Advierten sobre un avance evangélico en la Legislatura

El subsecretario provincial de Políticas de Diversidad Sexual, Esteban Paulón, lanzó una dura crítica y anticipó ataques hacia las minorías sexuales.

Alerta. Esteban Paulón no ve con buenos ojos a Amalia Granata.

Ante un episodio de censura en la Bienal del Libro de Río de Janeiro, Esteban Paulón, subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual del gobierno de Santa Fe, vicepresidente de la Falgbt (Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans), y presidente del comité ejecutivo de la Red GayLatino, advirtió públicamente sobre «el avance evangélico» en Brasil, y las similitudes con referentes políticos en Argentina, y los últimos movimientos en la Legislatura de Santa Fe.

El hecho sucedió en Río de Janeiro y despertó fuertes críticas y una gran polémica. El alcalde evangélico de esa ciudad, Marcelo Crivella, ordenó retirar del evento un comic de Marvel por contener un beso gay, ya que consideró que ese material era «impropio» para ser exhibido en un evento al que concurren miles de niños y adolescentes.

La respuesta mundial no se hizo esperar y más de 14 mil ejemplares de la historieta censurada se vendieron como pan caliente, en la puerta del evento. Y la enorme tapa del Folha de Sao Paulo reprodujo la imagen «prohibida» hasta el infinito.

Ante esa situación que recorrió el mundo, Paulón fue muy crítico. «Crivella cometió con su acción uno de los más terribles y torpes actos de censura que tengamos memoria. Se habrá inspirado el personaje en las leyes antipropaganda gay de Rusia que, como es sabido, es territorio libre de diverses», expresó el funcionario santafesino.

Pero, apoyado en lo sucedido, Paulón generó una mirada hacia el interior del país. «Ojalá el accionar de Crivella fuera algo aislado, circunscripto a una mala, ilegal y horrible decisión. Pero no. El episodio de censura en la Bienal del Libro es uno más de tantos ataques que sectores evangélicos profieren hacia los colectivos Lgbtiq y feministas. Tanto en Brasil como en toda América latina».

Desde esa perspectiva, indicó que «algunos sectores en Argentina parecen querer subirse a esa ola». Y argumentó: «Hace unos meses, la provincia de Santa Fe inauguró la «bancada evangélica» en la Legislatura provincial. Las elecciones de junio depositaron en el parlamento a varios referentes de ese culto. Con Amalia Granata como cara visible, los pastores anticipan duros debates en torno a leyes que la provincia aún adeuda, como las leyes de Educación provincial, Educación Sexual Integral (ESI) con perspectiva de género, cupo laboral trans y paridad. Allí deberán enfrentar duras resistencias en primera persona y a viva voz desde las bancas».

Siguiendo su análisis personal, Paulón apuntó que «la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, decidió cumplir su compromiso con Aciera (la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina), la confederación de pastores evangélicos que articuló parte importante de la oposición a leyes como el matrimonio igualitario, identidad de género y aborto legal, y además milita activamente contra la ESI y la inexistente ideología de género».

«Ese compromiso se materializará en las próximas horas con el nombramiento del pastor Gabriel Ciulla al frente de la flamante Subsecretaría de Culto», enfatizó Paulón.

El funcionario destacó además que «Aciera tiene también un acuerdo estratégico con la ministra, Carolina Stanley, y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Se hace cargo de la distribución de alimentos en las zonas más vulnerables del conurbano bonaerense. ¿Son alimentos con «folleto» incluido?».

Paulón también advirtió que «por primera vez, el Sistema de Medios Públicos cederá espacio a los sectores más reaccionarios del evangelismo». Y se esperanzó: «Ojalá tengamos la inteligencia de reaccionar a tiempo. Ojalá el odio hacia la diversidad y las disidencias no escale más en nuestra región. Ojalá comprendamos que un beso es un beso. Y que tratar de que no se vea, no es otra cosa que la conocida y nefasta censura».

La Capital.-