Después de pedir una quita en la deuda, el Gobierno va al G20 a buscar más apoyo

Aun mes de lanzar la oferta de renegociación de la deuda pública externa, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se encontrará con actores de peso con capacidad para influir ante los bonistas extranjeros. Para ello este jueves viajará a Arabia Saudita, donde participará del encuentro de ministros de Economía y directores de bancos centrales del G20. También se encontrará allí con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, con quien compartió una conferencia en el Vaticano hace apenas dos semanas.

Después de pedir una quita en la deuda, el Gobierno va al G20 a buscar más apoyo

Todo esto ocurre en plena visita de la misión del FMI en la Argentina. Guzmán tomó contacto el miércoles, jueves y viernes con la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, Julie Kozack, y Luis Cubeddu, jefe de la misión para la Argentina, que llegaron la semana pasada a Buenos Aires. La misión concluirá el miércoles su actividad y un día después se concretará el viaje del ministro a Arabia Saudita.

Es posible que en medio de este periplo, Guzmán tome contacto con fondos de inversión. No está claro aún si hará alguna parada en Estados Unidos, cuando regrese del encuentro del G20. Es que tal como detalló en el cronograma para «restaurar la sostenibilidad de la deuda», ya entra en el período de «10 días de reuniones e intercambio de visiones con tenedores de la deuda pública externa».

Según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), este año, la Argentina debe enfrentar vencimientos por u$s 10.000 millones por bonos con ley extranjera, el Club de París e instituciones como el Banco Mundial o el BID. El ministró estará acompañado en el viaje por el director del Banco Central, Miguel Pesce. La ronda de ministros y directores de los bancos será el sábado y domingo.

Una de las ventajas que da la organización informal del G20 es que permitirá a Guzmán dialogar tanto con Georgieva como con pares del G7, que tienen influencia sobre el Club de París. Según el IIF, en mayo Argentina debe pagar 1962 millones de dólares ante esa agrupación. Mirá también Fuerte rechazo de los jueces a los cambios en materia previsional De hecho, el secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin, ya confirmó que estará en Riad.

Esto es importante por dos cuestiones: primero, el Gobierno necesita el aval de Estados Unidos (principal accionista del FMI) para que la institución acompañe su estrategia de renegociación; segundo, un funcionario del Tesoro será quien asuma como primer subdirector gerente y es más que probable que sea Geoffrey Okamoto, de confianza de Mnuchin. La deuda con el FMI vence recién a partir de 2021, con altos vencimientos en 2022 y 2023.

Guzmán buscaría estirar los plazos, mientras la vicepresidenta Cristina Fernández pidió además una quita de deuda. Pero para el ministro de Economía puede ser importante el rol del FMI para renegociar la deuda de este año con los bonistas privados, principalmente, grupos como Templeton y Blackrock. Hay antecedentes en los que el director gerente del Fondo envió cartas a la comunidad financiera mostrando su apoyo a la estrategia de reestructuración de un país deudor.

Por ejemplo, los funcionarios del FMI han acompañado a República Dominicana en las negociaciones con los fondos de inversión antes de lanzar su propuesta formal de reestructuración, según detalla el investigador Aitor Erce en su estudio «Reestructuraciones de la deuda soberana y el FMI: implicaciones para futuras intervenciones oficiales».

El miércoles pasado, Guzmán dijo en su presentación en el Congreso que tiene un diálogo «muy constructivo» con el FMI, pero también reparó en que el Fondo tiene una mirada distinta sobre la «sostenibilidad de la deuda».

Fuente: Cronista