Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$900,0 / $940,0

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Ejercicios para los vértigos cervicales por estrés

Los vértigos cervicales por estrés son un problema común que afecta a muchas personas, causando una sensación de mareo y desequilibrio que puede ser debilitante. En este artículo, exploraremos los vértigos cervicales, sus causas, y cómo los ejercicios específicos pueden ayudar a aliviar los síntomas.

¿Qué son los vértigos cervicales por estrés?
Los vértigos cervicales son una forma de mareo que se origina en la región cervical de la columna vertebral. Estos vértigos pueden ser provocados por el estrés, que causa tensión y espasmos musculares en el cuello, afectando el flujo sanguíneo y la función nerviosa. El estrés y la ansiedad son factores importantes que pueden desencadenar o agravar los vértigos cervicales debido a varios mecanismos fisiológicos y psicológicos.

Relación entre vértigos y estrés
El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones que se perciben como amenazantes o desafiantes. Esta respuesta incluye la liberación de hormonas como el cortisol y la adrenalina, que preparan al cuerpo para enfrentar el desafío. Sin embargo, cuando el estrés es crónico, estas respuestas fisiológicas pueden tener efectos negativos en el cuerpo, particularmente en el sistema musculoesquelético y el sistema nervioso.

¿Por qué el estrés causa vértigos cervicales?

Tensión Muscular: El estrés crónico provoca tensión y espasmos en los músculos del cuello y los hombros. Esta tensión puede comprimir los nervios y los vasos sanguíneos que pasan por la región cervical, afectando el flujo sanguíneo al cerebro y provocando mareos.

Alteración del Flujo Sanguíneo: La tensión muscular en el cuello puede obstruir los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo de sangre y oxígeno al cerebro. Esto puede causar síntomas de mareo y vértigo.

Disfunción Nerviosa: Los espasmos musculares y la tensión en la región cervical pueden irritar los nervios, provocando una alteración en las señales nerviosas que van al cerebro. Esta disfunción nerviosa puede manifestarse como vértigo o mareo.

Postura Incorrecta: El estrés también puede llevar a una mala postura, especialmente en personas que pasan muchas horas frente a una computadora o en situaciones de trabajo que implican estrés continuo. Una postura incorrecta puede aumentar la tensión en el cuello y la columna vertebral, contribuyendo a los vértigos cervicales.
Factores que contribuyen a los vértigos cervicales por estrés
Factores que contribuyen a los vértigos cervicales por estrés

Estilo de Vida Sedentario: Pasar largas horas en una posición estática, como estar sentado frente a una computadora, puede aumentar la tensión en la región cervical.

Hábitos Posturales Inadecuados: Malas posturas durante el trabajo, la lectura o el uso de dispositivos electrónicos pueden exacerbar la tensión cervical.

Mala Gestión del Estrés: No tener estrategias efectivas para manejar el estrés diario puede contribuir a la acumulación de tensión muscular y aumentar la frecuencia de los vértigos.

Falta de Ejercicio: La falta de actividad física puede debilitar los músculos del cuello, haciéndolos más susceptibles a la tensión y el estrés.
Causas

Estrés y ansiedad

Tensión muscular en el cuello

Problemas posturales

Lesiones en la columna cervical
Síntomas
Además del mareo y el vértigo, las personas que sufren de vértigos cervicales por estrés pueden experimentar otros síntomas, como:

Dolor de Cuello: Dolor y rigidez en la región cervical.

Dolores de Cabeza: Dolor de cabeza tensional que se origina en el cuello y se extiende hacia la cabeza.

Náuseas: Sensación de malestar estomacal acompañada de mareo.

Inestabilidad: Sensación de pérdida de equilibrio o inseguridad al caminar.

Zumbidos en los Oídos (Tinnitus): Sonidos persistentes en los oídos que pueden acompañar al vértigo.

Diagnóstico de los vértigos cervicales
El diagnóstico de los vértigos cervicales puede ser desafiante debido a la variedad de síntomas y a la necesidad de diferenciar este tipo de vértigo de otras causas posibles, como los problemas del oído interno. Un diagnóstico adecuado puede incluir:

Historia Clínica Completa: Recopilación de información sobre los síntomas, antecedentes médicos y factores estresantes.

Examen Físico: Evaluación de la postura, la movilidad del cuello y la tensión muscular.

Pruebas de Imagen: Estudios como resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (TC) para descartar otras condiciones médicas.

Evaluación Neurológica: Pruebas para evaluar la función nerviosa y el equilibrio.
Tratamiento de los vértigos cervicales
El tratamiento para los vértigos cervicales incluye una combinación de técnicas para aliviar la tensión muscular, mejorar la postura y reducir el estrés. Los enfoques pueden incluir:

Fisioterapia: Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para el cuello y los hombros.

Medicamentos: Analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor y la inflamación.

Terapias de Relajación: Técnicas de respiración, meditación y mindfulness para reducir el estrés.

Corrección Postural: Aprender y mantener una postura adecuada durante las actividades diarias. En conclusión, los vértigos cervicales por estrés son una condición común pero tratable. Entender la relación entre el estrés y los vértigos, junto con la implementación de ejercicios y técnicas de manejo del estrés, puede ser muy efectivo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Ejercicios para aliviar los vértigos cervicales por estrés

Ejercicios de movilidad cervical
1. Rotaciones de cuello

Descripción: Gira lentamente la cabeza de un lado a otro, manteniendo el mentón paralelo al suelo.

Repeticiones: 10 veces a cada lado

Frecuencia: 2-3 veces al día 2. Inclinaciones laterales

Descripción: Inclina la cabeza hacia un hombro, intentando tocarlo con la oreja, y luego hacia el otro lado.

Repeticiones: 10 veces a cada lado

Frecuencia: 2-3 veces al día

Ejercicios de fortalecimiento
1. Ejercicio isométrico de cuello

Descripción: Coloca la mano en la frente y empuja suavemente hacia adelante mientras resistes con la cabeza.

Repeticiones: Mantén la posición durante 5 segundos, repite 10 veces

Frecuencia: 2 veces al día 2. Elevación de hombros

Descripción: Levanta ambos hombros hacia las orejas y mantenlos durante 5 segundos antes de relajarlos.

Repeticiones: 10 veces

Frecuencia: 2 veces al día

Ejercicios de estiramiento
1. Estiramiento del trapecio superior

Descripción: Inclina la cabeza hacia un lado y usa la mano para aplicar una presión suave, estirando el lado opuesto del cuello.

Repeticiones: Mantén el estiramiento durante 20-30 segundos, repite 3 veces a cada lado

Frecuencia: 2-3 veces al día 2. Estiramiento del esternocleidomastoideo

Descripción: Gira la cabeza hacia un lado y luego inclínala hacia atrás, sintiendo el estiramiento en la parte frontal del cuello.

Repeticiones: Mantén el estiramiento durante 20-30 segundos, repite 3 veces a cada lado

Frecuencia: 2-3 veces al día

Ejercicios de relajación
1. Respiración diafragmática

Descripción: Respira profundamente, llenando el abdomen, y exhala lentamente.

Repeticiones: 5-10 minutos de respiración profunda

Frecuencia: Varias veces al día, especialmente durante momentos de estrés 2. Meditación guiada

Descripción: Usa una aplicación de meditación guiada para relajarte y reducir el estrés.

Frecuencia: 10-15 minutos al día

Prevención de los vértigos cervicales por estrés

Mantén una postura adecuada, especialmente durante actividades prolongadas como el trabajo en la computadora.

Realiza pausas regulares para estirar y mover el cuello.

Practica técnicas de manejo del estrés, como la meditación y la respiración profunda.

Mantén una rutina regular de ejercicios para fortalecer y estirar los músculos del cuello.
Fuente: Blog de Fisio-online

salud

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso