Recrudece el conflicto de residentes: Paro y movilización

La Asamblea Residentes y Concurrentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) vuelven a movilizarse este lunes en rechazo a la nueva ley que regula el trabajo del sector, aumentando las horas de trabajo, precarizando el salario, y modificando licencias por maternidad o paternidad, entre otros aspectos, supo AIM.

Recrudece el conflicto de residentes: Paro y movilización

La semana pasada, los trabajadores de la Salud tomaron las calles en inmediaciones de la Legislatura porteña ante la inminente sanción de la ley de residentes y concurrentes.

Este lunes, la protesta se vuelve a repetir. Según pudo saber AIM, por la mañana, se realizará una concentración en Jefatura de gobierno y, luego, se movilizarán hacia el ministerio de Salud, a la espera de la reunión con la ministra de Salud que tendrán sobre el mediodía.

Qué dice la nueva ley

Los residentes son profesionales universitarios que mediante examen y posterior concurso público acceden a cargos en hospitales, es una formación teórica y práctica.

Actualmente, el sistema de formación abarca 35 sedes, un centenar de especialidades, 468 unidades de residencias, 534 jefes, 1440 concurrentes y 3152 residentes, con un enfoque centrado en las residencias y no en los programas de formación, ni en todas las «tensiones existentes o variedad de perfiles».

«Son desactualizadas y poco integradas con la dinámica actual de la formación profesional (…) la nueva ley sistematiza derechos y obligaciones del profesional en formación: derecho a la remuneración, conocimiento del programa docente, instalaciones hospitalarias apropiadas para el descanso y estudio, comidas necesarias para el día en el servicio, acceso a medio informáticos de calidad, derecho sindical, derecho de formación, percepción de estipendio por investigación, aguinaldo, etcétera», indica.

¿De qué se trata la iniciativa y por qué se habla de «precarización»?

Sin embargo, la medida modifica una normativa que data de la década de 1980 con respecto al trabajo de los residentes, y apela al desarrollo de su actividad profesional. Propone un aumento de las horas de trabajo, en el salario, licencias por maternidad o paternidad y sanciones.

La nueva legislación establece el cumplimiento de 64 horas de trabajo semanales, y no contempla el franco posguardia.

En cuanto al salario, la ley indica que no podrá ser inferior a la remuneración percibida actualmente y se ajustará por acta de negociación colectiva; sin embargo, no indica cómo será esa negociación.  Además, según expresaron desde el sector, la norma «no nos reconoce como trabajadores de salud, no reconoce a las guardias como tales, sino que las edulcora cínicamente como actividades de formación intensiva y continua», explica. Es decir, bajo el argumento de priorizar la «formación», no reconoce que las guardias son un trabajo.

Además, disminuye los 30 días de licencia de paternidad y maternidad a 14, y por estrés a siete, a diferencia de los trabajadores de planta. A su vez, permite sancionar a los trabajadores bajo parámetros «morales», lo cual resulta arbitrario