Facebook pierde miles de millones en bolsa por su vinculación con Trump

Mark Zuckerger concibió una website en Harvard para clasificar en “calientes o no” a sus compañeras. De aquellos polvos vienen estos lodos, que han puesto a la madre de las redes sociales en el punto de mira por la permisividad con el tráfico de mentiras y la propagación de discursos de odio, incluida su tolerancia con el presidente Donald Trump.

Esta es una época de activismo corporativo por el peso del grito de la calle contra el racismo sistémico. Muchas compañías se han volcado en ayudas millonarias a grupos de derechos civiles y, a su vez, numerosas empresas se han adherido a la campaña de boicot de publicidad en Facebook por su incapacidad para impedir las mentiras y el racismo.

Más de un centenar de compañías se han sumado a esa iniciativa, que ha ido ganado tracción a lo largos de estos últimos días, lanzada por la National Association for the Advancement of Colored People (Naacp) y la Anti-Defamation League.

Cuesta abajo

Las acciones de la red social cayeron en torno al 1 por ciento este lunes ante la ampliación del complot. Este deslizamiento se suma al 8,3 por ciento del viernes, cuando se empezó a hacerse sentir la presión.

El declive de estas dos jornadas se traduce en una pérdida de unos 60.000 millones de dólares en el mercado de valores. Pero no sólo se trata de una pérdida económica, sino que representa además una profundización en la mala fama de la empresa con cuarteles en Menlo Park (California), algo que no cesa. Incluso los empleados realizaron una petición para poner coto a las amenazas que lanza Trump en esa red.

La lista del boicot es larga y no cesa en su expansión. Microsoft, Starbucks o Coca-Cola han sido de las últimas en anunciar que frenan sus anuncios en Facebook y otras plataformas sociales hasta que acaben con los discursos de odio. Unilever no recurrirá para su promoción ni a Facebook ni a Twitter. Verizon, Levi’s, REI and Patagonia ya se habían unido a la etiqueta Stop Hate for Profit (no al odio para sacar beneficio) que tiene su diana especial en la sociedad de Zuckerberg.

Numerosos de estos participantes son pequeños negocios, que constituyen el grueso de los ocho millones de anunciantes. Pero poco a poco se han ido sumando a ese distanciamiento las grandes compañías, las que más gastan al año en promoción.

Según algunos cálculos, las cien marcas que más gastan representan 4.200 millones de dólares, o el 6 por ciento de los 70.000 millones que en total ingresa anualmente Facebook por publicidad.

Zuckerberg, invitado en más de una ocasión a la Casa Blanca y en contacto con Trump, informó el pasado viernes de que iban a introducir algunos cambios en su política de contenidos.

Esto incluía la prohibición de los post en que se incitara a la violencia o persiguieran la supresión del derecho al voto, algo habitual en la retórica trumpista.

Las alertas también saltarían en caso de que se hicieran afirmaciones amenazantes sobre raza, etnicidad, nacionalidad, casta, género, orientación sexual u orígenes de los inmigrantes.

Descargo

En su comunicado, Zuckerberg señaló que la sociedad invierte miles de millones para que sus plataformas sean seguras y que colabora con consejeros externos para revisar y actualizar sus regulaciones. Pero matizó que “sabemos que tenemos más trabajo por realizar”. Todos estos pasos y argumentos no dejaron satisfechos a los organizadores del boicot, ni impidió que las adhesiones continuaran creciendo.

Por unos meses, el director ejecutivo de Facebook experimentó cierto alivio por ser el enemigo público número uno, subrayaron varios expertos. La red social recibió felicitaciones por su acercamiento a la Covid-19, a Zuckerberg le aplaudieron sus donaciones a las investigaciones médicas y a pequeños negocios. Como medida de apoyo a la salud de sus asalariados, difundió un ambicioso plan para que la mitad de la compañía pudiera desempeñar en remoto su labor.

Entonces, el 25 de mayo murió George Floyd en custodia policial, suplicando “no puedo respirar” mientras el agente Derek Chauvin mantenía su rodilla casi nueve minutos sobre su cuello.

Hubo manifestaciones y Trump amenazó con enviar a los militares a por los que protestaban. Twitter marcó por primera vez un tuit del presidente y lo señaló por incitar la violencia. Trump replicó con ira y firmó una orden ejecutiva, de escasa incidencia práctica, contra las compañías tecnológicas.

Zuckerberg optó por no interferir y dejar que el post de Trump siguiera en su plataforma.

Todo aquello positivo que había construido se hundió como un castillo de arena. Se produjo un tsunami de críticas, que ejerció de gasolina para el incendio de las profundas antipatías de los liberales hacia Facebook y el suministro de odio y de informaciones incorrectas o falsas. Los empleados llegaron hasta el punto de pedir la cabeza de Zuckerberg.

Esta situación ha culminado con la petición de boicot, que en este momento de agitación reverbera en el sector empresarial y significa otro castigo para la marca que socava sus cimientos.

Cunde el temor al boicot. Si Twitter ha marcado ya varios mensajes de Trump, Reddit, una de las principales redes sociales, anunció este lunes la prohibición de uno de sus canales, el llamado The Donald. Esta comunidad –o subreddit – cuenta con 790.000 usuarios, una de las mayores en cuanto a devotos al presidente. “Reddit es una comunidad para la comunidad y no para el ataque a personas”, señaló Steve Huffman, director ejecutivo.

Fuente: La Vanguardia