Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$868,0 / $908,0

Política
Política

Bordet desalienta el trabajo autónomo de la prensa con impuestos distorsivos

Bordet desalienta el trabajo autónomo de la prensa con impuestos distorsivos.
Bordet desalienta el trabajo autónomo de la prensa con impuestos distorsivos.

El gobernador Gustavo Bordet ejecutó un aumento de medio punto en Ingresos Brutos a periodistas autónomos de Entre Ríos, confirmó AIM.  La disposición económica expone crudamente una política pública de comunicación que tiende a beneficiar a los medios paraestatales y hegemónicos en la provincia para imponer su relato.  Por Renzo Righelato*.

El día del periodista fue simbólico. La habitual corte de toga de la prensa local fue parte de una postal en medio de silencios, exclusiones y llamados de aprietes.

Los grandes medios reciben pautas millonarias con el mismo mecanismo por el que se criticó al ex ministro de Comunicación y Cultura, Pedro Báez.  Son contrataciones por “vía de excepción” que benefician, en gran medida, a los medios funcionales al relato del gobierno de Gustavo Bordet.  El gobernador y su cámara de empresarios imponen silencios y promueven operaciones de prensa contra adversarios políticos y de referentes en “caída libre”. Ellos, impolutos, cuestionan al ex gobierno con quienes hicieron los mismos negocios y fueron parte.

La obsecuencia es cara, pero efectiva. Bordet es hoy un mártir local y de sus funcionarios involucrados en casos de corrupción no se habla, menos de quienes fueron partener del kirchnerismo y aún sostienen las mismas prácticas que hoy son juzgadas en Tribunales.

A la par, mientras esa oscura trama se consolida, a los pequeños trabajadores autónomos de prensa Bordet los castiga con un aumento de la alícuota en Ingresos Brutos que pasó de 4,5 a cinco puntos, impuesto distorsivo que desalienta la actividad de los autónomos que intentan sostener espacios críticos a las políticas de Estado.

Nadie dice nada, por el temor que genera la persecución que podría implicar hablar durante los cuatro años próximos ante la abrumadora mayoría que le dio a Bordet un nuevo mandato, que lo convirtió en un déspota al que nadie se anima cuestionar por su caudal de votos.

Por Renzo Righelato, director periodístico AIM.

BORDET impuestos Prensa

Artículos Relacionados

Teclas de acceso