Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$850,0 / $890,0

Política
Política

Un estudio revela que las teorías conspirativas "ganan terreno"

“Hoy en día, las teorías conspirativas son algo generalizado, no son creencias marginales”, declaró uno de los responsables de la investigación del Centro de investigación de artes, ciencias sociales y humanidades (Crassh), de la Universidad de Cambridge.  Por: Juan Rizzo, para AIM.

 

Un reciente estudio reveló que 64 por ciento  de los estadounidenses cree en al menos una teoría conspirativa y casi la mitad de los votantes de Trump está convencido de que el calentamiento global es un fraude.

De acuerdo al  Hugo Leal, las teorías conspirativas antiinmigración vienen “ganando terreno” a partir del impacto de la crisis de refugiados en 2015. “La percepción conspirativa de que los Gobiernos ocultan deliberadamente la verdad acerca de la magnitud de la inmigración parece ser sostenida por una considerable cantidad de la población de Europa y los Estados Unidos”.

Entre quienes votaron por el Brexit, un 47 por ciento  reportó creer que el Gobierno oculta deliberadamente la verdadera magnitud de la inmigración ilegal en su país; en los votantes de Trump, la proporción es de 44 por ciento.

“Los resultados brindan pistas para entender la popularidad de los partidos populistas y nacionalistas”, dijo Leal, uno de los responsables del estudio. La creencia en la conspiración del “reemplazo poblacional” (originada en círculos de la extrema derecha francesa) “es un importante predictor de los votos a favor de Trump y del Brexit”. En efecto, alrededor de 41 por ciento de los votantes de Trump y 31 por ciento de votantes del Brexit consideraron que la afirmación “la inmigración musulmana es parte de un plan para instaurar una mayoría musulmana en el país” es verdadera, comparados con un tres  por ciento de votantes de Clinton y un seis por ciento del voto Remain (a favor de que el Reino Unido continuara en la Unión Europea).

Los mismos grupos también fueron más propensos a creer otras teorías conspirativas, como que el calentamiento global antropogénico es un fraude, que las vacunas son dañinas o que existe pequeño un grupo de personas “controlan y gobiernan secretamente el mundo”. “Encontramos que existe una cosmovisión conspirativa que vincula a ambos electorados”, agregó.

Un 13% de brexiters cree que la verdad sobre los “efectos nocivos” de las vacunas se mantiene deliberadamente oculta el público. Entre los votantes de Trump, el número de antivacunas asciende al 25 por ciento. Entre votantes de la opción remain y votantes de Clinton en Estados Unidos, la mitad (51 por ciento y 50 por ciento, respectivamente) declararon no creer en ninguna de las teorías conspirativas mencionadas.

El estudio indica que estas creencias se extienden al mismo tiempo que aumenta la desconfianza en periodistas, en quienes el 77 por ciento de los británicos confía “poco” o “nada”, funcionarios del gobierno (76 por ciento) y dueños de empresas (74 por ciento). Por contraste, en el Reino Unido un 84 por ciento declaró confiar en sus amigos y un 89 por ciento en sus familiares. Según los investigadores, este dato es importante para explicar el alto grado credibilidad que se le otorga a las teorías compartidas por ciertos contactos de las redes sociales.

Un estudio revela que las teorías conspirativas
Un estudio revela que las teorías conspirativas "ganan terreno".

Por otro lado, la confianza en los académicos se mantiene relativamente alta (57 por ciento entre los estadounidenses y 64 por ciento entre los británicos), lo que da un margen para la esperanza. “Esperamos que estos resultados sean un incentivo para que los académicos adopten un rol más activo en la esfera pública, en particular cuando se trata de esclarecer las diferencias entre verdades verificables y falsedades demostrables”, acotó Hugo Leal.

La investigación del Centro de investigación de artes, ciencias sociales y humanidades (Crassh, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Cambridge se basó en una encuesta realizada por YouGov y analizó muestras representativas de la población de nueve países (Estados Unidos, Inglaterra, Polonia, Italia, Francia, Alemania, Portugal, Suecia y Hungría). El informe presentado el 23 de noviembre en Cambridge es parte de un amplio proyecto llamado Conspiracy & Democracy. El objetivo de este esfuerzo interdisciplinario que comenzó en 2012 no es refutar teorías conspirativas particulares. Su intención es trazar una “historia natural” de las creencias conspirativas.

“Un resultado notable del estudio es que, hoy en día, las teorías conspirativas son algo generalizado, no son creencias marginales”, dijo Leal. “Los países con mayor desigualdad y democracias de peor calidad exhiben mayores niveles de creencia en una élite mundial, lo que sugiere que las creencias conspirativas podrían encararse desde un nivel más macro”, señaló el Hugo Drochon, otro de los integrantes del equipo.

Cambridge conspiración Crassh Drochon rizzo

Artículos Relacionados

Teclas de acceso