Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$882,0 / $922,0

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar
Aceitunas, claves en la dieta mediterránea.
Aceitunas, claves en la dieta mediterránea.

Dieta mediterránea contra el Alzheimer

Nueces. Aceitunas. Aceite de oliva. Legumbres. Cereales. Todo rico, todo con ese aire a mitad de camino entre Grecia e Italia –e inclusive sur de Francia y España–, que no por nada se llama a las recetas que las contienen “comida mediterránea”.

La dieta mediterránea se caracteriza por un alto consumo de vegetales, frutas, legumbres y cereales, pero tiene al aceite de oliva como prácticamente la única fuente de grasas monosaturadas. Salvo por eso, la alimentación del sur europeo es realmente baja en grasas saturadas, incluye un consumo moderado de pescado, poca carne y aves, y casi nada de lácteos. El vino –contrariamente a lo que el prejuicio podría indicar– es incorporado en cantidades muy moderadas y solo con las comidas.

Vivir más y mejor
Históricamente se asocia este tipo de comidas con la longevidad. Un estudio de la Universidad de Atenas ya había establecido que la mortalidad se reduce entre un siete y ocho por ciento al incorporar una dieta mediterránea.

Pero, además, este tipo de alimentación tendría un beneficio adicional para la salud: según un estudio de la Université Victor Segalen, en Bordeaux, Francia, una buena dieta mediterránea puede evitar enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo en adultos mayores.

El menú combina nutrientes potencialmente protectores contra las enfermedades que implican un deterioro neurológico –como por ejemplo problemas de memoria o cuadros de demencia– dado que contiene vitaminas E y B12, carotenoides, flavonoides y una cantidad moderada de alcohol. Las pruebas clínicas mostraron, por ejemplo, una menor incidencia del mal de Alzheimer en poblaciones mayores europeas del sur de Europa, al compararlas con poblaciones similares en Estados Unidos.

Una de las claves, afirman los estudios, está en el tipo de grasas. Mientras que las grasas saturadas afectan a las membranas celulares (incluyendo las de las neuronas; y sin mencionar los riesgos cardiovasculares), las monosaturadas que se consumen en olivas y nueces no solo son más sanas, sino que, por ejemplo, ayudan a mejorar la memoria.

A falta de tratamientos efectivos para las enfermedades neurodegenerativas, muchos especialistas están volcándose al estudio de este tipo de dietas como una forma quizás no de curar, pero al menos de prevenirlas o dilatar su avance.

Plan nutricional dieta mediterránea

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso