¿El rugbier número 11 es hijo del poder?

En las próximas horas, el estudio de Fernando Burlando presentará las imágenes digitalizadas en las que se puede ver al rugbier «número 11» durante toda la secuencia previa y posterior al homicidio de Fernando Báez Sosa. De acuerdo a lo informado por la querella, el material será entregado entre el lunes y el martes a la fiscal de la causa, Verónica Zamboni. La sombra del «hijo del poder».

El propio Burlando confirmó a los medios que ya habían identificado al joven que aparece en los videos, identificado como «Pipo» en el grupo de WhatsApp de los imputados. Es que, además de figurar en todos los videos, Blas Cinali lo mencionó en un mensaje enviado después del homicidio de Fernando al asegurar: «Ya estamos en casa con ‘Pipo'».

«A los padres de Fernando les tengo que dar una respuesta clara y seria. Esto tiene que ser investigado y se tiene que identificar quién es. Saber si tuvo alguna participación o no. Este chico estaba con ellos, como Guarino y Milanesi», confió días atrás Burlando a BigBang. «Le estamos pidiendo a la fiscal que lo investigue, porque no hacer sería dejar la investigación trunca. Le marcamos cuestiones serias. Este chico aparece en todas las grabaciones: durante la pelea, en el momento en el que festejan a la vuelta e incluso desayunando en el McDonalds».

Aunque desde la Fiscalía descartan la presencia de un eventual imputado no identificado, el estudio de Burlando digitalizó las imágenes y ya habría logrado identificarlo. «El mismo lunes o martes vamos a apuntar al ‘número 11’, a pesar de que la fiscal lo ha negado. Ya tenemos identificado al masculino, vamos a aportar claramente la imagen que surge de lo que tiene la fiscal», precisó el abogado, en alusión a los videos que forman parte del expediente de la causa.

Los momentos en los que aparece el rugbier número 11:

Se lo ve durante el ataque en los videos registrados por los testigos.

Se encontró con los diez imputados a la vuelta de Le Brique tras dejar a Fernando inconsciente.

Se lo ve en el local de comidas rápidas junto a Lucas Pertossi y Máximo Thomsen.

Blas Cinali aseguró que volvió con él a la casa que alquilaban a las seis de la mañana.

«Vamos a llegar sea quien sea, se llame como se llame», anticipó Burlando, en alusión a la información que asegura que el joven no identificado es hijo de un importante político de la ciudad de Zárate. Consultado por este medio sobre el relato de uno de los testigos que aseguró haber visto un auto blanco abandonar durante la casa que alquilaban los imputados del crimen, el abogado respondió: «No descartamos nada. Tranquilamente podría haber sido el número once abandonando el lugar».

Cabe destacar que ese testimonio, sumado a la acusación de los rugbiers, llevaron a la detención de Pablo Ventura, el joven oriundo de Zárate que permaneció cuatro días detenido hasta poder demostrar que no se encontraba en Villa Gesell al momento del crimen. «Ventura quedó absolutamente desvinculado de la causa. Pero podría haber sido un plan para incriminarlo a él y desorientar la investigación en torno al número once».

«Desde un principio se hablaba de un número 11. De hecho, la detención de Ventura tuvo su fundamento en que todo indicaba que había un integrante más. La investigación se encaminó erróneamente detrás de Ventura, porque lo que pasó fue que al momento de la detención de los rugbiers dejaron correr ese nombre como para desviar la investigación», sumó Fabián Améndola, también del equipo de Burlando.