Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$887,0 / $927,0

Locales
Locales

Cómo usar el aire acondicionado en invierno

Para combatir el frío y pasar el invierno en un ambiente cálido y no dejar de cuidar el medio ambiente, hoy te dejamos algunos consejos para calefaccionar la casa.

Los equipos de aire acondicionado son una excelente opción para calefaccionar los ambientes: son fáciles de instalar, no requieren de instalaciones de gas, y el tiempo que necesitan para calefaccionar el ambiente es relativamente poco. Debemos realizar un uso racional para evitar incurrir en consumos que pueden ser evitables, o incluso, reducir el consumo eléctrico.

Conseguir una buena climatización dependerá -en un principio- de factores como la ubicación y la orientación de la casa, pero también existen consejos de ahorro de energía para utilizar de manera eficiente el aire acondicionado.

Antes que nada, será preciso asegurarse de que el equipo de climatización se encuentra en buenas condiciones para evitar perjudicar el rendimiento y el ahorro de energía.

Debemos realizar un uso racional para evitar incurrir en consumos que pueden ser evitables.

En esa línea, existe tres rutinas a tener en cuenta para reducir el consumo del aire acondicionado a lo largo del año:

Limpiar el filtro regularmente, y la serpentina exterior una vez al año. La acumulación de polvo y suciedad disminuye su potencia y eficiencia. Una adecuada limpieza permite mejorar el rendimiento, ahorrar energía y extender la vida útil del equipo.
Revisar posibles fugas, para evitar la pérdida de energía. Será necesario poner el foco en las rejillas, debajo de las puertas o ventanas.
Realizar un mantenimiento del artefacto de manera regular, como la limpieza de. Para lograr el óptimo rendimiento del equipo, se deben mantener revisiones periódicas.
A continuación, los especialistas explican todo lo que tenés que saber sobre el uso del aire acondicionado en invierno.

Aire acondicionado en modo calor: ¿cuál es la temperatura ideal?
Si bien escuchamos hablar de los famosos 24°C, hay que tener en cuenta que esta es la temperatura recomendada para los meses de verano. ¿A cuánto ponerlo cuando el aire acondicionado está en el “modo calor”?

Cuando utilizamos el equipo para calefaccionar los ambientes, en invierno, la temperatura óptima de funcionamiento está entre 20°C y 22°C.

Es conveniente buscar la temperatura confortable para cada uno, siempre teniendo en cuenta que cuanto más alto sea el valor elegido, mayor será el consumo eléctrico: cada grado que se aumente, se produce un incremento del 7 por ciento adicional en el consumo de energía. También se debe tener en cuenta que las temperaturas muy altas no son recomendables para la salud.

¿Cuál es la diferencia de los sistemas inverter de aire acondicionado? ¿Es conveniente dejar el aire acondicionado encendido todo el día en invierno?
Si bien no es lo mismo calefaccionar una habitación fría que mantener la temperatura, teniendo en cuenta las diferencia de funcionamiento según el tipo de aire que tengamos, siempre debemos usar el sentido común: mantener el equipo de aire encendido consume energía, siempre.

Por eso, si una habitación va a permanecer vacía por mucho tiempo (más de una hora) siempre es conveniente apagar el equipo. De la misma manera si vamos a ventilar o mantener las ventanas o puertas abiertas.

Los equipos de tecnología más tradicional, mientras están en funcionamiento, encienden o apagan el motor compresor a medida que se requiere calefaccionar la habitación. Esto genera un pico de consumo en cada arranque, lo que hace que sean menos eficientes. Cada vez que el equipo detecta que se alcanzó la temperatura deseada, detiene el motor, y vuelve a arrancar cuando la temperatura baja. Este ciclo se repite de manera continua mientras el aire esté encendido.

Los equipos más modernos, con tecnología inverter, tienen la capacidad de reducir la potencia y velocidad de funcionamiento de manera automática, ajustando el consumo en función a las necesidades de cada momento. Esto reduce el pico de consumo debido a que no es necesario detener y arrancar el motor, y además son más silenciosos.

¿Cómo usar el aire acondicionado por la noche?
Se recomienda bajar la temperatura para dormir. Una temperatura confortable para dormir está aproximadamente en 18°C.

Es importante tener en cuenta que los equipos de aire acondicionado miden la temperatura en un punto cercano al equipo. Es decir, la temperatura que vemos en el display no es la que necesariamente percibimos en el lugar donde nos ubiquemos en la habitación. Por eso es bueno utilizar algún dispositivo que permita medir la temperatura real (por ejemplo un termostato inteligente cerca de la cama).

Esto nos va a permitir, además, darle inteligencia al sistema: calefaccionar la habitación unos 30 minutos antes de acostarnos, luego reducir la temperatura para dormir, volver a aumentarla cerca del horario de levantarnos, para apagarlo automáticamente en el horario que vamos a trabajar. Esto nos va a ayudar a aumentar el confort pero, sobre todo, a reducir el consumo.

¿Cómo aplicar la función sleep en el aire acondicionado?
El modo sleep es una funcionalidad que permite ajustar la potencia de funcionamiento durante las horas de sueño, reduciendo el consumo y aumentando el confort. Hoy existen varios equipos de aire acondicionado que trabajan con una aplicación y que permiten ajustar el funcionamiento de acuerdo a las horas de sueño.

¿Cómo mantener el ambiente cálido, cuidando de manera racional el consumo de energía en el hogar?
Es importante tener en cuenta los periodos en que las habitaciones permanecen vacías. Es útil el uso del termostato: por ejemplo, si la casa está vacía durante buena parte de la jornada y se llega a la tarde-noche (por ejemplo, a las 19 horas), sería ideal que el equipo se encienda a las 18, para que se acondicione la habitación y no sea necesario aumentar o disminuir tanto los grados al principio, para compensar la temperatura exterior.

También es muy importante verificar la aislación térmica de la vivienda, existen algunos detalles que ayudan a mantener la temperatura, y reducir el consumo: verificar el estado de las puertas, el cierre hermético, los burletes; considerar cubrir la abertura debajo de las puertas durante la noche; utilizar cortinas gruesas también ayuda a mantener la temperatura (más si no se cuenta con doble vidrio aislante). También mantener las habitaciones cerradas.

Será clave, además, aprovechar las horas de luz natural, y asegurase de dejar las persianas levantadas durante el día y de bajarlas cuando empiece a atardecer, para que la casa guarde el calor acumulado.

Por último, es importante tener en cuenta que no debemos olvidar que las habitaciones deben tener la adecuada ventilación. Calefaccionar los ambientes utilizando equipos de aire acondicionado frío-calor, no involucra combustible y no implican riesgo para la salud. Pero en caso de utilizar calefacción a gas es muy importante verificar el correcto funcionamiento de los artefactos en manos de un técnico matriculado y la correcta ventilación del ambiente, para evitar intoxicación por monóxido de carbono, o incluso la muerte.

bienestar

Artículos Relacionados

Teclas de acceso