensa y también de acciones pertinentes e incentivos positivos", afirma.

Aragão cree que los avances deben basarse en una visión real de los problemas. El investigador señala como ejemplo el uso del fuego, que necesariamente debe ser sustituido por otras formas de gestión posibilitadas por las nuevas tecnologías, pero que tampoco puede ser ignorado en las formas tradicionales de subsistencia.

"Para este grupo debe haber otra política alternativa en la que se eduque sobre la forma y el momento más adecuados para usar el fuego, con el mínimo impacto y protegiendo el bosque."

Ante estos retos, los investigadores coinciden en que es necesario aunar esfuerzos para hacer frente a las perturbaciones que afectan a los bosques y que conducen a un proceso degenerativo.

"Es extremadamente importante que detengamos la deforestación y la degradación de los bosques para que podamos utilizar los recursos naturales en todo su potencial, proporcionando soluciones bioeconómicas y manteniendo la estabilidad climática y el bienestar de las poblaciones locales, así como el propio desarrollo socioeconómico de la región", concluye Aragão.

Fuente: Agência Brasil - Brasilia

Amazonia brasil deforestacion ecosistemas

Artículos Relacionados

Teclas de acceso