Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$887,0 / $927,0

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

12 de noviembre: Día mundial contra la neumonía

El 12 de noviembre se conmemora el Día Mundial contra la neumonía, enfermedad que es la principal causa individual de mortalidad infantil en todo el mundo. Se estima que le causa la muerte cada año a unos 1,4 millones de niños menores de cinco años, más que el sida, el paludismo y el sarampión combinados, registró AIM. Esto supone el 18 por ciento de todas las defunciones de niños menores de cinco años en todo el mundo.


Esta enfermedad afecta a niños y a sus familias de todo el mundo, pero su presencia es mayor en el África subsahariana y Asia meridional. Pueden estar protegidos mediante intervenciones sencillas y tratados con medicación y cuidados de costo bajo y tecnología sencilla.

La neumonía se puede prevenir mediante la inmunización, una alimentación adecuada y el control de factores ambientales. Además, puede tratarse con antibióticos, pero solo alrededor del 30 por ciento de los niños que padecen neumonía reciben los antibióticos que necesitan.

Establecido en el 2009, el Día Mundial de la Neumonía se celebra el 12 de noviembre con los siguientes propósitos:

- Llamar la atención sobre la neumonía, la principal causa de muerte de niños menores de cinco años a nivel mundial;

- Promover intervenciones para proteger contra la neumonía, prevenirla y tratarla;

- Generar acciones para combatir la neumonía.

La neumonía es uno de los problemas de salud global con mayor posibilidad de solución y sin embargo cada 20 segundos muere un niño a causa de esta infección.

La Coalición Mundial contra la Neumonía Infantil (una red de organizaciones internacionales, gubernamentales, no gubernamentales y comunitarias, instituciones académicas y de investigación, fundaciones y personas a título individual), organiza el evento para llamar la atención sobre la neumonía a los donantes, formuladores de políticas, profesionales de la atención de salud, y del público general.

Con la celebración del Día Mundial contra la Neumonía se desea sensibilizar al público acerca del problema de salud pública que constituye la neumonía, y ayudar a prevenir la pérdida evitable de millones de vidas niños que se registra cada año por causa de esa enfermedad.

La neumonía es la principal causa de muerte de niños menores de cinco años. Más de 1,3 millones de niños fallecen anualmente en el mundo a causa de esa dolencia. La mayoría de esas muertes son evitables, recuerda hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El portavoz de la OMS, Tarik Jašareviæ indicó, el pasado día 9 de noviembre, que en muchos casos la neumonía es consecuencia de otras enfermedades mal tratadas, como el sarampión o la tos ferina.

El 70 por ciento de los casos se podría prevenir con vacunas y antibióticos que tienen un costo de menos de 80 centavos de dólar.

La neumonía puede tener un origen viral o bacteriológico, o ser una combinación de ambos factores, y sólo la causada por bacterias puede ser prevenida con vacunas y tratada con antibióticos.

El Día Mundial contra la Neumonía busca recordar que esa dolencia representa un grave problema de salud pública y concienciar a la población de que se trata de una enfermedad que se puede prevenir.

La OMS prevé que antes de fin de año más de 13 millones de niños serán vacunados contra la neumonía gracias a una iniciativa de la Alianza Gavi.


Los antibióticos, la clave para combatir la neumonía
Los antibióticos como la amoxicilina son uno de los métodos más sencillos y baratos para combatir la neumonía. Sin embargo, se administran antibióticos a menos de un tercio de los niños con síntomas de neumonía, y sólo una pequeña minoría recibe la amoxicilina de la manera indicada para niños pequeños: un comprimido que se disuelve en una cantidad muy pequeña de líquido o leche materna.

Según la Comisión de la ONU sobre suministros vitales para mujeres y niños, administrando amoxicilina en forma de pastillas solubles a los niños que se encuentran en riesgo de muerte, se podría evitar la muerte de aproximadamente 1,56 millones de niños mayores de cinco años.


