Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$163,7 / $171,7

Agroindustria
Agroindustria

El conflicto entre Rusia y Ucrania impacta en la producción argentina 

La guerra en Europa oriental afectó ambivalentemente a la producción argentina. Por un lado aumentaron los insumos y se generaron faltantes de fertilizantes y, por el otro escalaron las cotizaciones de los commodities.


La globalización hace que cada acontecimiento en el mundo despliegue una serie de profundas consecuencias por más remoto que sea las acciones y esto quedó en evidencia primero con el Covid-19 y, ahora, con la guerra entre Rusia y Ucrania.

A la guerra entre Rusia y Ucrania “genero un gran disturbio en los mercados del Mundo, en diversas facetas, pero podemos simplifacarlo en tres importantes rubros : energético, en la producción de alimentos y la producción de armas. Argentina se ve afectada en dos de estos rubros”, explicó el encargado del área Comercial de la Cooperativa Agrícola, Ganadera y de Servicios Públicos de Aranguren (Coopar), Andrés Rosado.

En ese marco, Rosado comentó que “a nivel mundial, impactó en lo energético, en la producción de alimentos y la producción de armas. La producción de armas generó fuertes potenciamientos en lo que es la industria armamentística, acompañados con fuertes cambios en los presupuestos de muchas naciones que venían descuidando su presupuesto en defensa, por no considerar graves hipótesis de conflicto. Esta industria (la armamentística) había perdido mucho peso a nivel internacional; hoy se ve ampliamente favorecida por este conflicto, que tiene dimensiones que aún no llegamos a circunscribir. Eso por un lado; sin embargo esto no afecta a la Argentina, nosotros no entramos en lo que es la producción y comercio internacional de armas, pero sí en los otros dos puntos: la energía y la producción de alimentos”.

“El primero que nos afecta, o que nos afecta indirectamente es el energético, por dos razones: el abastecimiento de gas, ya que Rusia es el principal abastecedor de gas de Europa, pero a su vez, éste y otros países de la zona son los principales abastecedores de fertilizantes. El gas es el insumo principal de la urea, que es por excelencia el fertilizante nitrogenado más importante y el que más se consume en todo lo que es producción de granímeas. Eso ha hecho que internacionalmente el precio de los fertilizantes, tanto de la urea como de los fosfatos, tuviera un incremento exponencial de 800 dólares por tonelada; en la zona de Rosario, el valor de una urea pasó a 1300 dólares por tonelada”, dijo. Al respecto, detalló que el disturbio que se ocasionó “tiene dos aspectos; por un lado la producción propiamente de la urea, y por otro, el gran costo de los fletes, porque aumentaron las tarifas; todo lo que es energético, el gas, el petróleo, aumentó, encareciendo aun mas todos los insumos, que ya estaban elevados”.

Estas variables “tienen un impacto negativo en el sector, ya que nosotros somos grandes importadores de fertilizantes; Argentina produce algo de fertilizantes, pero muy poco, no llega a abastecer el mercado interno. Por esto, Argentina depende, tanto para el Nitrogenos como para el Fosforo, de la importación de distintos mercados, de distintos proveedores”. Rusia es el principal exportador de Urea y fertilizantes en base a Nitrogeno y esta entre los 5 mas importantes en la exportación de Fosforados, por este motivo el conflicto afecta la disponibilidad y los valores de todos los fertilizantes”. Hay que ver como se acomodan los restantes jugadores en la producción y exportación de fertilizantes, pero es seguro que nos vamos a encontrar con valores muy superiores a los de la campañas pasadas.

Al respecto, contó que la tonelada de fosfato “se incrementó de igual manera; hoy hablamos de 1400 dólares por tonelada, cuando al comienzo del conflicto estaba alrededor de los 900 dólares. Eso por el lado energético. Por otro lado vemos un impacto un poco positivo para la Argentina, que es el de la producción de alimentos. Rusia y Ucrania son ambos importantes proveedores de trigo para Europa, siendo este último también su principal proveedor de girasol, con el cual todo lo que es aceite se vio afectado en el mercado, pensando en que este conflicto está afectando la estructura de todo lo que es el la logistica del cereal de Ucrania, al igual que todo lo que es la carga sobre vapores. Están aislados, aunque tuviesen granos para exportar, les sería casi imposible”.

