Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$869,5 / $909,5

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Jet Lag: Cómo combatir los efectos del cambio de zona horaria

El jet lag, conocido también como desfase horario, es un fenómeno común experimentado por quienes viajan a través de múltiples zonas horarias, especialmente en vuelos de larga distancia. Se produce cuando el ritmo circadiano interno del cuerpo, que regula los ciclos de sueño y vigilia, se desincroniza con el horario local del destino. Este desajuste puede provocar una serie de síntomas molestos que afectan el bienestar y el rendimiento durante el viaje y los primeros días después de llegar al destino.

Los síntomas más comunes del jet lag incluyen fatiga, somnolencia diurna, dificultad para conciliar el sueño durante la noche, irritabilidad, dificultad para concentrarse, dolores de cabeza y malestar estomacal. Además, estos síntomas pueden variar en intensidad dependiendo de factores como la dirección del viaje, la cantidad de zonas horarias cruzadas y la capacidad individual de adaptación. Por ello, es fundamental abordar el jet lag de manera proactiva para minimizar su impacto en la experiencia de viaje y permitir una rápida adaptación al nuevo horario. La falta de sueño y la fatiga pueden afectar negativamente la capacidad para disfrutar y participar plenamente en las actividades planificadas durante el viaje, tanto en el ámbito personal como profesional. Asimismo, puede provocar un descontrol de horarios, con preguntas como cuantas horas hay de 7 30 a 5 30, que requieren del uso de una calculadora de horas para organizar.

En este artículo, vamos a mostrar cómo gestionar el jet lag de manera efectiva. En este sentido, es importante comprender cómo se produce y qué factores pueden influir en su intensidad. Además, se deben conocer estrategias prácticas antes, durante y después del vuelo para ayudar al cuerpo a adaptarse al nuevo horario lo más rápido posible, ya que, con una buena planificación y una serie de cuidados específicos, es posible minimizar los efectos del jet lag y aprovechar al máximo la experiencia de viaje.

Factores que contribuyen al Jet Lag
El jet lag, ese desajuste en el reloj interno del cuerpo que puede afectar profundamente la experiencia de viaje, es el resultado de varios factores interrelacionados. En primer lugar, para hacer frente al mismo, se deben conocer estos factores como método esencial para mitigar sus efectos y adaptarse más rápidamente a un nuevo horario.

Distancia del viaje – Cuanto mayor sea la diferencia de zona horaria entre el lugar de origen y el destino, más intenso suele ser el jet lag. Los viajes de larga distancia, que implican cruzar múltiples zonas horarias, pueden provocar síntomas más pronunciados.

Dirección del desplazamiento – La dirección en la que se viaja también influye en la gravedad del jet lag. Los viajes hacia el este tienden a causar un jet lag más severo que los viajes hacia el oeste. Esto se debe a que viajar hacia el este acorta el día, lo que puede desincronizar más rápidamente el ritmo circadiano interno.

Duración del vuelo – La duración del vuelo también es un factor importante. Los viajes de larga distancia que implican muchas horas de vuelo pueden perturbar aún más el ritmo circadiano y aumentar la fatiga y la desorientación. Esto puede agudizarse al hacer escalas mínimas sin descanso.

Calidad del sueño durante el trayecto – La capacidad para descansar adecuadamente durante el vuelo puede influir en la gravedad del jet lag. Las condiciones del asiento, el ruido ambiental, la iluminación y otros factores externos pueden dificultar el sueño durante el vuelo, lo que puede exacerbar los síntomas del jet lag una vez llegado al destino.

Consejos para combatir el Jet Lag
Una vez comprendidos los motivos del jet lag, es importante conocer cómo combatir el jet lag. Estas técnicas y trucos pueden marcar la diferencia entre disfrutar plenamente de un destino o pasar los primeros días de viaje luchando contra la fatiga y la desorientación. Algunas recomendaciones clave son:

Ajustar gradualmente el horario de sueño – Si es posible, se debe intentar ajustar el horario de sueño unos días antes del viaje para que se adapte al horario de destino. Esto puede ayudar a minimizar el impacto del cambio de zona horaria una vez llegado al nuevo lugar.

Mantenerse hidratado – Beber suficiente agua durante el vuelo es fundamental para contrarrestar la deshidratación causada por la cabina del avión y para mantener el cuerpo funcionando correctamente. Además, se recomienda evitar el exceso de cafeína y alcohol, ya que pueden deshidratar aún más el cuerpo y afectar negativamente la calidad del sueño.

Aprovechar la luz natural – La exposición a la luz natural es una de las formas más efectivas de regular el ritmo circadiano y combatir el jet lag. Por tanto, hay que intentar pasar tiempo al aire libre durante el día una vez llegado al destino, ya que esto puede ayudar a reajustar el reloj interno.

Descansar adecuadamente – Si bien puede ser tentador quedarse despierto hasta tarde para intentar adaptarse al nuevo horario, es importante priorizar el descanso adecuado. Por ello, hay que intentar dormir según el horario local tan pronto como sea posible para permitir que el cuerpo se adapte más rápidamente.

Realizar actividad física moderada – El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la calidad del sueño y reducir los efectos del jet lag. En este sentido, hay que intentar realizar actividades físicas moderadas, como caminar o hacer estiramientos, para mantener el cuerpo activo y con energía.

Considerar el uso de suplementos – Algunas personas encuentran útiles los suplementos, como la melatonina para regular el sueño y minimizar los efectos del jet lag. Sin embargo, es importante consultar con un profesional de la salud antes de comenzar a tomar cualquier suplemento.
Fuente: cazadordeviajes

salud

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso