Descubren señales de radio que llegan a la Tierra desde otra galaxia

Una señal de radio (las enigmáticas FRB) llega a la Tierra desde el espacio profundo. Lo hace de manera constante en un ciclo que se repite cada 16 días. Un equipo de científicos espaciales que trabajan en Canadá​ advirtió este hecho recientemente y desde entonces se abrió un enorme debate con miles de teorías sobre qué es lo que está enviando esas señales.

Descubren señales de radio que llegan a la Tierra desde otra galaxia

A pesar de su gran esfuerzo, los científicos todavía no conocen la fuente de los FRB y se han estado desarrollando teorías. Algunos sugieren que podrían no ser más que el ruido creado cuando dos estrellas chocan. Otros han sugerido que son mensajes de lejanas civilizaciones avanzadas.

¿Qué son estas señales que llegan? Las ráfagas de radio rápidas (FRB) son, como su nombre lo indica, ráfagas cortas de emisiones de radio que son detectadas por los dispositivos que escuchan señales del espacio exterior. Una de las principales características de estas misteriosas señales que llegan a la tierra desde rincones muy lejanos del espacio es que son impredecibles. No suelen tener un patrón discernible, lo que los hace increíblemente difíciles de estudiar.

Aparecen al azar durante un período de tiempo muy corto, de modo que resulta extremadamente complejo su análisis. Se las observó por primera vez en 2007; desde entonces, se han observado varios otros, pero solo 10 de ellos se han repetido. En este nuevo trabajo, los investigadores han observado el primer ejemplo de un FRB repetitivo, que se repite en un ciclo constante.

En la investigación, publicada en arXiv, los especialistas expresaron que estaban estudiando datos del radiotelescopio utilizado por el Canadian Hydrogen Intensity Mapping Experiment. Cuando vieron el FRB, rastrearon 400 observaciones realizadas con el telescopio y determinaron que el FRB se repetía en un patrón constante de 16 días. Se observó que las señales de FRB llegaban aproximadamente una vez por hora durante cuatro días y luego cesan repentinamente, solo para comenzar de nuevo 16 días después.

El patrón repetitivo sugiere que la fuente podría ser un cuerpo celeste de algún tipo que orbita alrededor de una estrella u otro cuerpo. En tal escenario, las señales cesarían cuando sean obstruidas por el otro cuerpo. Pero eso todavía no explica cómo un cuerpo celeste podría enviar tales señales de manera regular. Otra posibilidad es que los vientos estelares podrían aumentar o bloquear alternativamente las señales de un cuerpo detrás de ellos. O podría ser que la fuente es un cuerpo celeste que está girando.

Los investigadores rastrearon la fuente del FRB hasta una galaxia espiral a unos 500 millones de años luz de distancia. Sugieren que la tecnología futura podría determinar cuál de los objetos en la galaxia está enviando los FRB y tal vez revelar cómo lo está haciendo.

«El descubrimiento de una periodicidad de 16.35 días en una fuente de FRB repetida es una pista importante de la naturaleza de este objeto», escribieron los investigadores en su artículo.

Según se sugiere en el trabajo, el siguiente paso sería, por supuesto, continuar mirando FRB 180916.J0158 + 65 por un momento. Pero también sería bastante interesante intentar ver si también se puede detectar la periodicidad en otras ráfagas.

«Las observaciones futuras, tanto de intensidad como polarimétricas, y en todas las bandas de ondas, podrían distinguir entre modelos y se recomienda encarecidamente -escribieron los investigadores- al igual que las búsquedas de periodicidades en otros repetidores, para ver si el fenómeno es genérico».