La crisis -a medida que avance el conflicto y se extienda en el tiempo- “se va a proyectar en la nueva cosecha, porque hoy por hoy los productores ucranianos no están pudiendo sembrar sus campos. Vemos que, por más que el conflicto se resuelva, el conflicto va a tener un impacto sobre el stock de alimentos a nivel mundial”, consideró el ingeniero.

Impacto comercial en la producción
A nivel mundial desde el comienzo del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania “centrándonos en los precios de los cereales (trigo/maíz), es sin dudas un gran incentivo para el aumento en la intención de siembra de parte de los productores. Por trigo para la campaña 22/23 se ofrecieron abiertamente los 280 dólares, explicó Miguel Ángel Lalli, del área de Cereales de Coopar, quien aclaró que “como contrapartida de esto, es la energía”.

El precio de barril del petróleo “tocó máximos históricos, el gas y los insumos agrícolas se ven afectados directamente aumentando así los costos y reduciendo los márgenes que se puedan captar con los buenos precios de los granos”, informó.

Otro tema no menor, “es el impacto de los precios de los cereales en la inflación. Donde el Gobierno argentino podría tomar medidas para mitigar el aumento de los precios, como la reciente creación de un fondo que busca desacoplar los precios de las cotizaciones en el mercado internacional”, dijo y consideró que Argentina “necesita dólares claro está, y se puede notar en las recientes ampliaciones de las DDJJ para Trigo donde el el Ministerio de Agricultura y Ganadería habilitó el registro de exportaciones para la cosecha 22-23 por un total de 8 Mill de TNS , quedando por total en 10 Mill de TNS el saldo exportable”.
“En resumen, la producción será dada principalmente por el clima y por la intención de siembra de los productores los cuales deberán evaluar los márgenes y decidir en un contexto complejo”, consideró.


Impacto tiene en los mercados granarios
Los dos países en conflicto representan alrededor del 29 por ciento de las exportaciones mundiales de trigo, el 19 por ciento del suministro mundial de maíz y el 80 por ciento de las exportaciones mundiales de aceite de girasol.

“Por otra parte, una recuperación integral de la zona del mar negro dadas las condiciones actuales creo que no es fácil o por lo menos breve y ya se ve la preocupación en los mercados, el MATIF volando demostrando la gran dependencia de Europa de los granos Ucranianos, en Chicago la volatilidad en todos los commodities es enorme, donde las primas de riesgo se ven aplicadas en los precios”, precisó.

Sin embargo, en el mercado local, el Gobierno definió volúmenes de equilibrio lo cual limita la exportación para los cereales, por lo que “los precios de estos han escalado en concordancia con el contexto internacional y si bien la firmeza en los precios están apuntalados por los fundamentals no esta de mas mirar los precios de las posiciones futuras en Matba/Rofex analizando y tomando alguna posición”.


¿Afecta a las exportaciones Argentinas?
El aumento en el precio de nuestras exportaciones primarias “puede ser un factor positivo, aunque el menor crecimiento de la economía mundial conspirará contra el resto de nuestras ventas al exterior, y deberemos hacer frente a un abultamiento de la factura por las importaciones de energía”, comentó Lalli, quien agregó: “No olvidemos tampoco lo que comente anteriormente, el gobierno ya definió cuanto es lo que se puede exportar en cuanto a los cereales respecta, esto no quiere decir; que según las circunstancias, los volúmenes de equilibrio definidos no se puedan modificar priorizando el consumo interno”.

Así, Argentina “por un lado tendrá un impacto positivo por el aumento de los precios de los commodities, lo que provocará un aumento del ingreso de divisas agrícolas, pero a su vez la balanza comercial se verá afectada por el aumento de las importaciones energéticas”, aseguró.

producción conflicto rusia ucrania coopar

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso