Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$117,7 / $123,7

Política
Política

Gran peste, gran gambeta

El gran crack ignorado del fútbol argentino, El "Trinche" Tomás Carlovich, fue asesinado  hace unos días en un intento de asalto. En una jugada genial post mortem,  ayudó a gambetear la prisión domiciliaria en Rosario, en la cancha de su club,  el "charrúa" Central Córdoba, donde  una multitud acudió a despedir sus restos  sin respetar el aislamiento ni la distancia entre personas impuestos por los funcionarios  con motivo de la peste.

El velorio de Trinche pudo más que la cuarentena.
El velorio de Trinche pudo más que la cuarentena.

La veneración por el Trinche fue tal que sus hinchas olvidaron el miedo al contagio y la muerte y desafiaron las penas impuestas a los infractores de la cuarentena sanitaria obligatoria.  La policía adujo no haber intervenido por desconocer la convocatoria.

En pocas semanas, con el pretexto de la peste, el mundo entero perdió lo que nuestros antepasados tardaron siglos en conseguir: sin queja ni sospecha, pidiendo más y más medidas que anulen la poca libertad que nos queda, murieron los derechos individuales a cambio de la promesa de resguardar la salud.

Los políticos hacen constante apelación a las ciencias  experimentales modernas, en  especial a las biomédicas, para justificar con gran sobreactuación medidas que van mucho más lejos que lo que las ciencias permiten porque apuntan a derechos que los individuos no pueden delegar sin convertirse en esclavos.

En  un futuro cercano, veremos si el deseo insaciable de poder de los políticos acepta no seguir diciendo quién puede trabajar y quién no, quién está autorizado a salir de su casa y quién no, cuántas veces por semana  y por cuánto tiempo, etc, etc. Será muy cuesta arriba retomar la lucha  milenaria por las libertades, perdidas en pocos días,  pero habrá que  hacerlo si es necesario.

En rigor, sin entrar a discutir los fundamentos ni las conclusiones de la ciencia, ésta funciona de hecho, como lo vemos ahora, como un sistema de creencias para el vulgo. La gente común, a la que van dirigidos los mensajes de los políticos y de los científicos que transitoriamente consultan asiduamente, debe quedar anonadada, sin respuesta, ante la magnitud del saber de una minoría ilustrada. De la misma manera, en otras épocas el deslumbramiento estaba a cargo del esplendor de las catedrales y de los rituales que se sirven en ellas; pero en toda época bajo la mano de hierro del Estado.

Crown o corona

Pilar Baselga, una monárquica española muy locuaz y combativa, profesora de historia del arte, afirma que los anglosajones le pusieron "corona virus", en castellano, a algo que no conocen pero que  menean como terrible porque deseaban atacar a la monarquía española. Es decir, para ella el nombre mismo de la peste implica una intención contra la que se vuelve porque contraría sus propias posiciones políticas.

Pide que como acostumbran bauticen en  inglés al corona, por ejemplo  "crown". Recuerda Pilar que otra gran peste de hace un siglo, la gripe española, que iba en serio y mató entre 50 y 100 millones de personas, se originó en los  Estados  Unidos inmediatamente después de la primera guerra mundial  y afectó a muchos países de Europa, pero no a España.

Peste y política

La  incertidumbre sobre la peste del coronavirus, la multiplicidad de opiniones de científicos, justo donde las opiniones deben morir, deriva  de  una dificultad similar a la que experimentaban para describir  los hombres con cabeza en el ombligo que en la antigüedad decían   haber visto algunos viajeros-verseros.

Por ejemplo, se dice que cuando el 60 por ciento de la población esté inmunizada la peste habrá pasado definitivamente. Merkel dijo que eso se logrará en  meses, otros dijeron que en cuatro años  y otros que nunca, debido a que  hay en el mundo 90.000 recién nacidos cada día.

Un dueño de clínicas de  una ciudad del centro  de los Estados  Unidos reclama que abandonen ya el aislamiento profiláctico porque sus clínicas están vacías: no llegó el aluvión de apestados que esperaba y  los enfermos de otra cosa  se abstienen por miedo al contagio. En estas condiciones, el hombre presiente que se va a fundir por una epidemia de buena salud.

De la Redacción de AIM.

 

cuarentena libertades perdida Trinche Carlovich velorio violacion

Artículos Relacionados

Teclas de acceso