Sus causas
Diversos agentes infecciosos —virus, bacterias y hongos— causan neumonía, siendo los más comunes: Streptococcus pneumoniae: la causa más común de neumonía bacteriana en niños

Haemophilus influenzae de tipo b (Hib): la segunda causa más frecuente de neumonía bacteriana El virus sincitial respiratorio es la causa más común de neumomía vírica

Pneumocystis jiroveci es una causa importante de neumonía en niños menores de seis meses con VIH/Sida, responsable de al menos uno de cada cuatro fallecimientos de lactantes seropositivos


Mecanismos de transmisión
La neumonía puede propagarse por diversas vías. Los virus y bacterias presentes comúnmente en la nariz o garganta de los niños, pueden infectar los pulmones al inhalarse.

También pueden propagarse por vía aérea, en gotículas producidas en tosidos o estornudos. Además, la neumonía puede propagarse por medio de la sangre, sobre todo en el parto y en el período inmediatamente posterior. Se necesita investigar más sobre los diversos agentes patógenos que causan la neumonía y sobre sus modos de transmisión, ya que esta información es fundamental para el tratamiento y la prevención de la enfermedad. Sus manifestaciones Los síntomas de la neumonía vírica y los de la bacteriana son similares (si bien los de la vírica pueden ser más numerosos que los de la bacteriana).

Son síntomas de neumonía:
respiración rápida o dificultosa tos fiebre escalofríos pérdida de apetito sibilancia (más común en infecciones víricas)
En casos de neumonía grave, los niños pueden presentar tiraje subcostal, es decir, depresión o retracción de la parte inferior del tórax durante la inspiración (en una persona sana, el pecho se expande durante la inspiración). En lactantes muy enfermos, la neumonía puede ocasionar incapacidad para consumir alimentos o líquidos, así como pérdida de consciencia, hipotermia y convulsiones.

Factores de riesgo
La mayoría de los niños sanos pueden combatir la infección mediante sus defensas naturales, pero los niños inmunodeprimidos presentan un mayor riesgo de contraer neumonía. El sistema inmunitario del niño puede debilitarse por malnutrición o desnutrición, sobre todo en lactantes no alimentados exclusivamente con leche materna.

La presencia previa de enfermedades como sarampión o infecciones de VIH asintomáticas también aumentan el riesgo de que un niño contraiga neumonía.

Los factores ambientales siguientes también aumentan la susceptibilidad de los niños a la neumonía:

la contaminación del aire interior ocasionada por el uso de biomasa (como leña o excrementos) como combustible para cocinar o calentar el hogar

vivir en hogares hacinados el consumo de tabaco por los padres.

Tratamiento con fármacos
La neumonía puede tratarse con antibióticos, los cuales suelen recetarse en centros de salud u hospitales, pero la inmensa mayoría de los casos de neumonía infantil pueden tratarse eficazmente en el hogar. Se recomienda la hospitalización de los lactantes de dos meses o menos, así como de los casos muy graves. Según documentos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el tratamiento depende de la causa de la enfermedad. Si es por causa de las bacterias, los antibióticos podrían ser de ayuda. La neumonía viral puede mejorar con el reposo y bebiendo líquidos.

La inmunización: recurso eficaz
La prevención de la neumonía infantil es un componente fundamental de toda estrategia para reducir la mortalidad infantil. La inmunización contra la Hib, neumococos, sarampión y tos ferina es la forma más eficaz de prevenir la neumonía. Una nutrición adecuada es fundamental para mejorar las defensas naturales del niño, comenzando con la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida; además de prevenir eficazmente la neumonía, reduce la duración de la enfermedad.

También puede reducirse el número de niños que contraen neumonía corrigiendo factores ambientales como la contaminación del aire interior (por ejemplo, proporcionando cocinas de interior limpias a precios asequibles) y fomentando una higiene correcta en hogares hacinados.

A los pequeños infectados con el VIH se les administra el antibiótico cotrimoxazol diariamente para reducir el riesgo de que contraigan neumonía.

Datos de interés:
La neumonía es la causa principal de muerte de niños en todo el mundo
Se calcula que la neumonía mata a unos 1,4 millones de niños menores de cinco años cada año, más que el Sida, la malaria y el sarampión combinados
La neumonía puede prevenirse mediante inmunización, una alimentación adecuada y mediante el control de factores ambientales Bitácora Médica

prevención neumonia farmacos niños leche materna

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso